Bolsa, mercados y cotizaciones

Dos tercios de las carteras de gestión discrecional se encuentran en perfiles de riesgo

  • Las grandes gestoras impulsan este segmento de negocio para fidelizar a sus clientes
  • CaixaBank es la líder con un volumen patrimonial de 44.000 millones
Dos tercios de las carteras de gestión discrecional se encuentra en perfiles de riesgo
Madridicon-related

Dos tercios del patrimonio de las carteras de gestión discrecional de las principales entidades financieras se encuentra invertido en perfiles de riesgo, un dato que rompe el tópico sobre el conservadurismo de los partícipes españoles y demuestra la eficacia de este servicio, teniendo en cuenta todos los acontecimientos que han afectado a los mercados en los últimos años, desde la pandemia del Covid hasta el regreso de la inflación.

La gestión discrecional se ha convertido junto con el asesoramiento en la principal via de distribución de fondos de inversión en España, ya que representa el 66%, con un volumen intermediado de 211.765 millones de euros, según los últimos datos de Inverco, correspondientes al tercer trimestre.


A cambio de pagar una comisión explícita, más las tasas de los fondos subaycentes en la cartera, los inversores delegan la gestión de su patrimonio a medio y largo plazo en las gestoras. Para las firmas de inversión es una forma de fidelizar a los clientes más lucrativa que la mera venta de los fondos de moda, como los de rentabilidad objetivo, ya que se supone que este tipo de partícipe ha dado el salto de mero ahorrador a inversor y está más convencido para permanecer durante un tiempo indefinido según sus objetivos de inversión, olvidándose de la volatilidad del mercado.


Y, a tenor de los datos proporcionados por las firmas, este mayor horizonte temporal anima a los inversores a apostar por carteras de mayor riesgo para obtener una mayor rentabilidad. En el caso de CaixaBank, que lidera la gestión de carteras con casi 44.000 millones de euros y 521.000 contratos de clientes minoristas (algo más de la mitad del total en este servicio de todas las entidades), los perfiles conservadores superaban los 13.500 millones, cifra que solo representa el 31% del patrimonio en los diferentes servicios de gestión discrecional de carteras de la firma.


La entidad catalana ha sido la que más ha apostado por este segmento de negocio en los últimos años y cuenta con varios servicios según el tipo de cliente: las carteras Master y las carteras Smart, más parecidas a lo que ofrecen roboadvisors como Indexa o Finizens, aparte de las personalizadas.


En las carteras Smart, la entidad distingue entre Smart Money y Smart Allocation, que invierten en una docena de fondos de una amplia tipología de activos y tienen como objetivo seguir a los índices de referencia con la menor diferencia posible con un coste muy ajustado.


Pero mientras las Smart Money cuentan con una gestión optimizada de la cartera en términos de rentabilidad-riesgo con visión a largo plazo y monitorización, para adaptarla a las distintas realidades de un ciclo económico, las Smart Allocation cuentan con una gestión basada en un modelo cuantitativo que analiza el ciclo económico, el valor relativo entre los activos y las tendencias de corto plazo en los precios y, en base a esto, ajusta la exposición a los activos de riesgo de la cartera.


En BBVA, que maneja algo más de 18.000 millones en este servicio, los perfiles de riesgo muy bajo y bajo, como los denonima la entidad, únicamente representan un 28% del patrimonio, mientras que el perfil medio acapara un 50% del total.


Santander no ha facilitado cifras sobre el porcentaje de su volumen patrimonial diferenciado por perfiles de riesgo, peroprobablemente será similar al de sus competidores más directos. La entidad ha sido una de las que más ha crecido en patrimonio de carteras discrecionales, un 14% desde finales de 2022.


En otras entidades, como Ibercaja, la gestión discrecional de carteras todavía no supone un porcentaje significativo del volumen patrimonial que maneja la gestora, puesto que tan solo asciende a 1.240 millones (de los algo más de 22.000 millones), del que el 52% son carteras de perfil conservador. Y en KutxaBank, que cuenta con casi 12.000 millones de euros de patrimonio en carteras de gestión discrecional, el 17% se encuentra en el perfil de riesgo más bajo de la entidad, mientras que el 38% se encuentra en el segundo escalón de riesgo, de los cuatro con que cuenta la entidad vasca.


En Banco Sabadell, su servicio de gestión de carteras estandarizada cuenta con 1.162 millones de patrimonio, de los que un 19% se encuentran en el perfil conservador. Y en Renta 4, el 10% de los 600 millones de euros que maneja en este segmento se corresponde con carteras conservadoras.
La nueva normativa europea pretende quitar los incentivos en la distibución de los fondos de inversión (las famosas retrocesiones), lo que indirectamente supone un impulso para la gestión de carteras.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud