Bolsa, mercados y cotizaciones

La 'crisis del chocolate': el cacao se dispara más de un 20% en plena caída de las materias primas

  • Problemas climáticos en África están sacudiendo las redes mundiales de comercio

Tras unas fuertes fluctuaciones en 2022 derivadas de la guerra de Ucrania, este 2023 se está saldando con caídas generalizadas por parte de todas materias primas. Sin embargo, hay una excepción: el chocolate. El precio del cacao ha seguido un rumbo completamente opuesto al de sus homólogos en la bolsa de Chicago y, mientras el índice sectorial que recoge todas las materias agrícolas (S&P GSCI Agriculture) marca caídas del 4,24%, en lo que vamos del año, la cotización del cacao sube más de un 23,46%.

Desde Nielsen coinciden con esta tesis, aunque matizan que el precio medio del chocolate (contando con otros ingredientes como el azúcar, harina o manteca) ha subido en su conjunto un 14%. Y el motivo viene de un fuerte problema de producción en África Occidental relacionados con el clima. Una situación extraña para los productores locales que ha sacudido el suministro global, desatando un déficit que ha agitado los precios del dulce que anualmente tiene un consumo mundial de más de 7,5 millones de toneladas.

Costa de Marfil y Ghana son los dos mayores exportadores con diferencia de cacao en el mundo. El primero vende al mundo cerca de 3.800 millones de dólares anuales en cacao mientras que el segundo hace lo propio con 1.510 millones de dólares. Esto supone una gran diferencia con respecto al resto de países y solo entre ambas naciones controlan las ventas del 55% de cacao que se producen en el mundo. Por lo tanto, una tormenta de Yamusukro puede provocar que el precio de una tableta de chocolate en Londres, Madrid o Nueva York se dispare.

Desde Wisdom Tree destacan que el suministro de Costa de Marfil se ha visto "claramente amenazado por condiciones climáticas adversas". Estas condiciones también han afectado a su vecino y se trata un fenómeno atmosférico extraño conocido como "El Niño". Habitualmente este produce un aumento inusual de las temperaturas en periodos de entre tres y siete años.

Habitualmente la llegada de "El Niño" supone condiciones más secas que lastran de forma determinante la producción agrícola de estos país. El problema es que, además, este fenómeno se ha mezclado con otros problemas climáticos como monzones que han generado inundaciones esporádicas y enfermedades.

La industria ya venía de un déficit en la temporada final de 2022, según la La Organización Internacional del Cacao (ICCO, por su siglas en inglés). A pesar de que creen que la oferta mundial aumentará ligeramente hasta las 5.017 millones de toneladas (un 4%) y que la demande caiga un 1%, prevén para esta primera campaña de 2023 otro déficit de 10.000 toneladas de cacao. Además de los problemas en África, desde la patronal afirman que en buena medida ha habido una desaceleración de la producción por el incremento de los costes de explotación, por el "fuerte contexto inflacionista mundial" y unos costes energéticos "persistentemente más elevados".

También ha influido la subida relámpago del precio mundial del azúcar

Sin embargo desde Wisdom Tree piden calma con respecto a la situación actual. En su último informe sobre materias primas explican que "las presiones climáticas acabarán relajándose y siendo más favorables, mientras que la demanda bajará debido a un ciclo macroeconómico más débil". En ese sentido anticipan que este 'rally imparable del chocolate' se calmará en los próximos meses.

Al margen de este problema, también están los elevados precios del azúcar, otro elemento clave para el chocolate. El segundo mayor productor global, India, ha registrado un déficit de fabricación debido a la sequía y, además, la producción europea de remolacha azucarera se ha visto perjudicada por los precios de la energía. Y no solo han sido estos dos problemas, sino que se han sumado revisiones de producción en China y Tailandia debido a motivos climatológicos.

Esto ha provocado que el azúcar sea, con diferencia, la materia prima que más se revaloriza en lo que va de año con un alza superior al 29% que ha sorprendido a los mercados. De hecho sus precios ya están en máximos de 11 años. Queda por ver si un clima más relajado y una demanda más suave moderarán las perspectivas de la materia prima, o solo estamos ante el inicio de una subida más amplia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud