Bolsa, mercados y cotizaciones

El bono de EEUU atraviesa el tercer mayor mercado bajista de su historia

  • El ajuste en precio es el más grande desde el Plan Marshall de 1949
  • La gravedad del episodio actual está en la velocidad de la caída
  • "Los grandes crisis de deuda suelen terminar en desastre"
iStock.

El bono americano a diez años ha superado hoy el 3,8% de rentabilidad, marcando máximos de 2011. En corto espacio, de algo más de dos años, un suspiro cuando hablamos de deuda, el T-Note se encuentra en el tercer mayor mercado bajista de su historia. Hay que remontarse a la I Guerra Mundial y al lanzamiento del Plan Marshall para observar un ajuste de esta magnitud. La gran diferencia es que los anteriores períodos duraron décadas y décadas.

"Las grandes crisis de deuda suelen terminar en desastre", advierte esta semana el equipo de estrategia de Bank of America. Los analistas señalan que el bono americano a diez años está atravesando el tercer mayor mercado bajista de su historia, y se dice pronto. Los anteriores acontecieron entre 1899 y 1920, al final de la I Guerra Mundial, con la firma del Tratado de Versalles y entre 1946 y 1981. Los grandes ajustes del mercado de bonos duran décadas, pero el actual ha sido cuestión de un par de años. Comenzó en agosto de 2020.

Los bonos funcionan igual que en renta variable. Cotizan en el mercado y su precio lo marcan los inversores según compran y venden. Los bonos a diez años en cartera acumulan una pérdida superior al 15%, el peor ejercicio desde 1949, cuando EEUU lanzó el Plan Marshall para reconstruir Europa. Sin embargo, el aspecto más interesante es el rendimiento que ofrecen, que asciende cuando caen en precio.

Desde agosto, las ventas del bono americano están siendo en bloque. Pero no solo sucede en la deuda americana. Según los cálculos de Bank of America, el interés del T-Note ha crecido 110 puntos básicos. Los del bund alemán 87 puntos básicos, el rally en tasas más rápido desde 1990. En la deuda francesa ocurre algo parecido. Los expertos advierten de que el crash del mercado de bonos va acompañado con liquidaciones masivas en bolsa y problemas de liquidez en el mercado. "La capitulación verdadera es cuando te toca vender lo que amas", comentan con ironía, para referirse a la caída del bono.

Y hoy precisamente hemos tenido un ejemplo con Reino Unido. Los bonos británicos a 2 años han subido 40 puntos básicos, los de 10 años se han disparado un 8%, hasta el 3,78% de rentabilidad, y el de 30 años ha llegado al 4%, en máximos de 2011. El motivo ha sido la rebaja fiscal del Gobierno de Liz Truss que ha presentado hoy. De regalo, la libra ha caído a mínimos de 37 años frente al dólar.

"La nueva era de déficit, más riesgos geopolíticos, supone más gasto militar y siempre es inflacionista", recuerda la firma en su análisis del Tesoro americano, con la coyuntura actual. El rally de los rendimientos de los bonos de EEUU está arrastrando al resto de países y la razón hay que buscarla en el endurecimiento de la política monetaria de la Fed para intentar atar en corto a la inflación.

La Reserva Federal ejecutó su tercera subida de 75 puntos básicos consecutiva. Según las probabilidades que otorga la WatchFed Tool de CME, hay un 67% de posibilidades de que haya la cuarta subida de 75 puntos básicos en la próxima reunión del 2 de noviembre, frente al 32% de una subida de 50 puntos.

La previsión de los directivos de la Fed sobre los tipos para los próximos años, el llamado dot plot, se endureció de cara a final de año, situando los tipos entre el 4 y el 4,25%, a final de año. En la anterior cita, la estimación oficial situaba el precio del dinero entre el 3,5% y el 3,75%. Las expectativas del mercado se están ajustando a este nuevo escenario para los dos cónclaves que le quedan a la Fed este año. Para la reunión del 14 de diciembre también anticipan otra subida de 75 puntos básicos para dejar el precio del dinero entre el 4,25% y el 4,5%.

"Sospecho que el mercado alcista de bonos que comenzó a mediados de la década de 1980 está llegando a su fin", resume Stephen Miller, gestor de GSFM. Y añade que los rendimientos no van a volver a los mínimos históricos vistos antes y durante la pandemia". Al final es la Reserva Federal quien mueve los intereses en la renta fija y no hay ningún interés de enviar al bono americano por debajo del 1%, con la actual inflación. La inflación elevada que enfrenta el mundo ahora significa que los bancos centrales no estarán preparados para volver a introducir el tipo de estímulo extremo que ayudó a enviar los rendimientos del Tesoro por debajo del 1%, dijo.

El aumento de tipos más pronunciado desde la década de 1980 ha agotado la liquidez del mercado, según JP Morgan Chase. "Los mercados de bonos y divisas han visto un deterioro más severo y persistente en las condiciones de liquidez este año en relación con otras clases de activos con pocas señales de reversión", escribieron estrategas de Nikolaos Panigirtzoglou en Londres. "Estamos en niveles extremos".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
No ha sido posible realizar el purgado