Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor en bonos corporativos recupera un 3,5% en mes y medio

  • Esta categoría de renta fija se pone en positivo en el año, con un 0,5%
  • El índice de deuda 'high yield' cotiza en máximos históricos por precio
Imagen: Istock.

Aunque el balance anual sigue siendo, en general, negativo para el inversor en renta fija, el mes de mayo y la primera mitad de junio han dado un respiro a este activo. El precio de los bonos ha repuntado, ya que, por fin, han empezado concretarse las bajadas de tipos, que el mercado lleva esperando con ansia desde finales de 2023. Fue el pasado 6 de junio cuando el Banco Central Europeo anunció su primer recorte en ocho años. La deuda llevaba todo el mes de mayo subiendo por precio, a la espera de esta reunión. Lo cierto es que, a la hora de la verdad, el mensaje de Christine Lagarde no fue tan positivo, ya que la presidenta de la institución insistió en que esta bajada no suponía un compromiso de más recortes a futuro. Pero, aún así, las compras de deuda, que provocan subidas del precio de los bonos, han primado en el último mes y medio.

La deuda corporativa con grado de inversión ha sacado más partido que otras categorías a este optimismo. Cotiza actualmente en máximos -por precio- de abril de 2022, según refleja el índice Bloomberg US Corporate Investment Grade (que incluye deuda tanto de emisores de EEUU como de otros países). Tras subir un 3,5% desde el 30 de abril, cotiza ya en positivo en el año, con un alza del 0,5% (solo había logrado estar en positivo en el cómputo anual muy puntualmente).

Aún más llamativo es el nivel en el que cotiza la deuda de alto rendimiento, el high yield, que actualmente se encuentra en máximos de todos los tiempos por precio, tras subir un 1,74% por precio en mes y medio. Esta categoría es la segunda más alcista en el año (entre las principales categorías de deuda que contempla Bloomberg), al subir un 3% en 2024 (sólo la supera la deuda de China, que repunta un 3,4%). A pesar de que las estrategias de los bancos de inversión apuntaban a que no valía la pena posicionarse en este tipo de bonos high yield (también conocidos como basura por su elevado riesgo de impago), teniendo en cuenta los interesantes retornos que ofrecía el grado de inversión, los inversores han seguido comprando deuda de alto rendimiento.

Las pérdidas siguen marcando la tónica en las carteras de deuda global. Una cesta de bonos mundiales, cuyo comportamiento refleja el índice Bloomberg Global Aggregate, ha recuperado un 2,2% en el último mes y medio, pero aún así sigue dejándose un 2,5% en el cómputo anual.

"Los inversores mantienen el optimismo en renta variable y renta fija, con especial atención a las acciones estadounidenses de gran y mediana capitalización y los bonos con grado de inversión de mayor duración", señalan desde XTB. Por su parte, Karsten Junius, economista jefe de J. Safra Sarasin Sustainable AM, señala que "con la relajación gradual de la política de los bancos centrales en los próximos meses, los rendimientos de los bonos deberían bajar algo más. Los retornos deberían bajar en los próximos 6 a 12 meses, en parte como reflejo de unos tipos de interés más bajos. Mantenemos una valoración neutral sobre el crédito, el high yield y el investment grade", añade.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud