Bolsa, mercados y cotizaciones

El yuan baja un 3% en una semana, una caída que no se veía desde la devaluación de 2015

  • La caída del yuan coincide con uno de los momentos más complicados
Madrid

En sólo una semana el yuan chino ha perdido toda la revalorización que había conseguido acumular en 17 meses frente al dólar estadounidense.

La divisa del país ha perdido más de un 3% en las últimas jornadas de mercado, una caída que, en los últimos años, sólo ha tenido comparación con la que se vivió en agosto de 2015, la famosa devaluación del yuan que hizo temblar los cimientos de los mercados aquel verano.

Un activo intervenido

Que se produzca una caída del 3% del yuan en cinco días indica que las autoridades están permitiendo este desplome, o que no están siendo capaces de pararlo. Hay que recordar que China tiene su divisa intervenida, y marca a diario el precio en el que arrancará la sesión el yuan, permitiendo, además una oscilación máxima de su precio del 2%, al alza o a la baja.

La caída del yuan coincide con uno de los momentos más complicados de los últimos años para el gigante asiático, que está teniendo que lidiar con un nivel de contagios de Covid-19 sin precedentes, además de la crisis inmobiliaria del país, y el miedo de muchos inversores a que el gobierno imponga una regulación cada vez más dura a algunos sectores empresariales.

Sin embargo, en las últimas semanas China está intentando dar apoyo a su economía, con medidas como la de permitir que se incremente la financiación a los promotores inmobiliarios del país que están teniendo los mayores problemas. También ha reducido las reservas de capital exigidas a la banca, en un intento de evitar mayores caídas de la divisa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.