Bolsa, mercados y cotizaciones

Ibercaja retrasa definitivamente su salida a bolsa a la espera de "condiciones más propicias"

  • Hoy se cumplía el límite para poder plantear una colocación a mercado
  • La entidad aspira a lograr valoraciones próximas a los 1.700 millones de euros...
  • ... algo impensable en la situación actual de incertidumbre
Sede de Ibercaja. ARCHIVO

Ibercaja ha optado por lo previsible y es retrasar su salida a bolsa, al menos, hasta después del verano cuando las condiciones de mercado podrían ser algo más propicias. Hoy era el último día que la entidad se había marcado en rojo en el calendario para plantear un salto al parqué antes del 8 de julio.

La entidad, según anunció ya en su hoja de ruta como una posibilidad, creará un Fondo de Reserva tras la aprobación previa del Banco de España que incluye la dotación de una partida equivalente al 1,75% de los activos ponderados por riesgo del banco, según ha comunicado la entidad este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El período máximo para la dotación de este fondo se extiende hasta finales de 2025, con lo que se quita de encima la presión de tener que salir a bolsa antes de que finalice 2022, según exigencias de Bruselas y del Gobierno. El objetivo de la operación es rebajar por debajo del 50% el peso de la Fundación dentro del capital del banco, que, actualmente, controla el 88%. 

No obstante, la entidad sí ha subrayado en su escrito al regulador que mantiene "el compromiso de salir a bolsa, una vez que las condiciones de mercado sean más propicias", versa el comunicado. La incertidumbre actual de los mercados, que comenzó con el estallido de la invasión de Ucrania en febrero y que ahora se ha disparado ante la posibilidad de una recesión y del paso acelerado de los bancos centrales ante la subida de tipos, mantiene al denominado índice del miedo (VIX) en los 28 puntos. Históricamente, todas las colocaciones de mercado se suspenden cuando la volatilidad supera los 20 puntos, niveles donde lleva instalada desde comienzos de año.

La dotación del fondo de reserva ascenderá a los 310 millones de euros, según fuentes de la entidad, e Ibercaja cuenta de plazo para poder hacerlo hasta 2023 e, incluso, "2024 en algún supuesto", aclaran fuentes financieras. Si se hiciera de manera lineal, solo con el dividendo que cobra la Fundación de 100 millones por año se podría cubrir con cargo a los resultados de 2021, 2022 y 2023.

Una valoración superior

La frustrada colocación del mes de enero se produjo por un tema de precio, además de incertidumbre, ya que coincidió con una inflación más elevada y, luego, con una guerra inesperada desatada por Rusia. Ahora, el contexto es muy diferente ya que los bancos centrales están tratando de perseguir la escalada del IPC, y ya se descuenta una subida de 75 puntos básicos antes de que finalice el verano, entre julio y septiembre, por parte del Banco Central Europeo. 

La valoración actual de Ibercaja partiría de un multiplicador sobre el valor en libros de la entidad de 0,6 veces, que es un 20% superior a las 0,5 veces con las que se hubiera conformado Ibercaja en enero y que no logró, según fuentes conocedoras de las negociaciones. "En febrero no había un límite. Había una horquilla de precios y una dignidad" que Ibercaja no estaba dispuesta a regalar dada la situación de incertidumbre por la guerra, según indican estas fuentes. Pero quedó muy lejos, ya que los inversores -en su mayoría fondos oportunistas- no estaban dispuestos a pagar más allá de unas 0,30/0,35 veces el valor de sus fondos propios, que en la actualidad ascienden a 3.264 millones de euros, a cierre de marzo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin