Bolsa, mercados y cotizaciones

La activación de los 2.000 millones en créditos fiscales de Dia se dilata al retrasarse los beneficios

  • Dispone de más de 2.000 millones de euros para ser utilizados
  • Su capitalización, de 772 millones, representa el 75% de la ampliación
Supermercado Dia. NACHO MARTÍN

La recuperación a tres años que se marcó como objetivo LetterOne cuando desembarcó a través de una opa hostil en Dia en 2019 se está truncando. El ahora presidente no ejecutivo del grupo de supermercados, Stephan DuCharme, reconocía hace año y medio que su objetivo era empezar a generar beneficios en el primer semestre de 2022, algo que no se ha cumplido, ni se cumplirá, según las previsiones que maneja el consenso, que no estima números negros hasta 2023.

Dia cerró junio con 104,7 millones de euros de pérdidas. Y esto es clave para que el grupo pueda utilizar los créditos fiscales que ha generado y que, a cierre de 2021, ascendían a 2.045 millones de euros, aunque la dirección de la compañía solo recurrirá a ellos una vez vuelva a beneficio neto. Este tipo de deducciones fiscales permiten a las empresas aumentar sus ganancias netas a costa de reducir la carga impositiva y retrasar su pago en el tiempo a lo largo de una década -presumiblemente, cuando la empresa haya recuperado su salud financiera-. Si este fuera el caso, inversores institucionales presentes en el capital de Dia no descartan el reparto de un posible dividendo extraordinario ante un mayor beneficio neto gracias a las deducciones.

El actual equipo gestor decidió dar de baja todas las bases imponibles activadas (a disposición de Dia para rebajar el pago de impuestos) en 2019, tal y como reflejó en las cuentas anuales. Fue el año del desembarco de LetterOne, el fondo controlado por Míjail Fridman, en el capital de la compañía. Al cierre de aquel ejercicio la firma contaba con 1.596 millones de euros en créditos fiscales. Fuentes del mercado consultadas por este periódico consideran que el actual equipo gestor podría emplear un "porcentaje razonable" de estos créditos para anotarse ganancias contables o, cuanto menos, reducir las pérdidas. Pero no está siendo el caso. De hecho, fuentes de una gestora de fondos nacional con una fuerte posición de títulos en cartera reconocen que jugar esta baza puede ser una buena estrategia de inversión en las acciones de Dia, que siguen cotizando en modo títulos calderilla, en 0,013 euros, y con una liquidez muy escasa. LetterOne controla el 77,7% de la firma tras la ampliación de capital de 2021, por valor de 1.028 millones de euros. Es más, estas mismas fuentes sugieren que el no aplicar DTAs en su momento permitió a Fridman "lanzar una ampliación por un importe superior" y con ello "incrementar su porcentaje de control en Dia", ya que optó por no maquillar contablemente las pérdidas. En concreto, ascendieron hasta los 542,7 millones de euros, que en 2020 se redujeron a la mitad, con 239 millones, y en 2021 llegaron a los 128,4 millones y un ebitda de 124.

Impacto de la inflación

Lejos de adelantar sus objetivos a 2022, como preveía DuCharme, los analistas estiman números rojos a cierre del ejercicio por un importe superior a los 85 millones de euros y que sea en 2023 cuando logre volver a beneficios, con cerca de 15 millones, tal y como recoge Bloomberg. Pero este ejercicio la inflación, ante el aumento de los costes de las energía y el combustible, ha pasado factura a sus cifras, según reconoció el grupo en sus resultados semestrales.

España, que sigue siendo su principal mercado (y aporta el 72% del ebitda ajustado del grupo), registró un crecimiento de las ventas comparables del 2,4% de enero a junio gracias también al aumento de los precios -que se trasladan al cliente-, a pesar de que la cesta media se redujo un 1,4%, y cayó también en el resto de mercados, menos en Brasil, impactada por el menor poder adquisitivo de los consumidores. Además, el ebitda del grupo cerró en 98,3 millones de euros en negativo, frente a los 55,7 de los primeros seis meses de 2021.

Con 3.465 millones de euros de ventas en el primer semestre, los analistas prevén que Dia cierre el año en los 6.957 millones, un 4,6% más que en 2021, y que superen los 7.500 millones en 2023, aunque la clave pasa por volver a hacer el negocio rentable. Grupo Dia, históricamente el supermercado que en España lograba los márgenes más elevados de todo el sector de la distribución -en el 7%-, cerró junio con un margen ebitda del 2,1% -frente al 2,2% de 2021 y 2020-, y en términos globales del 1,5% por debajo del 1,9% de 2021.

Desde 2019, momento en el que Míjail Fridman tomó el control a través de LetterOne, Dia era la tercera cadena de supermercados en España, con una cuota del 6,5%, acercándose incluso a Carrefour, que era segundo en ese momento con el 8,7%. Actualmente, Dia ha perdido casi un tercio de su participación y tiene ahora solo el 4,6%. En lo que va de año, su cotización en bolsa retrocede un 16%, hasta los 772 millones de euros de capitalización, lo que supone 150 millones menos que en el arranque del año, y un 25% por debajo de la ampliación de capital de hace casi un año, que superó los 1.000 millones de euros. La firma anunció el nombramiento de Martín Tolcachir como nuevo consejero delegado del grupo esta semana, hasta la fecha, CEO en la filial argentina.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments