Bolsa, mercados y cotizaciones

Megatendencia de inversión: los robots

Se espera que la expansión del sector de la robótica sea cuatro veces más rápida que la de la economía global durante el próximo decenio, ya que cada vez son más las empresas que están adecuando sus instalaciones a la inteligencia artificial. Sepa cómo aprovechar este nicho de crecimiento: los expertos recomiendan ganar exposición a través de fondos y ETF.

Los robots está empezando a formar parte de nuestra vida cotidiana. Tanto es así que la Cuarta Revolución Industrial, que engloba asuntos como la robótica, la automatización y la inteligencia artificial, ha sido uno de los temas abordados esta semana en el Foro Económico Mundial de Davos.

Tal y como explican desde AXA IM, esta megatendencia tendrá un crecimiento exponencial durante los próximos años, ya que aún "estamos en las primeras etapas de la revolución de la robótica y se espera que este mercado crezca un 10 por ciento al año hasta 2025", augura Tom Riley, gestor del fondo AXA World Funds Framlington Robotech Fund. Es uno de los últimos fondos de inversión que se han registrado en el mercado, ya que según los datos de Morningstar, la industria vio nacer el año pasado hasta 20 productos de estas características en todo el mundo. Una moda que no extraña teniendo en cuenta que estos aparatos jugarán un papel trascendental en los próximos años que la publicación Forbes califica "como el que tuvo la máquina de vapor durante la Revolución Industrial".

Por qué es un sector en auge

Un reciente estudio de la firma de análisis International Data Corporation (IDC) refleja que el mercado de la robótica crecerá a un ritmo anual del 17 por ciento en los próximos tres años, pasando de facturar 71.000 millones en 2015 a los más de 135.400 millones de dólares que se esperan para 2019. Un tirón que ya viene experimentando durante la última década: según Fidelity, en 2013 se alcanzó un máximo histórico de 179.000 robots industriales instalados, lo que supone un 12 por ciento más que el año anterior y casi el doble que diez años antes. Una fuerte tasa de crecimiento que "probablemente continúe durante los próximos años gracias a la mejora de la viabilidad económica y a varios factores favorables", justifican desde la gestora.

Entre ellos está el hecho de que ya son muchas las empresas que están incluyendo proyectos de este tipo en sus planes empresariales de cara a futuro. Por ejemplo, Caterpillar tiene previsto desarrollar robots pesados totalmente autónomos para 2021, algo que "animará a los competidores a dejar atrás los diseños existentes y a desarrollar nuevas versiones que crearán un círculo virtuoso de innovación industrial generalizada", explica Christopher Moore, gestor de carteras de renta variable mundial de Fidelity.

Pero no es lo único. Según la firma americana, la creciente implantación de la automatización robotizada también debería encontrar apoyo en tres factores clave: la tecnología, la demografía y China. En este último caso, la mano de obra es un tema clave y la inflación salarial ha llegado para quedarse, debido a los menguantes recursos de mano de obra rural y a una débil evolución demográfica. Y, si sigue la experiencia de otros países del este de Asia que se han industrializado, todo hace pensar en una mayor penetración de la automatización en China.

Qué productos le sirven

"Aunque aún no son muchas las empresas especializadas en robótica que cotizan en bolsa sí hay muchas tecnológicas que tienen una rama de su negocio destinado al desarrollo de esta industria (impresión 3D, vehículos autónomos?)", asegura Mar Barrero, analista de Profim. Por eso, aconseja que para el inversor particular, "la mejor manera de acceder al sector de la robótica es hacerlo a través de los fondos de inversión o a través de ETF".

La realidad es que, a pesar del auge de este tipo de productos en los últimos años, en España tan solo hay cuatro fondos de inversión a disposición del inversor, tanto en euros como en dólares: Pictet Robotics (el más veterano y que también gestiona mayor volumen, alrededor a 2.000 millones de euros), Credit Suisse Global Robotics, Esfera Robotics y Axa World Funds Framlington Robotech. Este último ha sido lanzado este mes de enero por la gestora AXA IM. Todos ellos ofrecen ganancias de entre el 1 y el 3 por ciento en lo que va de año (teniendo en cuenta que tres de ellos han sido registrados en los últimos meses).

Además, el inversor puede acceder a los índices del sector de la robótica a través de los ETFs: Global X Robotics & Artificial Intelligence Thematic, Ishares Automation & Robotics y Robo Global Robotics and Automation GO. En ambos casos, tanto en fondos como en ETF, el acceso dependerá de las plataformas en las que se encuentren disponibles.

La última vía con la que puede ganar exposición a esa industria es la sicav Kokoro, gestionada por Gesconsult y asesorada por la EAFI AFS Finance Advisors, donde se incluye el sector robótica como megatendencia de inversión.

Aunque se trata de una inversión con un alto potencial de revalorización tanto a corto como a largo plazo, también tiene "una alta volatilidad", explica Barrero. Entre otras cuestiones porque al ser empresas en continuo desarrollo de nuevos proyectos, que deben destinar altos presupuestos a investigación, las expectativas de ingresos no siempre se cumplen, lo que influye en sus valoraciones y, por ende, también en su comportamiento bursátil. Es por ello que desde Profim califican este tipo de inversiones "sólo aptas para personas dispuestas a asumir altos riesgos" y aconsejan "nunca invertir más de un 5 por ciento del total del patrimonio invertido en fondos".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud