Bolsa, mercados y cotizaciones

"Quien diga que lo peor está superado o es tonto o tiene algo que proteger", según The Economist

Aunque hoy los mercados parecen tomarse un respiro, el semanario británico 'The Economist' opta por el tono más pesimista. En su editorial en el último número, recogido por la agencia de noticias Servimedia afrima que que "quien diga que lo peor está definitivamente superado o es tonto o alguien con una posición que proteger". Además, asegura que aún no puede predecirse "cuan complicadas serán las inevitables bancarrotas"

The Economist no apuesta por un 'fin de fiesta' feliz para la crisis de los créditos que sufren los mercados internacionales. Y eso pese a que -y como recoge la agencia de noticias Servimedia- la riqueza generada los últimos 20 años, mediante un nuevo tipo de finanzas marcadas por las emisiones de títulos y los mercados han permitido un abaratamiento del coste del capital que ha hecho "mucho bien".

Sin embargo, según el prestigioso semanario "hay un precio a pagar que sólo ahora se ha hecho evidente", al comprobar que los prestamistas, con la expectativa de vender el riesgo de impago a un tercero, "prestaron con demasiada facilidad".

Según el editorial, el castigo que sufren los mercados es, además, necesario: "la brutal demostración de que se paga por los pecados es lo que lleva al sistema a evolucionar. Los mercados aprenden de sus errores. Sólo el miedo impulsará a los inversores a poner un precio más adecuado a sus riesgos".

Además, y respecto a las interpretaciones más optimistas, 'The Economist' advierte de que "crisis cala tan hondo en los nuevos diseños de las estructuras financieras, quien diga que los peor está definitivamente superado o es tonto o alguien con una posición que proteger".

Necesidad de información y tiempo

Afirma el semanario que resulta una incógnita saber, finalmente, quién soportará las pérdidas causadas por las hipotecas, ya que "nadie puede estar seguro de lo que esos préstamos valen realmente", por lo que también resulta complicado predecir "lo complicadas que serán las inevitables bancarrotas".

Así, lo que los mercados necesitarían ahora es poder reunir dicha información y empezar a procesarla antes de que sean golpeados por "la próxima ola".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

paro
A Favor
En Contra

Me temo que a España también le llegará su momento. No hay más que ver las estadísticas de endeudamiento familiar (principalmente debida a las infladísimas hipotecas), aumento de la morosidad (dicho por gente que trabaja en los bancos y cajas de ahorros), un aumento irracional del consumo en los últimos años y, como no, la falta de liqudez de los bancos y cajas que no han dudado en apuntarse al pelotazo hipotecario del XXI. Ya solo falta el aumento del paro (que ya está dando los primeros coletazos por el sector de la construcción y cercanos a éste). Evidentemente, es muy probable que en 2008 demos buena cuenta de ello, y a muchos les va a coger por sorpresa.

Puntuación 0
#1
alfonso
A Favor
En Contra

Creo que el consumismo irracional, que vive la sociedad occidental, ha traido estas turbulencias financieras, y ya es hora de pensar, si el sistema està caduco, necesitamos un sistema financiero màs controlado por el estado, que al fin y al cabo,somos todos. En otro orden de cosas creo que el problena de la construcciòn,viene relacionado con el estado, que ha visto en èl, el motor de la economia española, abandonando la importancia de la producciòn,que es el verdadero motor de la economia, de todo ello cabe pensar que esa permisibidad estatal, tiene mucho de caracter electoral, para decir que todo và bien, nada màs lejos de la realidad, credo que la informacion no sensacionalista es necesaria, para que no nos coja por sorpresa lo que està por venir en el 2.009.

Puntuación 1
#2