Bolsa, mercados y cotizaciones

El neobanco de Caixabank Imagin refuerza su liderazgo y copa el 16,6%

  • Encabeza el primer 'rating' que realiza AQMetrix sobre calidad del servicio

Cliente joven, conectado y que no quiere visitar sucursales para resolver operaciones y neobancos son un binomio amenazante para la banca tradicional. Ambos son valores en crecimiento hasta el punto de que las entidades solo online ya copan un 30% de la banca digital, con independencia de quién la ofrezca. Sin embargo y pese a la feroz competencia, la banca de siempre no se queda quieta y plantea ofensiva a los nuevos players de forma directa y vía filiales nativas, adaptando estrategias a los tiempos.

Imagin, la plataforma de servicios digitales y estilo de vida impulsada por Caixabank, va precisamente a más desde que dio un giro estratégico y se transformó en comunidad online frente al modelo de neobanco. Era junio de 2020. Metió en catálogo servicios y productos no financieros junto a los bancarios, adaptados a la edad y necesidades de los imaginers, y abrió su plataforma, incluso, a los que no tengan cuenta ni tarjeta. Se impuso captar 1,4 millones de jóvenes en cuatro años y elevar un 70% la rentabilidad en el corto y medio plazo.

No han pasado ni dos años desde entonces y en los 17 meses transcurridos ha sumado 1,1 millones de usuarios activos nuevos, el equivalente a ganar un 42,3% de usuarios desde los 2,6 millones que tenía entonces. Cerró noviembre con 3,7 millones. Y con este impulso gana más de dos puntos porcentuales de cuota entre los usuarios activos de la banca móvil digital en menos de un año -copa el 16,60% y era el 14,60% al cierre del 2020 según datos del último informe de Smartme Analytics-. Lo logra además con la máxima calificación expedida en el primer rating que se emite en España sobre la experiencia de usuario en estas entidades.

La consultora AQMetrix, especializada en valorar el nivel de las aplicaciones móviles y servicios bancarios digitales de entidades de todo el mundo, pone por vez primera foco en los neobancos en España y evalúa la calidad de su servicio con un rating al que ha tenido acceso elEconomista. Imagin encabeza ahí la clasificación con la nota AA, seguido por N26 (AB), Revolut y Monese (BA), Rebellion Pay y Bnext (C). Para emitir estas notas, asimilables a los exámenes de solvencia pero con foco en la calidad del servicio, AQMetrix analiza aspectos como la disponibilidad, el rendimiento y las funcionalidades de la app.

¿Y cuáles son los puntos fuertes y la clave del tirón? Según Imagin, a sus usuarios les gusta, sobre todo, los servicios sin comisiones -la entidad dispone de cuentas, transferencias o cajeros gratuitos-, pero también valoran de forma especial el diseño de la plataforma y su compromiso con la sostenibilidad. En la entidad atribuyen el crecimiento a la estrategia de impulsar la fidelización de sus usuarios a través de servicios digitales, financieros y no financieros, que, a diferencia de la banca tradicional, no necesariamente implican el alta como cliente bancario.

Suma 1,1 millones de usuarios nuevos desde que dio un giro a su estrategia en junio de 2020

Desde su giro en junio del 2020, ha incorporado, de hecho, nuevas prestaciones y funcionalidades en áreas como sostenibilidad, solidaridad, música, videojuegos, tendencias y tecnología. Su foco es un público nativo digital ya que opera solo a través de la app y dirige la propuesta a niños desde los 0 años, a jóvenes y millenials, con ofertas diferenciadas por franja de edad con el planteamiento de crecer con ellos y sus necesidades financieras. Y en paralelo ha rediseñado sus ImaginCafé para que puedan asistir a conferencias o conciertos y va sumando acuerdos para reforzar la oferta no bancaria y fidelizar vía descuentos (Airbnb, Edreams, Booking, Redy, Rentacars, entradas.com, Cooltra, Cinesa, PortAventura, Glovo, Zalando, Nike, Converse...)

A título ilustrativo, en la entidad subrayan la sostenibilidad entre los ámbitos que despiertan mayor interés e implicación entre sus usuarios. La promueve con productos y servicios específicos bajo el paraguas imaginPlanet y sus actuaciones han permitido, por ejemplo, plantar árboles para compensar más de 100 toneladas de CO2 y más de 40.000 de sus usuarios colaboran con Too Good To Go para salvar comida.

La apuesta de Imagin va a un perfil definido con una aproximación casi de cirugía fina para cubrir las necesidades financieras por rango de edad y quizá haya mucho ahí de clave del éxito. Pero no es el único nicho en el que libran batalla neobancos y fintechs, ya que abarcan cualquier tipo de clientela y cada vez más también a los negocios. La digitalización, abonada por el Covid y el confinamiento, ha ampliado el caudal de clientes que no quieren emplear tiempo visitando una sucursal, les interesa operar rápido y les suceden las ofertas competitivas. La entrada de rivales más generales y especializados está al alza. Un ejemplo es Qonto, de los últimos en llegar y con servicio dirigido exclusivamente a empresas, autónomos y startups. En el campo juegan también entidades como N26, Orange Bank, Nickel (de BNP), Bnext, Revolut, Rebellion Pay, Divilo, Bunq o Monei, junto a los veteranos Openbank, ING, Evo Banco, WiZink o MyInvestor.

Nuestro país ha tenido tradicionalmente la condición de ser un buen laboratorio

Los nativos digitales acumulan 50.000 millones de euros en depósitos de clientes en España. Cifra muy reducida si se compara con el volumen gestionado por la banca tradicional, pero que habla de su pegada.

Nuestro país ha tenido, de hecho, tradicionalmente la condición de ser un buen laboratorio para la innovación financiera por la predisposición del ciudadano y la convicción de las entidades en sus apuestas. Y la ventaja que ofrecen los neobancos, de poder competir a precios bajos gracias a sus livianos costes, hace que sea además también la opción elegida por gigantes como BBVA para irrumpir en Italia o para que el Santander piense en Openbank como plataforma de expansión.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin