Bolsa, mercados y cotizaciones

Amartya Sen, el economista que más trabajó para erradicar la pobreza

  • Recibe el Premio Princesa de Asturias este 22 de octubre, en Oviedo
  • Nació en 1933 en la India y estudió en la escuela de Rabindranath Tagore
Amartya Sen, Premio Princesa de Asturias de Comunicación Social 2021. Foto: Alamy.

La ONU basó el Índice de Desarrollo Humano en los trabajos de este profesor indio, reconocido con el Nobel y que ahora recibe el Princesa de Asturias 2021. Su interés por las injusticias vino al leer a John Rawls, Hilary Putnam y Kenneth Arrow. En su carrera también destaca su conocimiento de la realidad política y social de su país de origen: "La India tiene una larga historia de pluralismo que está bajo amenaza", adverte Sen.

Cuenta Amartya Sen en su libro de memorias, al que ha titulado Un hogar en el mundo -publicado este año por Taurus- , que a la edad de 12 años le dijo a su abuelo que no quería acudir con regularidad a las asambleas en el mandir, el nombre que reciben los templos hindúes, donde el hombre predicaba ante los fieles. Para su sorpresa, el abuelo no le reprendió, sino que le respondió: "no hay razón para tener convicciones religiosas hasta que uno es capaz de pensar seriamente por sí mismo. Llegará de forma natural con el tiempo".

Y aunque ese despertar religioso no llegó, la anécdota es un reflejo del carácter que ya mostraba entonces el pequeño Amartya, quien en 1998 fue reconocido con el Premio Nobel de Economía "por sus contribuciones a la economía del bienestar y a la teoría de la elección social y por su interés en los problemas de los miembros más pobres de la sociedad", recoge la Encyclopaedia Britannica.

"Toda su trayectoria intelectual ha contribuido de manera profunda y efectiva a promover la justicia, la libertad y la democracia", reza el acta del jurado de la Fundación Princesa de Asturias

Sen nació en noviembre de 1933 en Santiniketan (Bengala Occidental), en territorio del Raj Británico, a unos 160 kilómetros de Calcuta. "Nací en un campus universitario y parece que he vivido toda mi vida en uno u otro campus", arrancaba el ensayo biográfico que escribió para la Fundación Nobel.

En el relato, habla de su padre, Ashutosh Sen, enseñante de química en la Universidad de Daca (Bangladesh); de su abuelo materno, Kshiti Mohan Sen, profesor de sánscrito y cultura india en la Universidad Visva-Bharati -la escuela que fundó el filósofo y poeta Rabindranath Tagore en Santiniketan-, donde estudiaron tanto Amartya, de niño, como su madre, Amita Sen. De la escuela de Tagore destaca que "se hacía hincapié en el fomento de la curiosidad más que en la excelencia competitiva, y se desaconsejaba cualquier tipo de interés por los resultados de los exámenes y las calificaciones".

Pasaron los años y llegó la primera etapa universitaria en Calcuta, a comienzos de los años cincuenta; a la que siguió su estancia en el Trinity College de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), donde obtuvo un grado, un máster y un doctorado. Más tarde, enseñó en centros punteros, como la Universidad de Delhi, London School of Economics, Oxford y Harvard.

"La India tiene una larga historia de pluralismo que está ahora bajo amenaza", confesaba el economista al Financial Times.

Pero si algo marcó su trayectoria futura fue el recuerdo de la hambruna de Bengala de 1943, en la que perecieron entre dos y tres millones de personas, y de la que fue testigo a sus diez años. "Me llamó la atención su carácter totalmente clasista", contaba el premio Nobel. "No conocí a nadie en mi escuela o entre mis amigos y parientes cuya familia hubiera tenido el más mínimo problema durante toda la hambruna; no fue una hambruna que afectara ni siquiera a las clases medias bajas, sólo a personas mucho más abajo en la escala económica, como los trabajadores rurales sin tierra", escribió Sen.

Entender la pobreza y contribuir a su erradicación han sido los faros de su vida académica. "Toda su trayectoria intelectual ha contribuido de manera profunda y efectiva a promover la justicia, la libertad y la democracia", reza el acta del jurado de la Fundación Princesa de Asturias, que le otorga, este 22 de octubre, en Oviedo, el Premio de Ciencias Sociales 2021.

Hace treinta años que las Naciones Unidas publican el Índice de Desarrollo Humano, que se basa en gran medida en el trabajo de Amartya Sen. Un índice que reemplaza "características de propiedad, medios y posesión de ingreso, por características que tienen que ver con la vida humana y la libertad de la gente para vivir la clase de vida que valora según su propio raciocinio", explicaba Sen en una entrevista con BBC Mundo en 2010.

El economista indio contaba este verano a The Harvard Gazette que su interés por las injusticias sociales vino tras leer a John Rawls, Hilary Putnam y Kenneth Arrow. De hecho, describe la obra Elección social y valores individuales, de este último, como una lectura "transformadora", que leyó con 17 años.

Ahora, a sus 87, no tiene intención de retirarse y todavía tiene proyectos por explorar. "Hay una serie de problemas que me encantaría hacer. Algunos de ellos son cosas que marcarían un poco más la diferencia en el mundo", cuenta al diario de Harvard. "Por ejemplo, podemos pasar de la pobreza a la seguridad y ver qué ayuda obtenemos de la teoría de la elección social".

Aunque su mente sigue a pleno rendimiento, el cuerpo empieza a fallar -los premios Nobel también son de carne y hueso-. A Sen le han sustituido una rodilla y en la otra sufre rampas por mala circulación. En 2018, se sometió a radiación para tratarse de un cáncer de próstata. Al menos "no he perdido ningún diente", le contaba en julio a Edward Luce, del Financial Times.

Su otra gran pasión: la India

Además de las desigualdades sociales y de su familia -tiene cuatro hijos y está casado en terceras nupcias con Emma Rothschild, catedrática en Harvard-, la otra gran pasión de Amartya Sen es su país de nacimiento. "La India tiene una larga historia de pluralismo que está ahora bajo amenaza", confesaba el economista al Financial Times.

Según recoge el diario británico, Sen dimitió como rector de la Universidad de Nalanda en 2015, después de que el partido del presidente Narendra Modi (BJP) llegase al gobierno y bloquease la financiación para una universidad que [Modi] sospechaba era antihindú.

"La gente tiene miedo ahora. No he visto esto nunca", relataba Sen a The New Yorker en 2019, en un artículo titulado Amartya Sen's hopes and fears for Indian democracy (esperanzas y miedos sobre la democracia india), en referencia a algunas de las prácticas llevadas a cabo por el actual gobierno indio. "Cuando alguien dice algo crítico con el gobierno al hablar conmigo por teléfono, dicen: 'mejor te lo cuento cuando te vea porque estoy seguro de que están escuchando esta conversación'."

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin