Bolsa, mercados y cotizaciones

'Billions': el defecto de la 'Estrella de la Muerte' es el riesgo que hay que asumir para ganar en bolsa

El quinto capítulo de la tercera temporada de Billions desmiga la idea de riesgo: una noción elemental del universo de la inversión que es también el precepto más polémico y más difícil de asumir y de gestionar. Mientras avanza la trama judicial que enfrenta al fiscal Chuck Rhoades y al gestor Bobby Axelrod, Invertir como el hedge fund más famoso de la TV se detiene en las distintas formas de abordar este concepto en la última entrega de la serie de Showtime que en España emite Movistar +. (Irremediablemente, el análisis que sigue contiene spoilers).

El joven Taylor Mason sigue asumiendo el papel de su jefe al frente de AXE Capital y acepta la invitación de un business angel a Mountain View (California), donde conviven las sedes de Google, Microsoft o Adobe y los viveros de startups tecnológicas más importantes del mundo, que se extienden por todo Sillicon Valley, donde también residen Apple, Facebook o Tesla.

El inversor, en deuda con Bobby Axelrod tras la jugada de la filantropía empresarial del cuarto capítulo, intenta deleitar a Taylor con un proyecto innovador que le permita diversificar el fondo del que es responsable desde el principio de la temporada por la inhabilitación para intervenir en el mercado del protagonista de la serie.

El riesgo de entrar en una startup tecnológica siempre es elevado. Pero lo cierto es que, como concluyen ambos con complicidad, hasta la sofisticada y todopoderosa Estrella de la Muerte de Darth Vader en Star Wars tenía un defecto. Es algo que hay asumir ante una buena idea de inversión:

-Emprendedor: Mi oferta es esta: identidad de usuario rastreable basada en la voz humana. El sistema utiliza una tecnología de voz extendida.

-Taylor Mason: Potente concepto. M única inquietud es que no posea la tecnología precisa. Es su puerto de escape térmico.

-Emprendedor: ¿Mi qué?

-Business Angel: El fallo de la Estrella de la Muerte. El hueco de dos metros de diámetro, que es el que conduce al sistema de reactores...

-E: Por eso estoy aquí. Busco ayuda para sellarlo antes de que reviente.

-B. A.: Hablemos. Diría que puedo dar con algo que le gustará.

Taylor acaba por convencerse.Simultáneamente,el brillante gestor en quien Bobby ha confiado para mover el dinero de AXE Capital aprueba la operación en corto -apuesta a que una compañía va a caer en bolsa- de uno de los analistas más veteranos y agresivos del hedge fund, Dollar Bill Stearn, quien espera el desplome de una farmacéutica tras poner a una organización animalista en la pista de una irregularidad.

Cómo camuflar una operación en corto

La maniobra es sucia, marca de la casa, aunque demasiado arriesgada en un contexto en el que Comisión de Valores de Estados Unidos -equivalente a la CNMV en España- examina con minuciosidad cada paso que da el fondo. Ari Spyros, rescatado por Bobby del regulador para controlar los riesgos, y Wags, la mano derecha y el brazo ejecutor del gestor que obsesiona a la Justicia, están de acuerdo en que hay que bloquear la operación, pero Dollar Bill no ceja y lo intenta dándole la vuelta:

-Spyros: Mi software le ha pillado tratando de colar la operación. La ha replanteado. No ha comprado la farmacéutica en corto, sino en largo. Muy largo, y financiado con permutas de incumplimiento crediticio.

-Wags: Y cuando caiga, hacemos limpieza. Tiene que reconocer que es cojonudo

La insistencia del analista provoca un conflicto en el seno de AXE Capital que Bobby Axelrod zanja regresando al concepto del riesgo:

-Bobby Axelrod: Spyros, dígame qué diferencia ve entre su antiguo puesto y el actual.

-Spyros: Pues... Como sabrá, mi carrera en la Comisión fue muy distinguida. Lo atribuyo a una cosa: integridad. Rasgo inherente a mi carácter que traigo conmigo tras haber cruzado la calle por usted. Mientras que antes castigaba infracciones, ahora las evito.

-B. A.: Error. Una palabra: riesgo. En el Gobierno no hay ninguno. Todo acto, en todo momento, va respaldado por todo el poder y el crédito, por sospechoso que sea. En Estados Unidos de América todo está bien cubierto por un poderoso Estado. Pero... para nosotros, y para usted también ahora, todo está en peligro. (...) A cambio, ¿qué obtenemos por ese riesgo? Capital. Valor. Y por eso lleva ahora ese estupendo deportivo alemán. (...) Nadie acudía con ninguno de esos a la Comisión de Valores por muy bueno que fuera su trabajo.

Riesgo moral

La lectura que Bobby obvia es que cuando una empresa afronta riesgos con la ambición que describe porque se considera demasiado grande para que el Estado la deje caer se produce la misma perversión que él relaciona con lo público, con la diferencia de que, como fue evidente en 2008, las consecuencias son desastrosas para el conjunto de la economía.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Yo
A Favor
En Contra

Yo la verdad, este capí­tulo es el que menos me ha gustado.

Bobby es un crack

Puntuación -1
#1
A Favor
En Contra

¿El joven a la joven? Taylor Mason, esta posmodernidad con el tema de los géneros es un lí­o.

Puntuación 1
#2
A Favor
En Contra

La moralidad no puede existir en un sistema amañado en sí­ mismo por las instancias monetarias. Desde que los gobiernos se adueñaron del dinero para manipularlo a placer, el sistema perdió todo tipo de sustento moral, por lo tanto los agentes económico no tienen porque actuar moralmente si el Estado nunca lo ha hecho ni nunca lo hará y a la vista está la manipulación de las tasas de interés para alimentar los crecientes déficit píºblico y abaratar las montañas de deuda que se acumulan en sus balances, más bien el sistema como está actualmente configurado invita a asumir riesgos cada vez más elevados e innecesarios, más aíºn teniendo el precedente de los rescates, por otro lado las ganancias desde hace décadas fueron colectivizadas ví­a impuestos para alimentar el clientelismo, la creciente burocracia y la corrupción polí­tica del Estado, por lo tanto las perdidas como represaria al atraco fiscal deben igualmente ser colectivizadas y es precisamente lo que ha sucedido, pero sobre todo seguirá sucediendo por la creciente degeneración moral del sistema polí­tico e institucional, además cuantas más regulaciones arbitrarias impongan para controlar las inmoralidad generadas por un sistema monetario de dinero falso las crisis serán cada vez más profundas y devastadoras.

Por desgracia la mayorí­a de la gente piensa que la moralidad está del lado del Estado y la inmoralidad del mercado pero la realidad práctica e inclusive filosófica es que es al revés, por el simple hecho de que el Estado tienen el monopolio de la violencia para hacer lo que le venga en gana y abusar de su inmenso poder cuando le plazca y como le plazca, si el Estado se lo propone mañana mismo puede destruir toda la economí­a simplemente insertando más pí­ldoras de inmoralidad al sistema empleando su inmenso poder, como por ejemplo hizo el chavismo en Venezuela.

La próxima crisis será totalmente devastadora, el sistema está tan manipulado por los gobiernos que terminará reventando a lo grande y esto seguramente dará paso a un nuevo sistema monetario y financiero basado en la moralidad del mercado y no en la inmoralidad estatal.

Puntuación 3
#3