Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Qué es el TPI? El escudo secreto del BCE para proteger a los bonos periféricos

Reuters.

Hace prácticamente un año, cuando el BCE comenzó la escalada de tipos, desterrando los tipos negativos, surgió un pequeño problema, que revivía la crisis de deuda de 2012, al dispararse la rentabilidad de los bonos europeos de los países más débiles. El banco central no tuvo más remedio que sacarse un conejo de la chistera, llamado Instrumento de Protección de Transmisión (TPI), y que debía servir para evitar la fragmentación crediticia dentro del euro.

¿Qué es el TPI?

Es la última herramienta diseñada por el BCE para mantener bajo control la deuda europea, que se une al arsenal de la última década, como el PEPP o las APP. Se trata de un nuevo programa de deuda, que todavía no se ha utilizado, pero que tiene la particularidad de ser selectivo por países. Las anteriores herramientas funcionan de manera indiscriminada y se despliegan para los bonos de todos los países.

¿Cuándo se lanzó?

El año pasado, cuando el BCE comenzó a subir tipos de interés. El organismo, además, ya había anunciado meses antes la retirada en la compra de bonos. Estas medidas propiciaron un tensionamiento del mercado de bonos y volvieron a aparecer las primas de riesgo, sobre todo en Italia. Cuando el diferencial del bono italiano con el bund alemán se acerca a los 200 puntos, se encienden las alarmas en Fráncfort.

¿Para qué sirve?

Como hemos dicho, nunca se ha utilizado. "Puede activarse para contrarrestar dinámicas de mercado desordenadas e injustificadas que plantean una grave amenaza a la transmisión de la política monetaria en toda la zona del euro", explicaron desde el BCE. En palabras, para andar por casa: sirve para que la prima de riesgo de cualquier país no se desmadre y tire por tierra todos los esfuerzos del BCE de mantener la estabilidad financiera.

¿Por qué es importante?

Para el BCE es capital la transmisión eficaz de la política monetaria. De nada sirve subir los tipos para bajar la inflación, si a Italia se le cierran los mercados. El TPI debe "garantizar que la postura de la política monetaria se transmita sin problemas a todos los países de la zona del euro".

¿Qué tiene de especial?

Las compras de TPI se centrarían en títulos del sector público con un vencimiento restante de entre uno y diez años. Si procede, podrían considerarse compras de valores del sector privado. Hasta aquí comparte elementos comunes con otros programas de compra de deuda y lo especial es la "elegibilidad". El BCE tendrá la libertad de disparar sobre la deuda de un determinado país para contener los intereses.

¿Tiene poderes mágicos?

Las herramientas más poderosas del BCE son las que no se utilizan porque, en parte, nadie sabe las consecuencias que puede tener, lo que se traduce en una capacidad enorme para disuadir al mercado. Si el Bernabéu cuenta con el espíritu de Juanito, el BCE puede apelar a la épica del espíritu de Draghi, el antecesor de Lagarde y que será recordado como salvador del euro por su famoso whatever it takes. El banquero italiano en el peor momento de la crisis de deuda soberana de 2012 lanzó el OMT, el programa de compra masiva de deuda. No hizo falta utilizarlo. El mercado retiró los ataques a la deuda europea con solo su anuncio. El TPI debería jugar un papel parecido de intimidación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud