Bolsa, mercados y cotizaciones

La bolsa china aún se compra con un descuento del 27% sobre su media histórica

  • Es de las que ofrece mayores rebajas entre los principales índices mundiales 
  • Los expertos esperan un BPA récord en 2024 que se adquiere a un PER de 11 veces 
  • En el año se revaloriza casi un 5% y aún tiene un potencial del 17%
Archivo
Madrid icon-related

El despertar que se esperaba del gigante asiático, en letargo desde el Covid, no está siendo como se imaginaba. China está atravesando una crítica situación económica, con un contexto deflacionario, una deuda que no deja de crecer a la par que sufre una caída de la demografía lo que aumenta el peso de la deuda por persona y una crisis en el sector inmobiliario. Todo ello se está reflejando en un mercado que, lejos de las tensiones que pueda vivir el país, continúa ofreciendo una atractiva oportunidad de inversión y los expertos esperan para el principal índice chino, el CSI 300, beneficios por acción históricos en 2024. Ello, sumado a las caídas, hace que la bolsa china se compre con importantes descuentos sobre su media histórica, incluso pese al repunte que vive el selectivo en el último mes.

"Se han identificado las principales causas [del declive chino]: las políticas anti-Covid excesivamente estrictas, las alteraciones en las cadenas de producción, un gobierno central imprevisible y feroz frente a las empresas (sobre todo tecnológicas), las medidas proteccionistas tomadas por EEUU y un rebote económico a comienzos de 2023 que se quedó sin fuelle rápidamente, pero también, y sobre todo, una crisis inmobiliaria que parece no tener fin. A pesar de las diferentes medidas de estímulo que se han aplicado durante los dos últimos años, como la peligrosa orden impartida a los bancos para que sigan prestando a las promotoras inmobiliarias, la actividad no remonta", explica Alexis Bienvenu, gestor de fondos en La Financière de l'Echiquier.

Los inversores recogieron a comienzos de año este difícil contexto macroeconómico y el CSI 300 llegó a dejarse más de un 7% de su valor en un mes. Estas pérdidas llevaron al índice a niveles que no visitaba desde 2019, superando incluso la caída producida por el Covid. Ahora, parece que el apetito inversor por la bolsa china está regresando y el selectivo rebota desde aquellos mínimos que marcó a comienzos de febrero sobre un 13% y coloca sus cuentas anuales en positivo, con un avance alrededor del 5%.

También los expertos comienzan a ver un escenario más prometedor para la economía china: "Se espera una trayectoria de crecimiento relativamente sólida para China, en gran parte debido al ciclo crediticio, con factores prospectivos que sugieren que será cada vez más favorable a lo largo del año", explica el equipo de análisis de Bank of America. Según los estrategas del banco, la economía china podría superar a sus pares globales ya que el impacto retardado del ajuste monetario pesará sobre el crecimiento en Estados Unidos y Europa.

En la misma línea apuntan desde UBS AM Iberia: "Para pensar en las oportunidades de cara al futuro, los inversores deben cambiar su mentalidad y pasar de un viejo modelo de China a uno nuevo. El país sigue siendo una potencia manufacturera, pero hace tiempo que es más que eso. El sector tecnológico, propulsado por innovaciones tan profundas y cotidianas, puede ocupar el lugar de un mercado inmobiliario que se desinfla, lo que cambiaría para siempre la dinámica y la naturaleza del crecimiento económico del país". De hecho, ya hay compañías como BYD, Pinduoduo o Alibaba, entre otras que, con sus valoraciones, están comenzando a cuestionar la hegemonía de Estados Unidos.

Actualmente el CSI 300 cotiza a un PER (veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción) de 11,4 veces. Esta valoración le convierte en uno de los índices más baratos sí se le compara con otros como el Stoxx 600 (12,4 veces) o el S&P 500 (21,1 veces). Este multiplicador de beneficios ofrece, además, un descuento del 27% con respecto a la media histórica del índice de 15,5 veces. Este descuento es, además, de los más elevados entre las principales bolsas del mundo. Solo el FTSE MIB (el índice de referencia de la bolsa italiana) y el Ibex se adquieren también con rebajas de tal nivel sobre su media histórica, concretamente del 31% y 27% respectivamente.

Este abaratamiento del índice se sustenta en el crecimiento de beneficios que el consenso de analistas que recoge Bloomberg espera para el índice. Tras lograr el 2023, un BPA de 283 yuanes por acción, los expertos esperan que la cifra crezca un 12% este año hasta alcanzar los 316 yuanes. Estos beneficios serían históricos al superar el actual techo de cosecha de beneficios que el selectivo alcanzó el 2019, de 300 yenes por acción.

Más allá de adquirir el índice chino a precios asequibles, los analistas también se muestran optimistas en cuanto a su comportamiento a los próximos meses. En concreto ven a su cotización un 18% por encima de los niveles actuales, en los 4.242 puntos que fijan de precio objetivo medio. El dividendo del índice en 2024 roza el 3%.

"El año pasado me sorprendió la visión inusualmente uniforme que el mercado tenía de China, inundada de negatividad y pesimismo, así como la consiguiente infraponderación y salida de capitales de los activos chinos. Entre las principales razones que explican este sentimiento destaca la imprevisibilidad que han introducido algunos años de medidas regulatorias, difíciles tanto para las empresas como para los inversores. Pero nuestro optimismo sobre China se basa en algo más estructural y de largo plazo, que no se ha visto comprometido por lo que considero una narrativa miope", explica Diogo Gomes, senior CRM UBS AM Iberia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud