Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos solo acaparan el 15% del ahorro familiar pese a estar en máximos de activos

Madrid

Los fondos se han convertido durante los últimos años en los grandes protagonistas de las carteras de los españoles, en un momento en que los bajos tipos de interés provocaron la comercialización masiva de los vehículos colectivos como alternativa de inversión, ante las escasas oportunidades de remuneración que ofrecían los productos financieros tradicionales. De esta manera y gracias a la buena racha de los mercados bursátiles en la última década, pese a la volatilidad que se ha vivido con la pandemia y las fuertes caídas de este año, el volumen de activos bajo gestión de los fondos ha alcanzado máximos históricos, por encima de los 300.000 millones de euros.

Para calibrar la importancia del interés de los ahorradores por los fondos y la capacidad de venta de los bancos hay que tener en cuenta que se han superado los 16 millones de partícipes, gracias a la comercialización de las carteras de gestión discrecional, en la que una misma persona es partícipe de varios fondos a la vez, una cifra que es algo menos del doble de hace tan solo seis años.

De hecho, el éxito de este tipo de carteras ha permitido a las entidades financieras, los principales distribuidores de los fondos en España, fidelizar a un tipo de inversor que se siente más cómodo delegando la gestión de sus inversiones a cambio del pago de una comisión anual. Los bancos han encontrado así una vía recurrente de ingresos, incrementada con la comisión que aplican los fondos subyacentes de las carteras, que mayoritariamente pertenecen a la gestora del mismo grupo financiero.

Todo esto ha llevado a que los fondos, tanto domésticos como internacionales, junto a las sociedades de inversión, hayan ido incrementando su peso en la estructura de ahorro de las familias españolas. Según los datos que recoge Inverco del Banco de España, han pasado de representar el 6,4% en 2012 al 15% en el primer trimestre de este año (un 9,7% se corresponde con fondos españoles).

Aunque es un porcentaje elevado, si se considera que el saldo de los activos financieros de los españoles fue de 2,65 billones de euros, a cierre de marzo, este peso no ha significado un cambio drástico en la importancia que siguen teniendo los depósitos (incluyendo dinero en efectivo) en la estrategia de ahorro de los españoles, ya que éstos acaparan un 39,5% (junto al dinero en efectivo), un porcentaje algo inferior al 45,7% que tenían en 2008, después de la crisis financiera y cuando las imposiciones a plazo todavía proporcionaban un rendimiento aceptable del capital.

Vuelta de los depósitos

De esta forma, pese a que los fondos han experimentado en los últimos años fuertes incrementos de patrimonio, gracias a las entradas netas de dinero de manera constante aparte de la revalorización de los mercados, las instituciones de inversión colectiva se encuentran todavía lejos de pisar los talones a los depósitos, que algunas entidades están empezando a revivir para atraer clientes.

En el Observatorio Inverco explican que la ratio fondos de inversión/depósitos registró el año pasado un ascenso hasta situarse en el 23,8%, superior al 21,7% de 2020, y ligeramente por encima del 23,6% de 2019. "La crisis sanitaria había originado un incremento de más de 100.000 millones de euros en el volumen de depósitos, lo que unido al mantenimiento del volumen de activos en fondos de inversión provocó el descenso en esta ratio en 2020", señala en su último informe la asociación.

José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, subraya que "el favorable entorno de recuperación económica, tras la crisis sanitaria, permitió que los partícipes incrementaran la confianza en los fondos, con un volumen de captaciones netas no vistas desde hacía siete años".

Aunque con la subida de tipos emprendida por los bancos centrales, la remuneración de los depósitos irá paulatinamente llegado de nuevo al escaparate de las entidades, sobre todo para los ahorradores más conservadores, lo cierto es que la gestión discrecional y el asesoramiento de carteras ya se han convertido en una parte fundamental del negocio de los bancos y va a ser difícil que renuncien a él. Según los últimos datos de Inverco, correspondientes el mes de junio, la distribución de fondos a través de estas dos vías ya representa el 63,5% del total, un porcentaje que crece trimestre a trimestre, y que solo en asesoramiento ya acumula el 34,3%.

No se trata solo de la capacidad comercial de los bancos, sino que los ahorradores españoles son cada vez más conscientes de la necesidad de invertir con una visión a largo plazo. Según una encuesta realizada por Efpa, el 62% de los asesores financieros cree que el nivel general de educación financiera de sus clientes se ha elevado en los últimos años, aunque un 11% lo circunscribe a la irrupción de la pandemia, mientras que el 85% considera que existe ahora mayor interés y preocupación por la economía y las finanzas, sobre todo por la inflación. Unos datos esperanzadores en el día de la Educación Financiera que se celebra hoy.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments