Bolsa, mercados y cotizaciones

Las quiebras del sector energético en EEUU ascienden a 34.286 millones

  • Unas 175 compañías mundiales, en peligro de sufrir impago de deuda en 2016

Pese a la reciente estabilización de los precios del petróleo, el descenso a los infiernos de barril de oro negro se ha cobrado entre 2015 y lo que llevamos de año un total de 69 víctimas en el sector energético norteamericano, con un apalancamiento que supera los 34.286 millones de dólares.

Un efecto dominó que ha barrido a pequeñas y medianas compañías especializadas en la exploración, sobre todo de esquisto, y que ha destartalado las inversiones de capital de grandes gigantes petroleros. Desde el arranque de 2016, 26 compañías petroleras, con deuda (asegurada y sin asegurar) por valor de 17.066 millones de dólares, han mordido el polvo a este lado del Atlántico, según los datos más recientes del bufete de abogados Haynes and Boone LLP.

Una dinámica que no sólo se limita al bastión estadounidense, donde el boom del crudo de esquisto ha sostenido urbes y comunidades en estados como Dakota del Norte u Oklahoma, sino que también se contagia a otras partes del mundo, como adelantan desde la consultora Deloitte. Según sus previsiones, alrededor de 175 compañías, o el 35 por ciento del sector orientado a la exploración y producción de crudo, podrían sufrir un impago sobre sus responsabilidades de deuda este año. Un hecho poco desdeñable, cuando los balances de estas empresas suman más de 150.000 millones de dólares en pasivos.

Niveles de la Gran Recesión

?Podríamos ver como las quiebras entre el sector superan los niveles registrados en la Gran Recesión ya que muchas de estas empresas tienen grandes dificultades para permanecer solventes?, reconoce John England, vicepresidente y responsable del sector energético estadounidense en Deloitte. "El acceso a los mercados de capital, el apoyo bancario y la protección de los derivados, que ayudaron a apaciguar los profundos baches de la industria en 2015, han desaparecido", añade mientras indica, haciendo referencia a la volatilidad que vimos a comienzos de año, que "2016 va a ser un periodo duro, de decisiones difíciles para la industria".

Si Wells Fargo ya reconoció que su exposición al sector energético asciende hasta los 17.000 millones de dólares, el mayor de los titanes bancarios a este lado del Atlántico, Bank of America Merrill Lynch o Morgan Stanley también revelaban el impacto que la debacle del crudo ha generado en sus portafolios. Con una exposición aproximada de entre el 1 y el 6 por ciento a los préstamos tóxicos del sector energético, la gran banca de EEUU ya ha comenzado a realizar provisiones ante las pérdidas actuales.

Wells Fargo, considerado uno de los bancos más cautos, ya ha reservado más de 1.200 millones de dólares en reservas para poder costear posibles pérdidas ante el ?continuado deterioro del sector energético?. Por su parte, JP Morgan ha dejado de lado más 124 millones para cubrir pérdidas potenciales en sus préstamos energéticos. Aún así avisó de que esta cifra podría llegar a alcanzar los 750 millones.

Turbulencias que también afectan al sector bancario europeo. Alessandro Roccati, vicepresidente de Moody's, asegura que "la caída prolongada de los precios del petróleo, conllevará un incremento de las provisiones para los bancos europeos". "Cualquier tipo de pérdidas futuras relacionadas con su exposición a compañías energéticas se comería su rentabilidad, que ya se ve afectada por un contexto débil de sus operaciones", aclara.

La exposición de la gran banca europea al sector energético (tanto en sus balances como fuera de ellos) ascendía hasta los 270.000 millones de euros a finales de 2015. Pese a que la cifra sea elevada es cierto que la exposición de los 19 bancos más importantes del Viejo Continente es relativamente moderada y no presenta un riesgo significativo para sus beneficios o su capital. Eso sí, en algunos casos, se requerirán provisiones adicionales si los precios volvieran a sufrir una nueva debacle bajista y permanecieran bajos durante más tiempo.

Es importante tener en cuenta que los niveles de impagos de la deuda especulativa crecieron a finales de 2015 un 3,4 por ciento, con un total de 108 impagos, casi el doble de los registrados un año antes. Esta situación no se ha frenado en lo que llevamos de 2016, donde la volatilidad en el crudo, el gas y otras materias primas, sigue poniendo presión sobre los bonos basura.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ManuelR
A Favor
En Contra

Enlace documental Gasland:

https://vimeo.com/75524062

para entender que es el shale gas

y el fracking.

Puntuación 1
#1
BILBO
A Favor
En Contra

El equivalente a la facturación del estado de Nueva York en un día de fiesta navideña. ¡¡El mundo de unde!! (o va a ser que no, que quien se une es Arabia Saudi y los productores convencionales de crudo que no han sabido competir con la tecnología norte americana del fracking)

Puntuación 0
#2