Bolsa, mercados y cotizaciones

El referéndum 'ilegal' que sí amenaza con mover al mercado: Kurdistán

  • La región en disputa produce más de 500.000 barriles de crudo al día
  • Turquía podría bloquear un importante oleoducto de la región

Cataluña no es la única región del mundo en la que una gran parte de los ciudadanos pretende votar por la independencia. El Gobierno Regional del Kurdistán ha organizado un referéndum para el lunes 25 de septiembre, una votación que puede tener impacto en el mercado, a través del petróleo.

Aunque parezca mentira, la próxima semana el imaginario referéndum por la independencia en Cataluña no es el único que hay planeado en el mundo: el Gobierno Regional del Kurdistán -KRG, por sus siglas en inglés-, pretende que se vote el lunes 25 sobre la creación de un Estado soberano en la región autónoma del Kurdistán iraquí, dentro de las fronteras de la República de Iraq. Esta votación puede tener un peso inesperado en los mercados, ya que se trata de una zona muy rica en petróleo, y existe la posibilidad, según han destacado varios expertos durante los últimos días, de que la inestabilidad política de la región pueda afectar contundentemente a la oferta de oro negro, a un 1 por ciento de máximos del año.

Hay que tener en cuenta que uno de los territorios en disputa es la provincia de Kirkuk. El ejército kurdo tomó posesión de esta región en el año 2014, después de que las tropas iraquíes, sus aliadas en el conflicto contra el Estado Islámico, claudicasen en su lucha y huyesen de la zona.

Sea como fuere, Iraq se ha opuesto frontalmente a la votación, y especialmente a que Kirkuk se incluya en la región en disputa, pensando, probablemente, en la cantidad de crudo que se le escapará de las manos si esto llegase a suceder: el KRG destaca que toda la región cuenta con reservas de petróleo cercanas a los 45 millones de barriles. El año pasado, según se explica desde Bloomberg, en esta zona se bombearon 544.600 barriles de petróleo todos los días, una cantidad nada desdeñable, y que podría aumentar hasta los 602.000 barriles diarios este año, según estimaciones de Rystad Energy, una cantidad similar a la que produjo Qatar durante el pasado mes de agosto. Todo esto deja abierta la puerta a que se pueda desencadenar un problema grave entre Iraq y el pueblo kurdo que pudiese deteriorar la importante oferta de crudo de la zona. Además, expertos en la región del Washington Institute y del American Enterprise Institute también valoran la posibilidad de que Turquía, que se opone a la votación, cierre el oleoducto que conecta la zona iraquí con Ceyhan, una ciudad del sur del país, y destacan cómo por estos conductos pasan 700.000 barriles diarios del recurso energético.

De producirse un cierre de esta magnitud, sin duda tendría efectos alcistas en el precio del petróleo, que en este momento cotiza por encima de 56 dólares, en el caso del Brent europeo, rozando los máximos del año que se vieron en febrero. Quien haya estado atento a los vaivenes durante los últimos años sabe que no se debe subestimar el impacto del crudo en los mercados, tanto directamente en los negocios que dependen de él, como, de forma indirecta -por su efecto en la inflación-, en la política monetaria de los principales bancos centrales, que también están siendo clave para la evolución de los mercados en los últimos tiempos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin