Bolsa, mercados y cotizaciones

El regalo inesperado para Musk y Tesla: la burbuja del litio se desinfla

Bloomberg.

El precio del litio de los últimos años ha puesto contra las cuerdas a muchas industrias, empezando por los fabricantes de coches eléctricos. La cotización del metal en los dos últimos meses ha sufrido un ajuste del 25%. Uno de los mayores productores de litio del mundo, la minera china Sinomin, pronostica que los precios seguirán cayendo con fuerza para 2023.

Desde los teléfonos móviles a los coches eléctricos. Muchas industrias dependen del abastecimiento del litio para seguir en desarrollo y los precios alcanzados por el metal en los mercados internacionales había puesto en  serios aprietos a muchas compañías. Elon Musk, fundador de Tesla, había calificado el encarecimiento "de locos" y el principal fabricante de coches eléctricos en China, BYD, lo adjetivaba cada vez que podía de "irrazonable". Pero el mercado parece que alcanzó hace dos meses un punto de inflexión.

En el mercado hay múltiples referencias de cotización de litio, pero el más seguido puede que sea el litio carbonatado chino al 95% de pureza. A mediados de noviembre, la tonelada superó los 86.000 dólares, máximo histórico. Desde entonces el precio se ha ajustado un 25%, algo inaudito en la última década, para un metal, con oferta limitada y demanda cada vez más creciente.

El presidente de la minera china Sinomine Resource, uno de los principales productores del mundo de litio, Wang Pingwei ha señalado que los precios seguirán a la baja, gracias a que las pocas minas de litio registrarán mayor producción. El litio ha estado inmerso en un enorme cuello de botella, que restringe la demanda y dispara los precios. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), calcula que un yacimiento de litio tarda alrededor de 16 años hasta que empieza a extraerse material para ponerlo en el mercado.

Pese a ello, Wang contempla que la tonelada se modere hasta los 57.400 dólares en 2023. Eso supone una caída adicional de otro 20%. Los comentarios de Wang se hacen eco de otros pronósticos. La vicepresidenta de BYD, Stella Li, ya adelantó el mes pasado, que los precios iban a seguir moderándose gracias a una mayor oferta minera.

La reciente caída es solo un respiro, los precios en China siguen siendo aproximadamente el doble que a principios de 2022, por la demanda del sector de vehículos eléctricos en rápida expansión. "Creemos que la tendencia gradual a la baja del litio continuará el próximo año", dijo Wang, pronosticando una caída de alrededor de una cuarta parte de los niveles actuales que aún dejarán a la compañía con "buenas" ganancias.

"Durante los próximos seis meses es probable que la debilidad de la demanda domine las discusiones sobre el precio del litio, ya que la demanda en China se ve desafiada por la reducción a cero de los subsidios y el aumento de los casos de Covid-19", explica Alice Yu, analista de S&P Global Commodity Insights, a Bloomberg. La evolución de la demanda china no ayudará a estimular los precios, pero "los consumidores en Occidente se seguirán enfrentando a crecientes problemas de accesibilidad".

Sinomine actualmente tiene una capacidad de producción anual de 25.000 toneladas del tipo de litio necesario para las baterías eléctricas y espera que aumente a 60.000 toneladas el próximo año. El objetivo es llegar a las 100.000 toneladas de producción para 2025.

Las previsiones de la AIE, de hace dos años, ya contemplaban la entrada de nueva producción de litio, procedente de minas en desarrollo. El organismo maneja un escenario de sobreoferta para el mercado hasta 2027, pero con un alto riesgo que las perspectivas queden en saco rato, por una demanda inesperada.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud