Bolsa, mercados y cotizaciones

La mayor animadversión de la historia a la bolsa se instala entre los gestores

  • La expectativa de crecimiento de los beneficios a 12 meses es la más pesimista nunca vista
  • El principal peligro para los encuestados es que la inflación se mantenga en los niveles elevados
Madrid icon-related

Los gestores de fondos han huido en desbandada de la renta variable ante la posibilidad, que ya parece totalmente descontada, de que se produzca una recesión mundial en los próximos meses.

La última encuesta a gestores de Bank of America, realizada entre los días 2 y 8 de septiembre, y en la que han participado 212 gestores que manejan 616.000 millones de dólares entre todos, no deja ya ninguna duda: la exposición al principal activo de riesgo del mercado, la renta variable, es la más baja de la historia. El pesimismo sigue tocando máximos, y los gestores están refugiándose en la liquidez como nunca antes lo habían hecho.

La inflación se ha llevado todo por delante. Es el repunte de los precios, y por ello, el cambio de política monetaria por parte de los bancos centrales, lo que ha convencido a los gestores de que es necesario salir corriendo de la bolsa. Ahora tienen muy claro que la normalización monetaria no va a ser capaz de meter en cintura a la inflación sin generar una recesión mundial como consecuencia.

Y el mayor peligro que siguen percibiendo los encuestados es la posibilidad de que la inflación no corrija desde los altos niveles que mantiene en la actualidad. Es el mayor peligro para el 36% de los encuestados, por delante de las políticas monetarias de los bancos centrales, con un 20% de respuesta, y también de la geopolítica, en tercer lugar, con un 17% de los gestores apuntando en este sentido.

Cambian bolsa por liquidez

Para hacerse una idea del pesimismo de los gestores en este momento, la infraponderación en la última encuesta ha alcanzado el 52% neto (el porcentaje de inversores que infraponderan la renta variable, menos el porcentaje de los que la sobereponderan en este momento), frente al 26% neto de infraponderación que mantenían en el mes de agosto. En el peor momento de la crisis de Lehman, en octubre de 2008, no llegó a superar el 40% neto de infraponderación.

Además, de la parte de la cartera que los gestores están destinando a bolsa, sobre todo están acudiendo a sectores defensivos: así lo reconoce el 53%de los gestores encuestados, y es el dato más elevado en este sentido desde el año 2009.

Las perspectivas de los gestores para el crecimiento de los beneficios empresariales justifican la salida masiva de la bolsa que se ha producido: el 68% neto de encuestados ya espera que haya una caída del beneficio en los próximos 12 meses, un dato que también marca un nuevo máximo de toda la serie histórica.

Así, ahora optan por refugiar el dinero de sus partícipes en liquidez, a la espera de que pase el vendaval: la exposición a liquidez que mantienen los gestores en este momento ha alcanzado el 6,1% de media, también, el dato más elevado desde que empezó a haber registros, en 1999.

La recesión acecha

El trasfondo de todo esto es que la recesión es cosa hecha, a juicio de los encuestados. Aunque ha mejorado ligeramente la perspectiva de que el PIB crezca de aquí a 12 meses, todavía es el 72% neto de encuestados los que esperan un menor crecimiento en el próximo año. Ahora, el 68% de los encuestados cree que se va a producir una recesión, el nivel más elevado desde la crisis del Covid-19, en concreto, desde mayo de 2020.

Y hay otro dato que no invita nada al optimismo, a pesar de que, a priori, pueda parecer muy positivo. El porcentaje de gestores que considera que la economía ya está en recesión alcanzó el 80% en junio, y desde entonces ha caído al 67%. Una caída de esta magnitud en este indicador, sin embargo, ha sido una señal que, en las últimas dos recesiones, 2020 y 2008, anticipó su llegada.

China es uno de los principales focos de preocupación para los gestores. Ante la pregunta de qué es lo que podría generar un evento sistémico de crédito (uno de los mayores peligros en momentos de crisis, como se demostró en 2008 por la falta de liquidez existente en el sistema), los gestores tienen claro que será China, y su crisis en el mercado inmobiliario, la que tiene más potencial de generar este tipo de crisis.

En Europa, sin embargo, el gran problema es la crisis energética. Los encuestados han dado su opinión de qué escenario es el más probable que termine ocurriendo en el Viejo Continente, por los problemas de la energía que se están amontonando, y más del 70% de los encuestados cree que este problema desembocará en una recesión en la zona euro.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud