Bolsa, mercados y cotizaciones

Cinco puntos por los que HSBC duda de la previsión de crecimiento del Gobierno

  • Prevén que el déficit fiscal en 2016 sea el doble de lo estimado por el Ejecutivo

El cuadro sobre el que el Gobierno español elaboró los Presupuestos Generales para el próximo año apuntaba a un crecimiento del PIB del 2% para 2015 y una contribución de la demanda interna al crecimiento del 1,8%. Pero Fabio Balboni, economista para Europa de HSBC, cree que este cuadro es demasiado optimista.

"El Gobierno tiene unas expectativas muy optimistas de crecimiento y de déficit público", advierte el analista. Según los expertos de la entidad, España cerrará 2015 con un crecimiento del 1,2% y en 2016 sólo acelerará hasta el 1,5%; muy lejos del 2 y 2,5% que estiman las autoridades españolas para cada uno de los ejercicios. Cinco son los aspectos fundamentales que separan sus estimaciones de las del Ejecutivo.

1. Salarios reales. La combinación del avance esperado de la inflación para el próximo año y la debilidad de los salarios nominales, provocará que el poder adquisitivo de los trabajadores se mantenga en torno a cero o en tasas negativas. Si bien la reforma del mercado laboral ha contribuido al descenso de la tasa de paro en los últimos trimestres, también es cierto que esta política ayuda a congelar los salarios en el país.

De este modo, cualquier avance de la inflación puede reducir la renta de los trabajadores, lo que sería un foco de debilidad para la demanda interna. "Creo que va a ser my difícil observar un crecimiento en los salarios reales", apunta Balboni.

2. Recuperación del consumo. Uno de los pilares del crecimiento económico durante este año ha sido el avance de la demanda interna. Sin embargo, esta tendencia, en principio positiva para la economía, se ha vuelto perjudicial. El motivo es el aumento de las importaciones, que ha provocado que España vuelva a tener déficit por cuenta corriente. Ni siquiera la entrada de turistas extranjeros histórica del verano ha conseguido aliviar el déficit del conjunto del país. "No va a ser posible para España seguir creciendo pidiendo prestado al exterior dinero para financiar sus compras", indica Balboni.

A este problema se une el freno de la economía de los socios comerciales de España en la Eurozona. Esta situación ralentizará el ritmo de las exportaciones y, dada la todavía escasa diversificación geográfica de las ventas, no habrá otra región geográfica que sea un motor de crecimiento tan fuerte para España. 

3. Ahorro de las familias. En 2015 el IPC volverá a situarse en tasas positivas, según estiman los expertos de HSBC, sin embargo, en 2014 se ha movido muchos meses en tasas negativas (cuatro meses consecutivos hasta octubre), lo que ha contribuido a elevar los salarios reales. Este es uno de los puntos principales (junto a la creación de empleo) por los que ha aumentado la renta de las familias durante este ejercicio, lo que ha contribuido a sostener el avance de la demanda interna.

Sin embargo, el crecimiento del consumo ha sido incluso superior al de los ingresos, lo que ha generado un desahorro neto de los hogares, según apunta Balboni. Este efecto no es extraño en las fases de salida de una crisis, pero con el tiempo acaba ajustándose a la media histórica. En España, esta media se situaba en el entorno del 11% antes del inicio de la crisis y en 2014 está en el 7%.

Por este motivo, no sería de extrañar que los hogares volviesen a ajustar su consumo a su nueva renta y provoquen una reducción de la demanda interna agregada en España.

4. PIB potencial. Una de las preocupaciones para los economistas de HSBC es el bajo nivel de inversión en la Eurozona que limita el PIB potencial de la región para los próximos años. En este sentido, reclaman la actuación de las autoridades políticas: "Europa necesita un plan de inversión pública", pide Balboni. Sin inversión, el crecimiento de la economía seguirá siendo anémico también en el medio plazo.

5. Ajuste fiscal. Desde HSBC creen que "la consolidación fiscal parece inevitable". Esto significa que serán necesarios nuevos ajustes para intentar cuadrar los ingresos del Estado a los gastos. Una parte de este ajuste será cíclico, esto es, la propia recuperación de la economía generará mayores ingresos por impuestos y menores gastos coyunturales (en especial los de protección social). Según los cálculos de Balboni, la economía española podría conseguir reducir el déficit en 40.000 millones por esta vía pero esto no será suficiente.

"El déficit no es un problema de ingresos, algunos impuestos en España están en los niveles más altos de su entorno, es un problema de reducir el gasto corriente", explica el analista. Según sus cálculos, para conseguir estabilizar la deuda pública y que no siga en aumento, el conjunto de Administraciones Públicas tendría que conseguir un superávit primario (sin contabilizar los intereses de la deuda) de en torno al 2% del PIB. Con las fichas que hay sobre la mesa y sin nuevos ajustes, los expertos de la entidad creen que España tendrá un déficit del 5,7% del PIB en 2015 y del 5,6% en 2016, muy lejos del 4,2 y 2,8% estimado por el Gobierno.

comentariosicon-menu7WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Pepa
A Favor
En Contra

Sólo crecerá si bajan los impuestos y suben los salarios. Así de sencillo. Mientras que los empleos que se creen sean por dias sueltos nadie se atreve a consumir

Puntuación 6
#1
pepe
A Favor
En Contra

Yo creo que creeremos más: en corruptos, chorizos, alianzas pandillas, lelos, obras innecesarias para llevarse el 3%

Malditos corruptos

Puntuación 2
#2
Bob
A Favor
En Contra

No tan sencillo, Pepa, si bajan los impuestos, se recauda menos (unos 15.000 millones) así que o bien nos endeudamos más o bien recortamos gastos. Aquí puedes hacerlo de dos maneras, o reduces inversiones, lo cual afecta a la economía y a las empresas o reduces funcionarios (y no creo que haga mucha gracia a los funcionarios ni a los ciudadanos que tengan que esperar colas) o reduces servicios Paro, Sanidad, Educación. ¿Cual de ellos eliges? Porque en función de lo que elijas te echaran del poder unos u otros.

Subir los salarios es sencillo, la única cosa que puede hacer el gobierno(el resto depende de las empresas) es subir el salario mínimo a 1.500€. Todos los empleados que cobren menos tan felices, el problema es que las empresas pueden decidir que con esos costes lo mejor es no contratar y esperar. La gente que trabaje estará muy contenta con sueldos altos e impuestos bajos, y los que no trabajen tendrán ingresos cero y ayudas -1. ¿Sencillo? ¿De veras

Puntuación 2
#3
Desapalancarse ya
A Favor
En Contra

Esto es tan sencillo como que quien pueda consuma y disfrute y que quien tenga deudas se las quite tan rapido como pueda.Estamos en pleno ajuste y hasta que no nos equilibremos no habra una salida real.

Puntuación 3
#4
jean-pierre
A Favor
En Contra

No entiendo por que hay que escuchar las opiniones de este banco que es uno de los más activos en el blanqueo del dinero.

De verdad, no lo entiendo. Igual que las agencias de calificación. Nos toman por tontos degenerados

Puntuación 2
#5
A Favor
En Contra

¿Que nos contara ahora, despues de lo que ha dicho Bruselas y estos informes, el cretino de Montorito?....Supongo que lo mismo que hizo, cuando salio el informe de Caritas y de Unicef...que todo era mentira,,¿verdad?.....Luego, tienen la poca verguenza y la desfachatez de "asustarnos" con Podemos...Nadie sabe como lo harian , pero seria dificilisimo que os superansen.....Llevais 3 años, sin decir una sola verdad...Sois unos miserables...y por eso, os va a dar bien dado Podemos.....Unicamente por vuestra mezquindaz.

Puntuación 3
#6
Usuario validado en elEconomista.es
ronaldoo
A Favor
En Contra

Segun Montoro todo esta bien "Algunos impuestos en España están en los niveles más altos de su entorno, es un problema de reducir el gasto corriente"

Puntuación 2
#7