Bolsa, mercados y cotizaciones

La crisis de la marihuana puede convertirse en una prometedora inversión: ¿cuándo y de qué depende?

  • Las pérdidas de las principales cotizadas ascienden al 85%, según eToro
  • El potencial del sector depende de su liberalización nacional en EEUU
  • En 2022, las ventas de cannabis fueron de 29.300 millones de dólares
Banderas con la hoja de la marihuana frente al Capitolio de EEUU. Foto: Reuters.

Los defensores de la marihuana en Estados Unidos celebran cada 20 de abril su día. Aunque hoy es 420 (como se conoce la fecha en términos informales), el sector "tiene poco que celebrar", señala Ben Laidler, estratega de eToro. Pese a que el mercado del cannabis tiene buenas perspectivas a futuro, su potencial todavía no se ha desbloqueado. De hecho, su particularidad es que no se sabe cuándo despegará esta sustancia, una incertidumbre que, últimamente, ha castigado a sus inversores.

No hace falta más que mirar el rendimiento de los fondos cotizados (ETFs) del sector. El Pure US Cannabis ETF ha caído casi un 24% en lo que va de ejercicio, es decir, prácticamente una cuarta parte de su valor. Pero su desplome del último año asciende al 70%. Otro indicador, el Horizons US Marijuana Index ETF, se ha dejado cerca de la mitad de su valor en los últimos seis meses y, en el último año, la caída es del 65%.

"El crecimiento del sector se ha visto restringido. No ha crecido al ritmo que muchos predijeron y esto queda ilustrado por lo pequeño que sigue siendo en comparación con otros sectores 'del pecado'", explica el estratega de mercados globales de la plataforma. El mercado de cannabis en EEUU se ha estancado porque su regulación no ha avanzado y eso hace que siga muy rezagado frente a la industria del alcohol o del tabaco. La mayor capitalizada en este ámbito es Curaleaf, con 1.753 millones de dólares de valoración. La tabacalera Philp Morris multiplica por 89 esa cifra, según el cierre de ayer miércoles de ambas compañías, lo que refleja la distancia entre ambas industrias. 

Pero lo que le falta a la marihuana estadounidense para avanzar es su liberalización estatal. En el país, su consumo recreativo está permitido en una veintena de estados y, su uso medicinal, en más de una quincena, según la National Cannabis Industry Association (NCIA). Sin embargo, está pendiente la aprobación de la ley, Marijuana Opportunity Reinvestment and Expungement Act o More Act, que regula su consumo a nivel nacional. El Congreso la aprobó hace un año, pero, de momento, sigue bloqueada en el Senado.

Esto implica que la marihuana está permitida para ciertos usos por estados, aunque también tiene importantes limitaciones. "Ha habido una gran decepción en el sector por la falta de movimiento hacia la despenalización federal del cannabis en EEUU, probablemente el mayor mercado del mundo. Había esperanzas de que esto ocurriera con un presidente demócrata, que pueden disiparse aún más si los republicanos vuelven a gobernar en 2024", resume Laidler.

Esas expectativas frustradas han provocado que las empresas cotizadas de marihuana lleven en descenso dos años, desde febrero de 2021, cuando las más grandes tocaron sus máximos en bolsa. Es el caso de TerrAscend, Verano Holdings, Trulieve Cannabis, Great Thumb Industries y Curaleaf. En este tiempo, las pérdidas han oscilado entre el 73% y el 85%, según eToro.

"Una prometedora inversión"

"Hasta ahora, se ha levantado inversión con el foco puesto en el potencial del mercado o en el crecimiento de la demanda", señala la NCIA en el informe sobre oferta de cannabis de 2022 de EEUU.

El sector todavía tiene varios retos por delante, como la generación de caja y la rentabilidad. Un informe de Bloomberg Intelligence explica que los resultados de estas empresas en Canadá van a decepcionar en este primer trimestre, aunque lo positivo será su mejora operacional gracias a la reducción de costes que han emprendido. El país vecino a EEUU es uno de los que ha regulado en consumo del cannabis, siendo allí legal. Por eso, es un reflejo de la situación actual, que, en todo caso, se mantiene estancada. Como ocurre en el mercado estadounidense, su evolución y potencial sigue pendiente de la liberalización en la primera potencia del mundo.

"Debemos tener en cuenta que la tendencia a largo plazo sigue siendo hacia la liberalización a nivel estatal en EEUU, con los consumidores cada vez más a favor de la legalización, según encuestas anuales, y Alemania a punto de liderar el camino en Europa al aprobar la despenalización de su uso. Esto podría hacer que algunos líderes del sector se convirtieran en una prometedora inversión a largo plazo", destaca Laidler.

El cultivo de cannabis en EEUU fue de 22 millones de kilogramos, lo que incluye el ámbito legal y el ilegal, según la NCIA. Sus ventas ascendieron a los 29.300 millones de dólares y se espera que el mercado se multiplique por 2,7 veces en 2030. Lo que matiza la asociación es que la demanda crecerá, aunque su aumento no será "sustancial", pero lo que sí ocurrirá es que está irá abandonado lo ilegal y se transformará en demanda legal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud