Bolsa, mercados y cotizaciones

Diez medidas para impulsar el ahorro privado para la jubilación

Son muchas las opciones que tiene el nuevo Gobierno para pactar con el resto de partidos reformas para fomentar el ahorro de los españoles de cara a la jubilación. Desde Inversión a Fondo lanzamos un decálogo de ideas que incluyen tanto medidas fiscales como informativas o empresariales que pueden suponer un fuerte impulso para los que quieren ahorrar pensando en el retiro.

Decían desde el Gobierno esta misma semana que las pensiones del futuro están garantizadas, pero poco se dice sobre si esa garantía, esa pensión pública que cobren los que hoy estarán muy lejos aún de jubilarse, será suficiente como para mantener el nivel de vida de los trabajadores. Los cálculos de la OCDE apuntan a que no y de hecho, pronostican que en 2050 la pensión pública en España cubrirá el 49 por ciento del último salario, frente al 78 por ciento que supone en la actualidad.

Los españoles empiezan a ser conscientes de esa insostenibilidad del sistema público, al menos tal y como lo conocemos hasta hoy, y se ve en los estudios que por estas fechas publican muchas entidades financieras, coincidiendo con sus campañas para reclutar inversores para sus planes de pensiones.

Así, el Informe Naranja de ING muestra que tres de cada cuatro españoles cree que no podrá mantener su nivel de vida solo con la pensión pública. Y de hecho, otro estudio, esta vez del Instituto Aviva, afirma que seis de cada diez incluso está dispuesto a destinar parte del salario al ahorro para la jubilación de forma obligatoria, como ya sucede en muchos países europeos.

La conciencia sobre la necesidad de elaborar hoy un ahorro no sustitutivo pero sí complementario a la pensión pública está empezando a calar entre los españoles pero el problema es que rara vez ese ahorro privado encuentra apoyo por parte de iniciativas políticas. De hecho, las iniciativas para fomentar el ahorro privado llevadas a cabo por el anterior se limitan a la creación de los planes Ahorro 5, a dotar de una cierta liquidez a los planes de pensiones privados cuando pasen 10 años desde la primera aportación y a reducir de 10.000 a 8.000 euros el límite máximo anual de inversión en planes de pensiones. Sin embargo, son varias las medidas que desde Inversión a Fondo, la revista digital de elEconomista especializada en Mercados e Inversión, se proponen en este último número a los políticos, de uno u otro bando.

La principal es la creación de una cuenta jubilación al estilo de las que ya existen en Reino Unido (cuentas IRA). Estas son cuentas individuales de jubilación que permiten incluir cualquier tipo de producto a largo plazo y que ofrecen la ventaja de diferir el pago de impuestos. En la actualidad esas ventajas fiscales, en las que las deducciones por aportaciones son las claras protagonistas, están limitadas solo a quien contrate planes de pensiones o Planes Individuales de Ahorro Sistemático (Pias), productos que en muchos casos no resultan rentables financieramente hablando.

Sobre esta medida que se propone desde Inversión a Fondo se desligan muchas más ligadas a los beneficios fiscales que se deberían tener cuenta para fomentar el ahorro privado de cara a la jubilación. Entre ellas está la de permitir que los traspasos entre diferentes productos sean neutros, ventaja de la que ya gozan los fondos de inversión y planes de pensiones; la de establecer la fiscalidad en función de la permanencia del producto de tal manera que sea progresiva y vaya cayendo a medida que crece el plazo de inversión; o que se diferencie entre rentas del capital y rentas del trabajo en el momento en que se rescate el plan de pensiones.

Pero no puede haber un fomento del ahorro privado sin la participación de las empresas. Y ahí es donde aparece lo que en el sistema se conoce como segundo pilar del ahorro previsión: los planes de empleo. De hecho, una propuesta para incentivar que vuelvan a formar parte de la negociación colectiva es que se imite el modelo americano en el que la empresa aporte al plan una cantidad X en función de lo que aporte el empleado.

Y por supuesto, es vital que aumente la información sobre la pensión futura, tanto por parte de los Gobiernos impulsando la carta informativa, como por parte de los medios, los de televisión incluidos.

Más información en Inversión a Fondo

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin