Bolsa, mercados y cotizaciones

La deuda de Estados Unidos registra la semana de compras más intensa desde enero

  • El bono español a diez años cede el 3% por vez primera desde noviembre del año pasado
  • El bono británico es el que más sube de precio desde el lunes
Diferentes divisas del mercado. Dreamstime
Madridicon-related

Los discursos de los banqueros centrales dieron al mercado sirvieron para rebajar la expectativa del riesgo en los bonos soberanos. La presión compradora llevó a la renta fija a registrar la segunda semana del año con mayor incremento de precios o recorte de rentabilidades en el mercado secundario desde la primera semana de enero de este año.

El bono estadounidense con vencimiento a diez años cayó bajo el 4% y al cierre de la sesión bursátil europea la rentabilidad se situó 33 puntos básicos por debajo del retorno con el que abrió el lunes. Es decir, en dos meses la deuda soberana de referencia para el mercado ha caído más de 100 puntos básicos.

La mayor parte de expertos baraja que los primeros recortes de tipos de interés, tanto por parte del Banco Central Europeo como por la Reserva Federal de Estados Unidos, llegarán en el primer semestre del año que viene. Y los propios banqueros centrales no enfriaron ese discurso. De hecho, el presidente de la Fed, Jerome Powell, anticipó que el 2024 tiene cabida para recibir hasta tres recortes de tipos de interés de 25 puntos básicos cada uno. Esto amplía la flexibilización de su política monetaria en un ajuste más del esperado por la institución en septiembre.

Tambien los bonos europeos registraron caídas del rendimiento de 30 puntos básicos desde el pasado lunes. La deuda alemana a diez años está en el 2,02% mientras que la deuda española se situó por debajo del 3%, que no se anotaba desde febrero de 2023. El bono italiano con el mismo vencimiento está en el 3,73% y el francés en el 2,55%

No obstante, fue la deuda británica la que registró el mayor incremento de precios en la semana, con los Gilt a diez años al punto de ceder 40 puntos básicos en cinco sesiones. El bono del Reino Unido se sitúa en el 3,7% después de la reunión del Banco de Inglaterra (BoE). El responsable de la política monetaria británica tampoco modificó sus tipos de referencia, que siguen clavados en el 5,25% por una inflación subyacente más persistente y elevada que la de la eurozona o la estadounidense.

De hecho, las previsiones que recoge Bloomberg sitúan el primer recorte del BoE para septiembre. Según señalan desde Julius Baer, este diferencial entre los tipos del BCE y el Banco de Inglaterra a partir del segundo semestre de 2024 será "un viento de cola" para la economía, aunque el débil contexto debilitará a la libra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud