Bolsa, mercados y cotizaciones

Muere Jim Simons, el genio de las matemáticas que cambió el mundo de la inversión

  • Fallece a los 86 años el fundador de Renaissance Technologies
  • Tuvo una rentabilidad media anual de casi el 40% más de 30 años
  • Se rodeó de científicos y astrofísicos para descifrar los mercados
Jim Simons. Foto: Wikimedia Commons

Jim Simons, el matemático-inversor que creó lo que muchos financieros consideran la mayor máquina de hacer dinero del mundo en su secreta empresa Renaissance Technologies, ha muerto. Tenía 86 años. Falleció el viernes en Nueva York, según su fundación benéfica, que no indicó la causa.

Al pasar del mundo académico a la inversión, Simons evitó las prácticas habituales de los gestores de fondos y se decantó por el análisis cuantitativo, es decir, por la búsqueda de patrones en los datos que predijeran cambios en los precios. Su técnica tuvo tanto éxito que se le llegó a conocer como el Rey Cuántico (Quant King)

En Renaissance, situada a unos 100 km al este de Manhattan, en la tranquila East Setauket (Nueva York), Simons evitó contratar a veteranos de Wall Street. En su lugar, buscó matemáticos y científicos, incluidos astrofísicos y descifradores de códigos, que pudieran encontrar información útil para la inversión en los terabytes de datos que su empresa absorbía cada día, desde las manchas solares hasta el tiempo en el extranjero.

Durante más de tres décadas, sus rendimientos superaron sistemáticamente a los de los mercados, incluso cuando la potencia de los ordenadores se abarató y los competidores hicieron todo lo posible por imitar el éxito de Renaissance creando sus propios algoritmos complejos para gestionar sus fondos.

"En 2008, Theodore Aronson, fundador de AJO Vista, una empresa de gestión cuantitativa de dinero, declaró a la revista Bloomberg Markets: "Hay unas pocas personas que han cambiado realmente nuestra forma de ver los mercados. "John Maynard Keynes es uno de los pocos. Warren Buffett es uno de los pocos. También lo es Jim Simons".

Simons, que en su día fue descifrador de códigos para el gobierno de EEUU, se negó a dar detalles sobre cómo produjo más de cuatro veces la rentabilidad del índice S&P 500 en su fondo más famoso, Medallion. Desde 1988 hasta 2023, el fondo generó una asombrosa rentabilidad media anual de casi el 40%, incluso después de abultadas comisiones, convirtiendo a Simons y hasta tres colegas en multimillonarios. Su fortuna se estimaba en 31.800 millones de dólares, lo que le convertía en la 49ª persona más rica del mundo, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Los clientes y las personas con información privilegiada pagaban generosamente por confiar sus fondos a Simons. Llegó a elevar las comisiones al 5% de los activos y al 44% de los beneficios, entre las más altas del sector. Creyendo que los algoritmos que la empresa utilizaba para negociar acciones, bonos y materias primas no funcionarían si Medallion crecía demasiado, pronto empezó a limitar el acceso al fondo.

En 1993, Simons dejó de aceptar dinero nuevo de los clientes de Medallion y, en 2005, expulsó por completo a la gente de fuera y sólo permitió invertir a los empleados. Devolvió beneficios cada año, limitando el tamaño del fondo a unos 10.000 millones de dólares. Abrió más fondos para el público en general. A veces, la disparidad de sus rendimientos era dramática. En 2020, el fondo Medallion ganó un 76%, mientras que los fondos públicos acumulaban pérdidas de dos dígitos.

El talento de Simons se extendía a saber inspirar a sus empleados, a menudo estrafalarios -300 en total-, que acudían a Renaissance. El complicado problema de averiguar por qué los mercados suben y bajan era un atractivo, al igual que los elevados salarios y el sentimiento de comunidad que creó. "Es un ambiente abierto", dijo Simons en un discurso poco habitual en 2010 en su alma mater, el Instituto Tecnológico de Massachusetts. "Nos aseguramos de que todo el mundo sepa lo que hacen los demás, cuanto antes mejor. Eso es lo que estimula a la gente".

Jugó a ser una figura paterna benévola, organizando viajes de empresa a las Bermudas, la República Dominicana, Florida y Vermont, y animó a los empleados a llevar a sus familias. Se cuenta que en uno de los viajes de esquí de la empresa, Simons, fumador de toda la vida, compró una póliza de seguro para un restaurante local, para no tener que renunciar a su adorado Merits.

Muchos competidores intentaron replicar la salsa secreta del fondo Medallion, pero fracasaron. Después de que el éxito monetario de Bernard Madoff quedara al descubierto como un esquema Ponzi en 2008, la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU acudió a Renaissance, dijo Simons en otra reunión del MIT en 2019. "Sí que nos estudiaron", dijo. "Por supuesto, no encontraron nada".

Simons dimitió como Consejero Delegado en 2010 y como Presidente en 2021. Dos de sus primeras contrataciones clave -Peter Brown y Robert Mercer, matemáticos y pioneros en el reconocimiento de voz y la traducción automática que fueron atraídos fuera del renombrado Centro de Investigación Thomas J. Watson de IBM- le sustituyeron como codirectores generales.

"Profesionalmente, Jim era matemático y hombre de negocios. Espiritualmente, era un visionario. Personalmente, era un hombre que se preocupaba profundamente por las personas y por la humanidad", dijo Brown en una nota a los empleados de Renaissance el viernes.

La habilidad de Renaissance para hacer dinero la convirtió en un tarro de miel para políticos de los dos principales partidos políticos. Simons y su esposa, Marilyn, fueron los principales donantes del Partido Demócrata, donando más de 109 millones de dólares a candidatos -incluidos Hillary Clinton y Joe Biden- y a comités de apoyo desde 2015, según OpenSecrets.

Uno de los primeros contratados de Simons, Henry Laufer, otro multimillonario, también se convirtió en un importante colaborador de comités y causas demócratas. Pero Mercer, junto con su hija Rebekah, se convirtieron en grandes contribuyentes del Partido Republicano, en particular de Donald Trump en 2016.

Alrededor de 2020, Renaissance amplió el grupo de directores que eventualmente sucederían a Simons en la supervisión de la firma y promovió a su hijo, Nathaniel Simons, a copresidente, un movimiento que lo posicionaba para eventualmente tomar el control.

Genio de las matemáticas

James Harris Simons nació el 25 de abril de 1938 en Brookline, un suburbio de Boston, hijo único de Matthew Simons y Marcia Kantor. Su padre trabajaba en la industria cinematográfica como representante de ventas en Nueva Inglaterra para 20th Century Fox. Más tarde ayudó a dirigir la fábrica de zapatos de su suegro. Precoz en matemáticas desde los tres años, Simons terminó el Newton High School en tres años. Él tuvo su bar mitzvah a los 13 años, pero dijo que después le interesó poco el judaísmo.

En el MIT se licenció en Matemáticas en 1958, tras sólo tres años de estudio. Mientras realizaba su doctorado en la Universidad de California en Berkeley, probó por primera vez las inversiones, yendo en coche a una agencia de Merrill Lynch en San Francisco para negociar futuros de soja. También se casó con su primera esposa, Barbara Bluestein, con la que tendría tres hijos: Nathaniel, Liz y Paul, que murió en un accidente de bicicleta en 1996. Ese matrimonio acabó en divorcio. Con su segunda esposa, la ex Marilyn Hawrys, tuvo dos hijos: Nick, que murió en un accidente de natación en 2003, y Audrey. También le sobreviven cinco nietos y un bisnieto.

Simons regresó al MIT en 1961 para iniciar su carrera docente, intuyendo que su camino futuro estaba decidido. "Recuerdo que un día estaba sentado en la biblioteca y me dije: 'Bueno, supongo que me convertiré en profesor adjunto, luego en profesor asociado y después en catedrático, y así me pasaré la vida y luego moriré'", recordaba en una entrevista oral concedida en 2020 al Instituto Americano de Física. "Y me hizo pensar que quizá hay otras cosas en el mundo".

En 1964, después de dar clases en la Universidad de Harvard, Simons se trasladó a Princeton (Nueva Jersey) para aceptar en plena Guerra Fría un trabajo altamente clasificado y bien pagado en el Instituto de Análisis de Defensa (IDA). Esta organización de investigación sin ánimo de lucro contrataba a matemáticos para ayudar a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos a descifrar los códigos y claves utilizados por la Unión Soviética.

El trabajo introdujo a Simons en las posibilidades de crear algoritmos para ordenadores. A los empleados de la AIF se les permitía dedicar la mitad de su tiempo al trabajo personal, y Simons dedicó parte del suyo a predecir movimientos a corto plazo en el mercado de valores. Simons trabajó allí más de tres años antes de perder su empleo por desafiar públicamente al presidente del (IDA), el general del ejército Maxwell D. Taylor, por la guerra de Vietnam.

Un un artículo para el New York Times Magazine, Taylor había insistido en que EEUU estaba ganando una guerra que merecía la pena. Simons respondió con una carta al director en la que explicaba su convicción de que "cualquier beneficio político derivado de una victoria militar no puede ser compensado por la enorme inversión económica, intelectual y moral que seguimos haciendo en esta empresa".

Simons fue contratado para dirigir el departamento de matemáticas de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook. Junto con Shiing-Shen Chern, creó la teoría de Chern-Simons, presentada en un artículo de 1974. La teoría proporciona las herramientas, conocidas como invariantes, que los matemáticos utilizan para distinguir entre determinados espacios curvos, los tipos de distorsiones del espacio ordinario que existen según la teoría general de la relatividad de Albert Einstein.

Materias primas

Mientras presidía el Departamento de Matemáticas y aprovechaba los contactos que había establecido gracias a su trabajo en criptografía, Simons volvió a dedicarse al trading. Al principio compraba y vendía materias primas, basando sus apuestas en datos fundamentales como la oferta y la demanda. La experiencia le resultó desgarradora, así que recurrió a su red de criptógrafos y matemáticos para que le ayudaran a buscar patrones: Elwyn Berlekamp y Leonard Baum, antiguos colegas de la AIF, además de Laufer y James Ax, un matemático al que había reclutado personalmente para que dejara la Universidad de Cornell y se incorporara a la facultad de Stony Brook.

"Tal vez había algunas maneras de predecir los precios estadísticamente", dijo Simons en una entrevista de 2015 con Numberphile. "Poco a poco fuimos construyendo modelos". En 1978 abandonó definitivamente el mundo académico para probar suerte en la gestión de dinero. Fundó Monemetrics, precursora de Renaissance, en Setauket, al este de Stony Brook. Recurrió a un viejo amigo y compañero de la AIF, Leonard Baum, cuyos modelos matemáticos podían utilizarse para comerciar con divisas. Trajo a Ax, su antiguo colega de Stony Brook, para supervisar el trabajo de Baum.

Ax llegó a la conclusión de que los modelos funcionaban no sólo con las divisas para las que Baum los había escrito, sino para cualquier futuro de materias primas. Simons puso a Ax al frente de su propia cuenta de operaciones, Axcom Ltd., que acabó dando origen a Medallion. Los dos primeros años de Medallion fueron desiguales, pero en 1990, tras centrarse exclusivamente en operaciones a corto plazo, Medallion obtuvo una rentabilidad del 56%, neta de comisiones, y a partir de entonces el rendimiento nunca decayó.

Simons: "Se puede predecir el curso de un cometa más fácilmente que el de las acciones de Citigroup"

Sobre su propia transición de la ciencia a las finanzas, Simons observó una vez: "Se puede predecir el curso de un cometa más fácilmente que el de las acciones de Citigroup". El atractivo, por supuesto, es que se puede ganar más dinero prediciendo con éxito una acción que un cometa".

Simons se comprometió a donar la mayor parte de su fortuna a organizaciones benéficas. La Fundación Simons, con sede en Nueva York, fundada con Marilyn en 1994, apoya la investigación en matemáticas, ciencias y autismo. Simons también fundó Math for America, que concede becas a profesores de matemáticas y ciencias de las escuelas públicas de Nueva York. El año pasado donó 500 millones de dólares a la dotación de la Universidad Stony Brook, una de las mayores donaciones a la enseñanza superior en la historia de Estados Unidos.

"Jim tuvo tres carreras totalmente notables: como matemático, como pionero de los métodos cuantitativos en el comercio y como filántropo", dijo Jeff Cheeger, Catedrático Silver de Matemáticas del Instituto Courant de la Universidad de Nueva York, que fue alumno de Simons. "Fue uno de los grandes hombres de nuestro tiempo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud