Bolsa, mercados y cotizaciones

Descuento histórico de Europa frente a Wall Street pero cuidado con la trampa que esconde

  • La brecha de valoración se sitúa en el rango más elevado desde 2005
  • El Stoxx 600 sufre un recorte de expectativas de ganancias del 30%

La valoración del Stoxx 600 basado en las previsiones de beneficios ofrece un descuento del 30% frente a las expectativas de Wall Street. Esta brecha no era tan grande desde 2005, pero lo que debería ser una oportunidad única para los inversores, con un euro por los suelos, puede convertirse en una trampa mortal. Primero porque parece difícil que el S&P 500 mantenga estos niveles, todavía se mantiene cara. Y segundo, porque para los expertos el duro invierno no está descontado en las expectativas de ganancias de las empresas europeas.

La invasión de Rusia a Ucrania y el rally de tipos emprendido por los bancos centrales para contener la inflación están marcando el ejercicio bursátil. Las pérdidas del S&P 500 rondan el 20%, mientras que en el Stoxx 600 superan el 17%. El zarpazo bursátil ha ido de la mano con el tajo a las expectativas por beneficio. La guerra ha acentuado el recorte en las expectativas de las ganancias corporativas en Europa. La proyección de beneficio se ha desplomado casi un 30% para las compañías del Stoxx 600, frente al 24% del S&P 500 este año. Esta circunstancia ha abierto una gran brecha en las valoraciones futuras entre los dos índices. El ratio de beneficios a doce meses por precio se ha ensanchado hasta máximos de 2005. El Stoxx 600 se compra con un descuento histórico del 30% frente al índice de referencia en EEUU.

Pero esta circunstancia incluye una doble trampa que puede hacer desaparecer la brecha repentinamente. Los beneficios corporativos de las empresas europeas están muy expuestos a que se prolongue el conflicto desatado por Rusia y a los cortes de suministros energéticos. "El mercado europeo puede ser más barato que el mercado estadounidense, pero las ganancias están más expuestas a mayores precios y el riesgo de racionamiento de la energía", destaca Fabiana Fedeli, director de inversiones de renta variable y multiactivos de M&G.

Y añade: "Si bien la renta variable europea podría funcionar bien con una visión a largo plazo, a corto plazo me preocuparía el riesgo de nuevas rebajas de beneficios y un euro todavía más débil". La divisa europea cotiza por debajo del dólar, algo que no sucedía desde 2022. Lo peor es que el mercado todavía no se había acomodado en un escenario prolongado de conflicto bélico. Un temor que se ha acrecentado con las últimas noticias de reclutamiento en Rusia. La depreciación frente al dólar supera el 12% este año, lo que perjudica las expectativas de ganancias, cuando se comparan con las americanas.

Tampoco juega a favor de la bolsa europea que el S&P 500 se mantiene caro respecto a su media histórica. La ratio de beneficio a doce meses por precio cotiza por encima de 16 veces, mientras la media se sitúa en 15,5 veces. El Stoxx 600 cotiza a casi 11 veces, por debajo de su promedio de 13,5 veces.

Para Emmanuel Cau, responsable de bolsa europea de Barclays, el gran riesgo es un nuevo recorte de las ganancias y recomienda a sus clientes a no apresurarse para entrar en compañías del Viejo Continente pese a la aparente oportunidad histórica.

"La renta variable europea es mucho más barata tanto en términos relativos como términos absolutos, pero los catalizadores negativos en Europa son demasiados grandes ahora", señala Florent Pochon, analista de Natixis. Los expertos desde EEUU comparten este punto de vista. David Kostin, estratega jefe de Goldman Sachs para la bolsa americana, opina que mientras las perspectivas para la economía de EEUU es incierta, "la situación en Europa es terrible", apuntando a los precios de la energía y la guerra.

Pero no todos los expertos son negativos. "La mayoría del daño está hecho", defiende Ulrich Urbahn, jefe de estrategia de Berenberg."En el cuarto trimestre, podría haber muy buenas oportunidades de compra".

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

hika
A Favor
En Contra

El problema del Euro, es que no es una economia unida de verdad, cada pais mira para si mismo, hay millones de politicos, mil y un papeles de bucrocaria, infinitos impuestos, extremismos por todos lados, paises comunistas, paises fascistas, paises liberales, y paises socialistas... y para colmo, obedecemos a Alemania en todo, y permiten que los chinos vendan dumping de su pais rompiendo todos los empleos del sur de europa.

Y ahora, nacionalizando cosas, poniendo limites, que aunque pueden estar justificados, no deja de ser intervencionismo, topando cosas... que por ahi se empieza ya sabeis el que, y luego se justifica el resto...

La fortaleza del Euro historica frente al Dolar, perfectamente podria haber sido un espejismo de lo que seria una utopia.

Puntuación 14
#1