Bolsa, mercados y cotizaciones

El aldabonazo al fin del mercado bajista lo dará...

El presidente chino Xi Jinping.
Madrid

El responsable de una de las mayores gestoras extranjeras en España me decía esta semana "que me leía muy optimista". Llevo semanas trasladando la idea de que hemos alcanzado zonas de compra claras si pensamos en el largo plazo, y que nunca he sabido encontrar la zona óptima de compra. Ecotrader, el portal de estrategia de elEconomista.es, acumuló un fuerte porcentaje de liquidez tras el rebote que se produjo en abril con un plan de trading claro: hacer un primer disparo en los 3.600 puntos de EuroStoxx y preparar una segunda entrada en torno a los 3.000.

El mercado puede caer incluso más, pero como creo que la economía mundial seguirá creciendo los próximos cinco años, en el socavón actual hay que hacer cartera.

El optimismo radica en que no sabemos cuál será el punto más bajo al que nos llevará el mercado. Cuando se construyen los pilares de un puente sobre el río se puede medir la profundidad del cauce para buscar el lugar idóneo. Cuando se construye parte de una cartera en un mercado bajista solo el azar te lleva a entrar en el mejor precio.

Creo que todos somos conscientes de que hemos pasado de un mercado de inflación a un mercado de recesión. Las economías no han confirmado que ocurra, pero los precios empiezan a hacerlo. Un tercio de los valores de los grandes índices europeos cotizan por debajo de PER 10 y la rentabilidad por dividendo de la bolsa europea se acerca al 4%.

Puedo entender a los que piensan que esta retribución es poco atractiva frente a bonos corporativos que ya garantizan el 5%. Lo es. Pero creo es más atractivo el 4% de dividendo con una expectativa de rentabilidad anualizada del 8,4% -la inversa del PER actual de 11,88 para el Stoxx 600- para el 75% de cartera máximo que debe estar en bolsa con visión de largo plazo .

El aldabonazo al final del mercado bajista, posiblemente, lo encontremos en el momento en el que confirmemos un dato de inflación verdaderamente descendente. ¿Cuándo se va a producir esto? Septiembre puede ser el punto de inflexión, aunque por lo que concierne al petróleo, si se mantiene por encima de los 100 dólares el barril, solo comenzará a ser deflacionario a partir de fin de año y los primeros meses de 2023.

Hay otros dos motivos en el calendario político para pensar que lo peor para la economía bursátil habrá que verlo en el epicentro del verano. En noviembre se celebran las elecciones de medio mandato de Estados Unidos (mid-term election), en el punto medio de la legislatura de cuatro años de un presidente, en las que el Senado puede pasar de republicano a demócrata. Por otro lado, China celebra congreso del Partido Comunista. Y estoy convencido de que China va a ser el motor que evite la recesión mundial y la clara apuesta bursátil del segundo semestre. Para el ámbito particular del Ibex demos segura la vuelta de Lula en Brasil.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin