Bolsa, mercados y cotizaciones

El S&P perdió un 40% de media en los 15 mercados bajistas desde 1920

  • El mayor desplome fue en la crisis de 1929: un 86% que se tardó 22 años en recuperar
  • En 13 de los 15 mercados bajistas las caídas coincidieron con un periodo de recesión
Foto: Dreamstime

El S&P 500, el mayor índice del mundo por capitalización, y que representa a los gigantes de Estados Unidos, la principal plaza mundial del planeta, acumula una caída del 13,5% en 2022, y hace dos semanas tonteaba con perder un 20% y entrar en un mercado bajista (se considera que un mercado está en esta situación cuando sufre una corrección superior al 20%).

Ahora, el S&P se acerca peligrosamente a esa cota, y muchos inversores pueden estar preguntándose qué implicaciones tiene, más allá del bautizo que recibirá el mercado si las pérdidas superan esa cota. ¿Empieza realmente el peligro cuando se confirma un mercado bajista? O, por el contrario, ¿empieza a ser el momento de plantearse volver a entrar? En el mercado nunca se puede dar nada por hecho. La historia bursátil se escribe día a día, con un futuro incierto por delante. Sin embargo, conocer el pasado es siempre una guía que pueden utilizar los inversores para poder entender un poco mejor qué riesgos están teniendo que enfrentar.

Si uno echa la vista atrás, y revisa la historia del S&P 500 desde que empezó el siglo XX, puede apreciar que se han producido 15 mercados bajistas en ese periodo. Desde la Gran Recesión de 1929, hasta la crisis del Covid-19 en 2020, en todas las décadas ha habido, como mínimo, un rejonazo para la bolsa estadounidense.

Y, de media, cuando el S&P ha confirmado el inicio de un mercado bajista, las caídas que se han producido desde máximos hasta mínimos han sido del 39,28%. Por ello, si finalmente termina confirmándose que el S&P ha entrado en una situación bajista, el inversor debería estar preparado para enfrentarse a caídas de ese calibre.

La importancia de la recesión

También es importante recordar que, en la mayor parte de las veces, los mercados bajistas en el S&P 500 han coincidido con la llegada de una recesión. En 13 de los 15 mercados bajistas que se han producido así ha sido, produciéndose una recesión técnica (al menos dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del PIB de Estados Unidos) entre un año antes, o un año después, de que la bolsa empezase su desplome. Los únicos dos mercados bajistas que fueron excepcionales en este sentido fueron el de 1966 y el de 1987, ya que se produjeron sin que coincidiese con una recesión en la economía del gigante norteamericano.

Entre el 20% y el 86%

En el último siglo, la caída de la bolsa americana más fuerte que se ha producido es también la que queda más lejana en el calendario. Se trata del retroceso que sufrió el S&P 500 en la Gran Depresión, entre 1929 y 1932, tres años en los que el índice retrocedió un 86,16%, desde máximos hasta mínimos.

Aunque se produjo una recuperación importante en el selectivo durante el periodo de entreguerras, las caídas volvieron a la bolsa en 1937, momento en el que las tensiones bélicas, imperialistas y totalitaristas empezaban a traducirse en guerras, como la invasión de China por parte de Japón ese año. Además, la política fiscal en Estados Unidos se había endurecido, después del esfuerzo fiscal que supuso el New Deal para la economía estadounidense. Al final, no fue hasta 1954 cuando se logró recuperar, 22 años después, las caídas que empezaron en la Gran Depresión.

A partir de entonces comienza una época en la que los mercados bajistas coincidieron con recesiones, o bien por el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed, o por repuntes de la inflación derivados de los altos precios de la energía. En las crisis demercado de 1957 y 1962, la bolsa americana sólo tardó un año en recuperar lo perdido, dos años en los que la economía también entró en recesión por el endurecimiento de la política monetaria de la Fed. En 1968 se produjo una recesión por los altos niveles de inflación, y en 1973 fue la crisis del petróleo la que desembocó en un retroceso de la economía. La década de 1980 fue una repetición, con una primera recesión ese año acompañada de un mercado bajista, por el endurecimiento de las políticas de la Fed y la crisis del petróleo que empezó en 1979.

En 1987 se produjo un mercado bajista sin recesión, algo que sólo ocurrió ese año y en 1966. Después de ese año llegaron los tres últimos grandes mercados bajistas: en el 2000, con el estallido de la burbuja puntocom, en 2007, con la Gran Crisis Financiera, y en 2020, con la llegada de la pandemia de Covid-19. Las caídas en estos casos fueron del 49,1%, del 56,8% y del 33,9%, respectivamente.

De media, en los 15 mercados bajistas que han habido en el último siglo, el S&P 500 ha tardado 4,8 años en recuperarse por completo de las caídas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud