Bolsa, mercados y cotizaciones

El azafrán iraní atraviesa una crisis: sin solución en el corto plazo para el 'oro del desierto'

  • La producción de azafrán se ha desplomado por el cambio climático
  • La inflación en el país y las sanciones occidentales también lastran este mercado
  • Irán es el segundo exportador de especias a España gracias al condimiento
Foto: Bloomberg.

El cambio climático está arruinando las cosechas y encareciendo el precio de los alimentos. Irán es uno de los países que está sufriendo las temperaturas extremas en uno de sus productos clave, el azafrán. Más del 90% de la especia procede de este país, conocida como el 'oro del desierto', ya que se cultiva en entornos áridos y es el sustento económico de la región de Jorasán, al este del país.

La situación es desastrosa en Irán, donde las cosechas se han reducido considerablemete y los precios se han disparado, hasta tocar nuevos máximos. El kilogramo de este condimento ha ascendido a los 1.400 dólares, el doble de lo que valía el año pasado e, incluso, llega a venderse por 1.800 dólares el kilogramo, según Financial Times, que relata la situación de los productores locales.

La temporada del azafrán tiene lugar entre octubre y noviembre, que es cuando empiezan a recogerse las flores lilas que caracterizan la hoja que rodea la especia. Sin embargo, este curso ha hecho demasiado frío, demasiado calor y ha habido muy poca lluvia, algo que pesa más en las zonas áridas o semiáridas, como las destinadas a este cultivo. Por eso, la producción se ha hundido entre un 50 y un 60%.

España, por ejemplo, es uno de los grandes consumidores de azafrán del mundo. Esto hace que China sea el mayor proveedor de especias de nuestro país e Irán se coloque en segundo puesto, gracias al condimento rojizo, según los datos del ministerio de Industria, Comercio y Turismo de 2022. A su vez, España es un gran exportador de azafrán y, en los datos nacionales, se puede observar el importante encarecimiento de la especia.

El año pasado, España exportó casi un 50% menos de azafrán, pero facturó un 35% más, lo que refleja que la caída de los envíos se compensó por el aumento de los precios, lo que hizo que los ingresos crecieran en tasa interanual.

Sin embargo, este año en Irán van a ganar la mitad que el ejercicio pasado y los productores solo esperan que esta situación empeore, según relata el medio británico, ya que el cambio climático no tiene solución en el corto plazo.

El país del golfo Pérsico lleva tiempo desarrollando el mercado del 'oro rojo', como también se le conoce, y en 2017 lanzó la negociación e intercambio de azufre y los futuros del mismo. Antes de ello, se habían estado mejorando los cultivos y los métodos de procesamiento. Además, se implementaron estándares de calidad internacionales.

Pese a la evolución de este mercado, el cambio climático, la inflación en el país o las sanciones estadounidenses están debilitando el azafrán. La escalada de los precios a nivel nacional está haciendo que los propios iraníes renuncien a comprar el producto, además de las restricciones comerciales al país.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud