Bolsa, mercados y cotizaciones

Powell modula su mensaje y admite el daño al empleo por no bajar tipos: "Esta ya no es una economía sobrecalentada"

  • El último dato de desempleo en Estados Unidos acerca la bajada de tipos en EEUU
  • Powell reconoce el progreso de los datos más recientes de inflación en el país
  • El presidente de la Fed comparece ante el Senado para explicar su política monetaria
Jerome Powell, presidente de la Fed.
Madridicon-related

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha comparecido esta tarde ante el Senado estadounidense para responder a las preguntas de los legisladores y defender las decisiones de política monetaria que está tomando la Fed en la primera economía del mundo. En esta ocasión, Powell ha modulado su discurso al admitir que el empleo se ve amenazado por los altos tipos de interés en Estados Unidos, lo que parece abrir la puerta a una posible bajada de tipos de interés a medio plazo. Hasta ahora, el presidente estaba únicamente centrado en combatir la inflación, pero con este indicador cada vez dando más señales de debilidad, es posible que Powell empiece a dar más importancia a mantener el desempleo bajo, el otro objetivo de la Fed, además del de la estabilidad de precios. Y en este esfuerzo, la bajada de tipos sería una ayuda.

La comparecencia bianual de Powell ante el senado estadounidense nunca es sencilla. Los senadores preguntan inquisitivamente al presidente de la Reserva Federal sobre todo tipo de cuestiones, incluso a sabiendas de que el cargo no le permite hablar de según que cuestiones, como las medidas de política económica que están presentando los distintos candidatos a la presidencia del país de cara a las elecciones de noviembre. Powell, sin embargo, tiene tablas para echar balones fuera, y así lo ha hecho este martes, centrando sus respuestas en todo momento en lo que a él le compete: la política monetaria pura y dura.

En este sentido, el discurso de Powell ha dejado novedades. Aunque puedan parecer anecdóticas, los banqueros centrales rara vez cambian su mensaje de forma radical. Poco a poco van sentando las bases de sus próximas decisiones con mensajes entre líneas que a veces pasan desapercibidos. En la última comparecencia ante el senado puede haber sido así, ya que el presidente de la Fed ha modulado su discurso de forma discreta, y ha empezado a mostrar cierta preocupación por la debilidad que ha mostrado el empleo en Estados Unidos en el mes de junio, algo que puede ser la antesala de un recorte de tipos que el mercado lleva ya meses esperando.

"La inflación no es el único riesgo al que nos enfrentamos", ha señalado Powell. "Si reducimos los tipos demasiado pronto o demasiado rápido puede revertir el progreso que hemos conseguido para moderar la inflación", explica, pero ahora añade cómo "reducirlos demasiado tarde, o demasiado poco, podría debilitar la actividad económica y el empleo". Es el eterno dilema de la Fed cuando la inflación se desboca: cómo conseguir meterla en vereda, pero sin generar una crisis económica con sus medidas.

La economía ya no está sobrecalentada

En las últimas semanas Powell ha insistido mucho en que la política monetaria en Estados Unidos es ahora restrictiva, es decir, que está afectando negativamente al crecimiento, con miras a reducir la inflación, pero en su comparecencia en el Senado ha lanzado un nuevo mensaje que acerca un poco más el recorte de tipos por parte de la Fed, y tiene que ver con el último dato de empleo que se ha conocido, el de junio, que ha mostrado un desempleo mayor de lo que se esperaba. "El último dato de empleo muestra una corrección; esto ya no es una economía sobrecalentada. Ya tenemos el mercado laboral que había antes de la pandemia, y no era un mercado laboral sobrecalentado", insiste Powell.

Después de este mensaje, el Senador Reed ha intentado conseguir que Powell reconociese que la Fed está en la dirección de bajar tipos, pero no tuvo demasiado éxito: "Sólo diré que no parece probable que el siguiente paso vaya a ser una subida de tipos", destacó Powell, siempre buscando cómo evitar comprometerse y anticipar futuros movimientos de política monetaria.

El discurso de Powell no ha sido suficiente para que el mercado cambie sus expectativas de recortes de tipos para este año, y mantienen el escenario de que se produzca un primer recorte en septiembre, y otro en diciembre. Lo importante en esta ocasión es que Powell, discretamente, ha podido sentar las bases de lo que será el siguiente movimiento de tipos, y no a mucho tardar: el esperado recorte de tipos de interés.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud