Bolsa, mercados y cotizaciones

El éxito de la poesía de Jordi Tello en Instagram irrumpe en las librerías

Madrid, 25 abr (EFE).- Jordi Tello es una de las nuevas voces de la poesía cotidiana surgidas de las redes sociales, donde su más de 32.000 seguidores en Instagram disfrutan diariamente de unos microrrelatos que acaban de ver la luz en papel en una recopilación titulada "Todos los días de aquel verano".

"Comencé a escribir cuando tenía 14 años. Veinticinco años después, un día, mientras estaba en ese trabajo que me paga la hipoteca y me da de comer, me llamó una editorial para decir que querían publicar mi libro. Yo ni siquiera se lo había enviado", celebra el propio autor barcelonés en una de las entradas de su EXITO (EXITO.COL)o perfil en el que da cuenta del lanzamiento de esta obra.

Se compone, en total, de 170 microrrelatos de prosa poética escritos "para matar la tarde" que, según la editorial Umbriel Poet, tienen en común erigirise en "un espejo donde el lector puede verse con los ojos cerrados y evocar mundos que alguna vez ha visitado impulsado por el amor y el desamor".

"Quizás ya está todo dicho y escrito sobre el amor, pero creo que siempre se puede encontrar otro enfoque para abordarlo desde un nuevo punto de vista", opina Tello (Santa Coloma de Gramenet, 1979) en una entrevista con Efe.

Escritas a menudo en primera persona, en sus historias hay mucho de él, reconoce, "pero no siempre lo más obvio". "Muchas me las han contado y yo he cambiado algo, otras son cien por cien inventadas y algunas se me han ocurrido a raíz de una conversación que oí en el metro o en el autobús", cuenta.

"Siete llamadas tuyas en un día y luego siete días soltándome la cuerda. Trece mensajes pidiéndome perdón y luego mil Whatsapps mandándome a la mierda. Mis culpas, tu inocencia, mi ego, tu paciencia, los escombros que por legítima tomaste como cobro", reza una de sus composiciones.

Su sentido de la cotidianeidad, de la cercanía, del ritmo y cierta dosis de misterio le han permitido acaparar miles y miles de seguidores en una red en la que, como él mismo reconoce, "uno debe luchar contra tíos que se quitan la camiseta".

"Creo que las redes sí puede ser un lugar donde encontrar nuevos talentos. Somos muchos los autores que las utilizamos como herramienta de difusión de nuestro contenido y, en mi caso, estoy muy agradecido a toda la gente que diariamente lee y comenta mis relatos en Instagram", señala.

En lugar de amoldar sus creaciones a la necesaria inmediatez del contexto, Tello ha sabido sacar partido a esas supuestas limitaciones para pulir su estilo. "Me gusta mucho el hecho de sintetizar en pocos párrafos una historia y ser capaz que el lector se meta en situación muy rápidamente", señala.

Rememora que sus primeros pasos en la literatura los dio con 14 años y que fue el aplauso de una compañera de clase por un poema dedicado a su abuelo, recién fallecido, lo que lo convenció de que "podía sacar algo bueno de escribir", aunque en la actualidad lo compagine con otra profesión.

Tras la base de Lope de Vega, Quevedo y Góngora, cita a Antonio Gala, Begoña Huertas o Nuria Barrios como los responsables de haber dado forma a una pasión que es fruto del encuentro de diversos géneros y que antes de en Instagram desarrolló en un blog personal.

"Soy poeta porque he escrito mucha poesía y porque llega un momento en que ser poeta es una forma de vida, pero también me siento muy cómodo escribiendo relatos cortos", asegura, antes de desvelar que acaricia desde hace años la posibilidad de desarrollar una novela que también construiría "como un puzzle" de pequeñas piezas.

Tello tiene previsto presentar mañana "Todos los días de aquel verano" en la librería On The Road de Barcelona y el próximo 1 de junio en Cervantes y Compañía, en Madrid.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin