Bolsa, mercados y cotizaciones

Mayo romperá con 19 meses de caída en el volumen negociado en la bolsa

  • La última etapa de crecimiento tuvo lugar entre finales de 2013 y 2015

La bolsa española se ha consolidado como la más alcista en Europa en los cuatro primeros meses del año, con una subida del 14,5% del Ibex 35. Pero los movimientos de las últimas semanas, además, han estado respaldados por un significativo aumento en el volumen de contratación, lo que refleja un regreso del apetito de los inversores por el mercado español. De mantenerse este ritmo, mayo se convertirá en el primer mes en el que subirá el volumen de negociación después de 19 meses consecutivos de caídas.

La tendencia de las últimas semanas puede culminar en un punto de inflexión de los descensos que venía sufriendo la contratación en la bolsa española desde septiembre de 2015, llegando a niveles no vistos desde 2004. El dinero diario que están moviendo los inversores este año ha subido hasta una media de 2.769 millones de euros. Si en las 22 sesiones de mayo la media se mantiene en este entorno, la negociación podría repuntar incluso un 25% respecto al mismo mes del año pasado, cuando solo se intercambiaron 48.378 millones. A este ritmo, en mayo podría superarse la cifra de los 60.900 millones de euros.

La clave estará en que no salten nuevas alarmas. "Si no hay sustos en las próximas semanas, sí vemos factible una recuperación en los volúmenes", opina Victoria Torre, responsable del departamento de Análisis y Producto en Self Bank.

En marzo y abril, ya se produjo un cambio en esta dirección. En el tercer mes del año, se registró el número de operaciones más elevado desde junio del año pasado, más de 5 millones. Y el mes pasado finalizó con un volumen de efectivo negociado superior a los 69.800 millones, que aunque no alcanzó la cifra de abril de 2016, sí fue el dato más elevado desde esa fecha (ver gráfico). Otra comparación que revela la mejora de abril: durante todo 2016, la negociación solo fue mayor a esa cifra en dos meses, en enero -cuando planeaba el temor a una nueva recesión mundial originada por la ralentización de China y el Ibex 35 retrocedió un 7,6%- y en abril.

Para encontrar la última etapa en la que la bolsa española registró mejoras en la negociación hay que remontarse hasta septiembre de 2013, cuando se inició una recuperación que duró hasta septiembre de 2015. En esos dos años, el mercado español se recompuso, por un lado, de la prohibición de posiciones cortas, que durante un largo periodo de tiempo mantuvo fuera del mercado a los bajistas, y, por otro, de la huida de inversores que se había producido por las incertidumbres que rodeaban a España. Pero, ya en el último trimestre de 2013, la percepción cambió hasta instalarse un sentimiento positivo hacia la bolsa española que quedó reflejado en informes como el titulado Viva España de Morgan Stanley.

Regreso de inversores

Detrás del actual aumento en la negociación en el parqué español también se encuentra el regreso de inversores, tanto institucionales como minoristas, en esta ocasión a un mercado claramente alcista. "El reciente repunte de la bolsa y las menores incertidumbres están haciendo que vuelvan a la renta variable algunos inversores que la mantenían en cuarentena", considera Victoria Torre.

La entrada de institucionales se aprecia en el movimiento de grandes paquetes de acciones de empresas españolas, en las llamadas operaciones de bloques, que se han registrado en las últimas semanas, según confirman fuentes de mercado. Pero los brókeres también están percibiendo una llegada de inversores particulares. "El inversor minorista ya se ha decidido a entrar. Ha tardado un poco más que el institucional para comprobar que no era solo un pequeño rally", apunta Miguel Jaureguizar, director de desarrollo digital de Renta 4.

"Al final, si la economía tira la bolsa es un reflejo, y la española es la que más avanza de Europa. Hemos de ver un reflejo también en recuperación de volúmenes, nuevas OPVs, ampliaciones de capital? En definitiva, más dinero en circulación", señala Alberto Fayos, gestor del fondo EDM-Inversión.

Los flujos de capital en este sentido ya están llegando. De momento, en el primer cuatrimestre se han producido tres salidas a bolsa (Gestamp, Prosegur Cash y Neinor), que se han convertido en las más grandes de Europa, situándose también entre las principales del mundo.

Un 'aliento' para BME, que busca cada vez más otros ingresos

La recuperación en los volúmenes de negociación es positiva para las cotizadas, en general, y para BME, en particular. La gestora de la bolsa española ha sufrido en los últimos meses los descensos que se estaban produciendo en España, algo más acusados que en otros mercados europeos. El beneficio del holding se redujo un 7,6% en 2016, y en este primer trimestre del año se contrajo un 8,3%. No obstante, BME ha buscado alternativas de negocio y sus ingresos cada vez están menos ligados a la contratación en renta variable. La ratio que relaciona los ingresos no vinculados al ciclo de volúmenes y la base de costes alcanza ya el 124%, tras avanzar cinco puntos porcentuales en el primer trimestre de 2017. Entre las últimas líneas de negocio incorporadas, el 27 de junio arrancará la nueva plataforma de fondos de inversión.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Pardillo
A Favor
En Contra

Cuando entra el inversor minoritario se distribulle papel y al tiempo cadas de 30 40 %

Puntuación -2
#1