Bolsa, mercados y cotizaciones

F. Abánades (Quabit): "Rehipotequé mi casa para la anterior ampliación y usaría ese dinero para esta"

  • "No es normal que la construcción esté tan poco representada en el mercado"
  • "La acción está infravalorada. Cotiza 1,5 veces su valor en libros"

Con solo 27 años, Félix Abánades, presidente de Quabit Inmobiliaria, realizó su primera reestructuración de deuda con una pequeña constructora de Guadalajara. En plena burbuja inmobiliaria vendió el negocio a la promotora Astroc, capitaneada entonces por Enrique Bañuelos, el rey Midas del momento en el ladrillo. Tras pasar "nueve años en el infierno", intentando salvar la compañía de la ruina siendo el inversor que más perdió de aquel derrumbe, el empresario alcarreño ve un ciclo favorable y asegura que acudirá con todo el dinero que encuentre a la ampliación de capital que está en marcha y con la que la firma pretende captar 38 millones.

Los accionistas que hayan estado con ustedes desde hace años han perdido mucho dinero, ¿qué pueden esperar de la operación?

No todos nuestros accionistas tienen minusvalías. Se ha incorporado mucha gente nueva, hay 20.000 minoritarios. Entre el 60 y el 70% son inversores que han entrado en los últimos años. Todos los accionistas con los que hablamos nos transmiten que van a acudir. Algunos venden parte de los derechos para lograr dinero e ir solo a una parte y también hay otros que venden acciones porque ahora hay un diferencial entre acudir por el mercado o mediante los derechos [estos ofrecen un descuento del 3,6%]. La percepción que tengo es que la operación se va a cerrar en la segunda ronda y que no será necesario llegar a la tercera.

Controla algo más del 20% del capital de la compañía. ¿Qué parte suscribirá?

Yo suscribiré al menos el 10% de la ampliación de capital, pero ahora mismo también estoy cerrando flecos para diluirme menos. Si pudiera acudir al 20% lo haría, pero mi situación financiera no es la mejor. En la anterior ampliación de capital rehipotequé mi casa y estoy negociando con el banco para ver si puedo disponer de lo que ya he pagado para acudir a esta operación. Si un banco me da una línea de crédito, la pondría en esta ampliación de capital. Al final, los grandes damnificados de toda esta historia somos yo y el grupo Rayet.

El segundo mayor accionista de Quabit -controla el 7,66%- es la Sareb. ¿Existe algún calendario para que salga de la compañía?

En la ampliación Sareb se diluirá. En principio no existe ningún plan para que salga de la empresa. No deja de ser el principal acreedor y le conviene que la acción tenga estabilidad. No me consta que exista una planificación para salir, pero eso habría que preguntárselo a ellos.

El descuento de la ampliación era del 15% con respecto a la cotización media de enero, ¿cree que es suficiente?

Mi opinión es que era suficiente. Es más, en este tema había una discusión entre los colocadores [Renta 4 y Arcano] y el consejo. Nosotros creíamos que ese precio era bajo, pero ellos querían situarlo en torno a los 1,60 o 1,70 euros por acción [los nuevos títulos salen a 1,85 euros y ayer cerró en 2,12]. Sinceramente, pensamos que Quabit está infravalorada. En un escenario de mercado alcista, la media de promotoras cotiza entre 1,5 y 2,5 veces su valor en libros. Nosotros lo hacemos en 0,6 veces sin contar la ampliación. En el plan estratégico queremos triplicar el valor contable.

¿Cómo ve las perspectivas del sector para los próximos años?

El sector inmobiliario prácticamente desapareció a partir del año 2009. Se derrumbó completamente y la mayoría de empresas han desaparecido o han pasado por un concurso de acreedores. En el mercado quedamos nosotros e Inmobiliaría del Sur. Hemos tenido una travesía en el desierto. Llevamos 9 años en el infierno, hemos llegado a bajar hasta el sótano -10, pero desde 2014 el sector se ha dado la vuelta. El consenso general es que hasta 2022 estará en crecimiento y yo también lo creo. Los precios tienen que subir seguro, ya que estamos aún en niveles del año 2000. La media de necesidad de viviendas en España está entre 180.000 y 200.000 y no creo que este año se lleguen a terminar 45.000, aún hay margen para multiplicar por 4 o 5 la construcción hasta llegar a la media histórica.

Hubo un momento en el que parecía que los planes pasaban por ser una socimi, ¿en qué ha quedado esta opción?

Hubo un proyecto para crear una socimi residencial. Lo que sucedió es que nos topamos con una crisis en el mes de julio en el año en el que lo intentamos y se avanzó en las negociaciones con la Sareb, por lo que decidimos aparcar ese tema y nos centramos en el negocio que viene. El tema está completamente apartado, pero quiero hacer una empresa muy grande, nunca se sabe.

¿Tiene sentido la escasa representación del sector constructor en el mercado?

Ahora es el 3% del PIB y creo que debería llegar a ser el 7%. No es normal que un sector tan potente tenga tan poco peso en el mercado español [a excepción de las socimis, el negocio de las rentas y no de la promoción]. Espero que eso cambie por el bien de todos, estar en mercado implica muchas cosas, sobre todo a nivel de transparencia y buen gobierno.

¿Mantiene alguna relación con los antiguos dirigentes de Astroc?

Mantengo un trato judicial. Y espero ganar todos los juicios abiertos. Esto no afectaría a Quabit salvo en el sentido de que mejoraría la situación del balance del socio mayoritario. En 2006 vendí por 640 millones, pero me equivoqué de comprador. La compañía estaba muy saneada... A lo mejor me equivoqué en la fórmula y no tenía que haber invertido nada en Astroc, aunque yo nunca me creí los 7.500 millones de valor que llegó a tocar en bolsa. También es cierto que tampoco pensé que fuese a valer tan poco.

La vuelta a los beneficios tendrá que esperar

Según explica el presidente de la compañía, gracias al acuerdo con Avenue Capital y la ampliación de capital, Quabit dispone de 150 millones de euros para comprar suelo este año. Sin embargo, estos procesos conllevan un ciclo que al menos se dilata durante 30 meses, por lo que "este año Quabit no tendrá beneficio bruto y posiblemente el próximo tampoco", apunta Félix Abánades. Con respecto al endeudamiento, el dirigente espera que cuando se logren beneficios la ratio deuda sobre beneficio bruto se sitúe en torno a las 3 veces, si bien resalta que se trata "de un negocio muy apalancado, en el que cuanta más deuda tengas y más rápido la muevas logras ganar más dinero". Además, se ha comprometido a ofrecer un dividendo durante su plan estratégico para el periodo 2017-2021 con una rentabilidad mínima del 5%. Una parte del mismo "será en acciones, pero entre el 70 y el 80% será en efectivo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin