Bolsa, mercados y cotizaciones

Las Siete Magníficas cargarán con la corrección de Wall Street y el daño en bolsa será desproporcional

  • El grupo se disparó un 99% hasta marzo y ha llegado el momento de una reversión
  • Los resultados dirán si se justifican las valoraciones por la IA y sin el apoyo de la Fed
  • Meta puede caer un 20% y Tesla bajar a mínimos de diciembre de 2022
Foto: Dreamstime.

Wall Street está recapacitando. Aunque en el primer trimestre del año había una gran confianza en el auge de la inteligencia artificial (IA) y en los recortes de tipos de la Reserva Federal (Fed), este escenario ha empezado a cuestionarse con la llegada del segundo trimestre. Los inversores no dudaron en el comienzo del curso en ir a por las grandes tecnológicas, pero ahora se dan cuenta de que han podido excederse. La temporada de resultados permite corroborar si el ascenso estaba justificado o si toca un baño de realidad. Desde Federated Hermes anticipan que las Siete Magníficas pagarán el pastel y que cargarán con gran parte de la corrección.

Toca comprobar si las valoraciones son razonables tras un frenético ascenso. "En los últimos 18 meses, hasta el 31 de marzo, las Siete Magníficas se dispararon en conjunto un 99%. Mientras que el S&P 500 subió un 37%, los '493 olvidados' subieron un mísero 22%. En consecuencia, hemos estado esperando una reversión a la media de este desequilibrio de valoración", explican desde la gestora. Esa anomalía justifica que los inversores den marcha atrás en las tecnológicas y propicia la rotación de carteras. Por eso, consideran que el momento de las grandes capitalizadas de Wall Street se ha agotado y que estas cargarán "desproporcionadamente" con la mayor parte del daño.

Ese rally de Wall Street se ha puesto en entredicho a medida que se constataba que la inflación es persistente en Estados Unidos y que tardará más de lo previsto en controlarse. En consecuencia, cada vez se esperan menos recortes de tipos, incluso por parte de la propia Fed. Las previsiones de marzo del organismo anticipaban tres descensos de 25 puntos básicos, pero varios de sus miembros ya no dan por buena esa proyección y consideran que la flexibilización podría ser menor. La economía está fuerte y los precios no terminan de coger el camino descendente.

Este contexto hace que sea más complicado justificar las valoraciones que tocaron las tecnológicas en el momento de mayor optimismo de 2024, lo que ha provocado la corrección de abril. "Tras el buen comportamiento de la renta variable en el primer trimestre, prevemos un segundo trimestre agitado debido a la incertidumbre relacionada con la Reserva Federal", apunta Phil Orlando, estratega jefe de renta variable de la firma. Cree que la salida de los inversores de las grandes tecnológicas va a continuar mientras que se extenderá la rotación hacia otros valores.

La temporada de resultados en curso permitirá a los inversores ajustar sus posiciones y valorar si los PER elevados con los que llegan las tecnológicas a la rendición de cuentas están justificados, lo que decidirá el rumbo de estas acciones. Todas las Siete Magníficas tienen una ratio precio-beneficio (PER), la métrica que permite contrastar los beneficios de una compañía y su capitalización, superior a la del S&P 500, que actualmente es de 22,46. Cuando esta cifra supera el 20 se considera que el PER es alto, lo que implica que las expectativas de beneficios para la firma son muy altas o que esta está sobrevalorada.

Dentro del grupo de las magníficas, el PER más bajo lo tiene Apple (25,83) y el más alto lo ostenta Nvidia (65,9). Y, entre medias, están las demás: Alphabet (26,25), Microsoft (36,27), Amazon (60,5), Meta (27,9) y Tesla (54,37). Esto implica que las tecnológicas tienen que demostrar ahora que tienen ese potencial de beneficios gracias a que pueden seguir creciendo gracias a la IA o pese a que no vaya a haber tantos recortes de la Fed.

Algunos analistas ya están poniendo el foco en esta cuestión, en las altas expectativas a las que se enfrenta el sector en los próximos días. Sam North, experto de mercados de eToro, recuerda que Meta ha subido un 500% tras la corrección del 80% que alcanzó tras los altos de 2021. "Tras un resurgimiento tan fuerte, los beneficios tendrán que ser buenos o los inversores empezarán a retroceder", explica. En ese sentido, la firma de Zuckerberg tiene que demostrar si sigue creciendo en usuarios, si puede mantener los precios de los anuncios elevados, cuál es la eficiencia lograda gracias a su inversión en IA o si puede repartir dividendos por cuestiones regulatorias. Si decepciona, el estratega considera que las caídas pueden llegar al 20% desde niveles actuales, hasta los 385 dólares.

Tesla es otra de las compañías que está en el foco junto a Meta, ya que sus presentaciones de resultados son hoy y mañana, respectivamente. Mientras que las perspectivas para la red social son positivas, las de la de automoción son malas, ya que se espera que bajen los ingresos y los beneficios, lo que ya ha provocado un bajón del 40% en bolsa en lo que va de año. Aunque los inversores pueden conformarse con noticias menos malas de las esperadas, si el informe no cumple con lo esperado, la actual correción se agravaría. "Otro informe que no cumpla las expectativas y el mínimo de 102 dólares de diciembre de 2022 podría estar al alcance de la mano, lo que representaría una caída desde el -75%", apunta el analista de eToro.

Aunque se espera que los beneficios por acción del S&P 500 crezcan un 3,2% en el primer trimestre, las previsiones para las tecnológicas son de un aumento del 38% en la misma métrica, según el consenso de Bloomberg. Sin embargo, algunos analistas no ven el panorama despejado en bolsa debido a que ha cambiado el telón de fondo del mercado y ese mayor pesimismo puede provocar que, aún si las cuentas van bien, el margen de que estas decepcionen es muy amplio.

Desde Jupiter AM también llaman a la cautela tras el espectacular rally, ya que este ha acabado dando paso a las dudas respecto a las bajadas de tipos y a las crecientes tensiones geopolíticas, lo que ha cambiado el panorama a uno de incertidumbre. La divergencia en bolsa que han mostrado las 'favoritas' de Wall Street debería ser el primer aviso para los inversores, que tienen que evitar "dejarse llevar por el rebaño", señala Amadeo Alentorn, gestor de inversiones de renta variable de la casa.

Otros analistas son más optimistas y, pese a que la baza de la flexibilización monetaria se ha debilitado, siguen confiando en la IA. Pedro del Pozo, director de inversiones de Mutualidad, cree que esta tecnología marcará la línea divisoria entre unas tecnológicas y otras. "Aunque algunas de las grandes empresas tecnológicas han experimentado correcciones en su valoración de mercado, aquellas enfocadas en el desarrollo y aplicación de la IA continúan captando el interés significativo de los inversores. Esta tendencia subraya el reconocimiento del 'apellido mágico' que la IA representa actualmente en el sector tecnológico, marcando un notable contraste con otras áreas que han visto ajustes en sus cotizaciones", dice.

Por eso, la divergencia de las Siete Magníficas podría continuar, lo que implicaría que es más importante analizar las inversiones una a una y evitar posicionarse en un fondo pasivo que replique al índice S&P 500. La apuesta por este grupo de tecnológicas empezó a ponerse en cuestión cuando Apple o Tesla se descolgaron del rendimiento de sus compañeras y, desde entonces, las dudas no han dejado de sucederse. Ahora también está en entredicho el ciclo de flexibilización monetaria de la Fed y se plantea si el auge por la IA dio lugar a un posicionamiento excesivo. Este panorama deja el listón muy alto para las grandes capitalizadas ante los resultados que están a la vuelta de la esquina.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud