Bolsa, mercados y cotizaciones

Los gestores entran en materias primas al mayor ritmo de la historia y huyen de la renta fija

  • La encuesta de BofA confirma el apetito por el riesgo al ver una economía que acelera
  • Las ventas de renta fija por los gestores son las más fuertes que se han visto en 21 años
  • Los gestores esperan 2 recortes de tipos de la Fed en 2024 y alertan del peligro inflacionista
Los gestores vuelven al ciclo y salen de la renta fija. Foto: Dreamstime
Madridicon-related

La rotación de los gestores de fondos hacia activos cíclicos se ha completado. La última encuesta de Bank of America confirma el giro que comenzó en febrero y tuvo continuidad en marzo, por el cual los gestores empezaron a asimilar que la economía era lo suficientemente fuerte como para volver a invertir en activos de riesgo. Si en febrero se descartó la recesión por primera vez en dos años, y en marzo esta tendencia siguió ganando fuerza, en abril los gestores han confirmado que esperan un crecimiento económico más fuerte en los próximos 12 meses, algo que no ocurría desde diciembre de 2021. Y, con este escenario macro de fondo, los gestores han reaccionado en consecuencia: en abril han entrado en materias primas con la mayor intensidad de la historia, al tiempo que venden renta fija con la mayor rapidez de los últimos 21 años, el activo que llevaba años siendo claro protagonista en las carteras de los gestores.

Los gestores ya tenían claro en febrero que la recesión global está descartada en 2024, pero ahora ya ven un suelo en el frenazo que ha experimentado la economía en los últimos años. En 12 meses el crecimiento económico será mayor, algo que no ocurría desde hace dos años y medio, en diciembre de 2021. Por eso, la media de los 224 gestores que ha encuestado BofA en abril, con un patrimonio conjunto de 638.000 millones de dólares, considera que ha llegado el momento de huir de la renta fija y rotar como nunca antes lo habían hecho hacia la clase de activos más cíclica que existe: las materias primas.

No es una novedad que la renta fija no está dando los resultados que se esperaban a principios de año. Un escenario de frenazo de la economía, o incluso de recesión, prometía buenos resultados en este tipo de activos, pero el giro que ha dado la situación macro, y la reacción que han tenido los títulos de renta fija en 2024, con pérdidas del 4,6% de media en un año que se esperaba positivo, ha terminado convenciendo a los gestores de que es mejor invertir en otros activos. Los bonos han sido el activo que más peso ha perdido en las carteras de los encuestados en el último mes, a costa de las materias primas y del sector de materiales, que han liderado las entradas en este periodo.

La posición en liquidez y en renta variable también ha cambiado acorde con la nueva visión macroeconómica que tienen los gestores. La primera ha caído con fuerza, con salidas sólo superadas por las ventas que se han visto en renta fija, mientras que la renta variable ha aumentado su peso y ya es el activo más sobreponderado en las carteras de los encuestados. La entrada en bolsa que se ha producido en el último mes es la más fuerte que se ha visto en un periodo similar desde enero de 2022. Las perspectivas de crecimiento de los beneficios empresariales apoyan este posicionamiento, ya que sigue aumentando el optimismo por parte de los gestores de cara a ver un aumento de las ganancias de las empresas en los próximos 12 meses, con las expectativas ya alcanzando máximos de los últimos 3 años.

Recortes de la Fed y miedo a la inflación

Con un escenario macroeconómico tan optimista, el peligro de que la Reserva Federal estadounidense (Fed) no vaya a ser capaz de recortar los tipos de interés en 2024 como se esperaba está creciendo, pero los gestores no han cambiado sus expectativas de recortes de tipos por parte de la Fed para este año, y mantienen su visión de que se recortarán los tipos de interés dos veces antes de que comience 2025.

Sin embargo, los gestores siguen avisando del peligro inflacionista que acecha a la economía. Al fin y al cabo, un mayor crecimiento apoyará subidas de precios más fuertes de lo que se esperaba, y esto puede hacer descarrilar la hoja de ruta de bajadas de tipos que mantiene la Fed. Los encuestados siguen manteniendo la posibilidad de que la inflación vuelva a subir como el mayor peligro al que se enfrentan los mercados en este momento, y sitúan los riesgos geopolíticos en segundo lugar, a pesar de que las tensiones en Oriente Medio y Europa continúan aumentando.

Con todo, queda claro habrá que vigilar la inflación, según la opinión de los gestores encuestados, pero lo más probable es que el avance del IPC siga moderándose a 12 meses, aunque se trata de un escenario que va perdiendo fuerza con el paso de los meses. A principios de año un 80% neto de los gestores esperaban una inflación menor que la actual dentro de un año, pero este porcentaje se ha ido reduciendo, hasta el 45% neto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud