Bolsa, mercados y cotizaciones

Neel Kashkari (Reserva Federal de Minneapolis): "No es muy distinto reducir las compras de deuda este año o a inicios de 2022"

Nueva York

Desde el arranque de 2016 Neel Kashkari lleva las riendas de la Reserva Federal de Minneapolis. Como tal forma parte del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), aportando la perspectiva del Noveno Distrito a los debates sobre política monetaria que se celebran en Washington. Kashkari, considerado una verdadera paloma acomodaticia, confiesa durante una entrevista con elEconomista que a día de hoy no observa subidas de tipos en los próximos años. Una postura a tener en cuenta cuando vuelva a recuperar el asiento rotatorio con poder de voto dentro del Comité en 2023. No obstante, el próximo año será uno de los funcionarios alternativos en el banquillo en caso de baja ocasional de alguno de los titulares.

Este ingeniero aeroespacial, que desarrolló tecnología para las misiones científicas espaciales de la NASA, fue una de las piezas clave en la crisis financiera de 2008. Entonces, como subsecretario del Tesoro, supervisó el Programa de Alivio de Activos en Problemas, más conocido como TARP, es decir, el rescate a la gran banca del país. De ahí que abogue por una regulación mucho más estricta al sector. Su meta como responsable del banco central regional de Minneapolis es dejar de "malinterpretar" el mercado laboral. Una pieza clave que determinará si el repunte de la inflación es o no transitorio.

"La variante Delta es una preocupación legítima, y un riesgo a la baja para la economía global"

¿Cuál es su evaluación actual de la economía estadounidense? ¿Ve algún riesgo procedente de la variante del Delta como estamos viendo ahora, por ejemplo, en Europa?

La economía estadounidense está preparada para una recuperación muy fuerte, pero todavía en un agujero muy profundo. Tenemos entre siete y nueve millones de estadounidenses que deberían estar trabajando si atendemos a los niveles previos a la pandemia y no lo están haciendo. Tenemos que hacer que todas esas personas vuelvan a trabajar y que contribuyan a nuestra economía. Esta es una de mis preocupaciones. La variante Delta es otra preocupación legítima. Lo vemos en Europa. Lo vemos en todo el mundo, incluso en los países que han hecho un buen trabajo en la vacunación de su población, las personas restantes sin vacunar, están viendo esta rápida propagación de la variante. Todavía hay muchos estadounidenses que no están vacunados. Esto es un riesgo para la economía estadounidense, pero también para la economía mundial.

¿Qué cambiaría su valoración sobre la inflación?

Lo que cambiaría es si esos factores de los que he hablado, la reapertura de los colegios y la propagación de las vacunas, y el vencimiento de las prestaciones de desempleo, si esas cosas suceden y seguimos sin ver que los trabajadores regresan al mercado laboral. Hay algunas teorías que dicen: "No. La gente ya ha abandonado el mercado laboral para siempre". Lo mismo decían hace 10 años. Decían: "Una vez que alguien ha estado desempleado seis meses, nunca va a volver a trabajar". Estaban completamente equivocados. Pero tal vez algo ha cambiado ahora, tal vez debido a la pandemia, la gente se ha jubilado. Los 401(k) de algunas personas son altos, por lo que consideran que no necesitan trabajar. Si resulta que la oferta de trabajo es menor de lo que espero, entonces esto me obligaría a revaluar mis perspectivas de inflación.

¿Diría qué puntos presentó en el último resumen de las proyecciones económicas y por qué?

Dije que no habría subida de tasas. Fui uno de los puntos bajos en todo el período de las proyecciones.

Entonces, ¿Cuándo prevé la primera subida de los tipos de interés por parte de la Fed?

Como dije en mi dot-plot (diagrama de puntos), no puse ninguna subida en todo el periodo de tiempo proyectado. El Comité ha adoptado esta orientación futura de no aumentar los tipos de interés hasta que alcancemos de forma sostenible el 2% de inflación, lleguemos al máximo empleo y tengamos confianza en que la inflación está aumentando con el tiempo. En realidad, el núcleo de esta cuestión es cuándo vamos a llegar al máximo empleo y cuántos años van a ser necesarios.

Si las cosas se desarrollan como usted espera, ¿prevé que la reducción de la producción comience este año o a principios de 2022?

No estoy seguro. En primer lugar, no creo que haya una gran diferencia entre el tapering a finales de este año o a principios de 2022. Es una distinción muy pequeña en los términos generales de la política monetaria. Estamos vigilando los datos, mirando nuestro balance. Lo más importante, y todos estamos de acuerdo, es que queremos que el proceso sea este. En algún momento vamos a reducir las compras y queremos hacerlo de manera predecible, transparente y ordenada. Hemos comenzado ese proceso para deliberar y trazar un plan. Así que no tengo una visión de finales de este año o principios del próximo. En realidad, no creo que haya una gran diferencia entre ambos.

Y cuando se inicie ese proceso, ¿Cómo será? Se ha hablado de que tal vez se empiece de forma más agresiva con los valores respaldados por hipotecas…

He escuchado esos argumentos. Es cuestión de deliberar. Mi escenario base es que haremos lo que hicimos la última vez que redujimos este tipo de compras, es decir, dejaremos de aumentar gradualmente nuestro balance y finalmente lo mantendremos durante algún tiempo. Eventualmente permitiremos que el balance comience a reducirse a medida que los bonos expiren naturalmente. Ese es mi escenario base porque fue un éxito y efectivo la última vez. Pero estoy abierto a escuchar otros argumentos sobre potenciales ajustes.

"Quiero asegurarme de que no declaramos la victoria prematuramente"

Tiene mucha experiencia en la salida de la 'Gran Recesión' de 2008/2009. ¿Qué es lo que más le preocupa al salir de esta crisis en términos de las 'cicatrices' a largo plazo?

Las cicatrices en el mercado laboral. Estoy seguro de que las empresas aprenderán a ajustar sus modelos de negocio. En el futuro haremos más cosas de forma virtual en lugar de subirnos a un avión. Así que esos son ajustes que van a tener lugar en la economía y en el sector empresarial. Estoy completamente seguro de que las empresas aprenderán a adaptarse. Algunas empresas prosperarán. Algunas empresas desaparecerán, pero esa es la naturaleza de una economía basada en el mercado, y eso es saludable. La cicatriz que me preocupa es la de los trabajadores y el tiempo que se tarda en reincorporar a la gente al mercado laboral. Tener a todo el mundo empleado y al mayor número posible de personas es muy beneficioso para la sociedad, más allá de los beneficios económicos. Ésa es realmente la cicatriz que me preocupa y quiero asegurarme de que no declaramos la victoria prematuramente.

¿Cree que los responsables políticos han aprendido la lección de la crisis financiera de 2008/2009?

Creo que se han aprendido muchas lecciones. Una de las cosas que aprendí en 2008 fue que debíamos errar en hacer demasiado en lugar de hacer poco. Y creo que el Congreso de EEUU ha captado especialmente ese mensaje y ha sido muy agresivo a la hora de apoyar a las empresas y a los trabajadores durante la pandemia. Y eso es una gran noticia. Nosotros, en la Reserva Federal, también hemos aprendido la lección y nos hemos inclinado por ser lo más agresivos posible. Ahora el reto llega con las lecturas de alta inflación, como estamos viendo ahora.

¿Cómo tiene en cuenta la Fed de Minneapolis factores como los riesgos climáticos y la desigualdad económica racial para cumplir el mandato de la Fed?

Uno de nuestros mandatos del que acabamos de hablar es el del máximo empleo. El mayor número posible de personas trabajando y participando provechosamente en la economía. Comprender estas disparidades en nuestra economía, disparidades raciales y socioeconómicas, resulta enormemente importante para entender si realmente estamos en el máximo empleo. Antes de que la pandemia golpeara he argumentado en voz alta que no estábamos en el máximo empleo, que estábamos malinterpretando el mercado laboral. Durante múltiples viajes cuando me reunía con comunidades de bajos ingresos el mensaje era claro. No contaban con suficientes empleos y querían trabajar. El pasar tiempo en comunidades diversas fue lo que me abrió los ojos de que estábamos malinterpretando el máximo empleo. No podemos resolver la desigualdad con la política monetaria. Es un instrumento demasiado contundente. Pero tenemos que entender la desigualdad y comprender estas diferentes experiencias si realmente vamos a cumplir con nuestro mandato de alcanzar el máximo empleo.

Me gustaría conocer su opinión sobre los últimos cambios que hemos visto en el Banco Central Europeo...

Es muy sensato. Sé que hay muchas opiniones diferentes en toda Europa. Es un continente grande y diverso, y es difícil llegar a un consenso. Es un paso en la dirección correcta, por lo que les aplaudo y espero aprender de su experiencia. La baja inflación que hemos experimentado en EEUU en la última década o más también se experimentó en Europa y en Japón. ¿Ha cambiado el mundo de forma tan fundamental que ahora nos encontramos en un entorno de alta inflación? Me resulta difícil de creer. Mi hipótesis es que EEUU, Europa y Japón, una vez superado este período de ajuste, seguirán luchando por alcanzar su objetivo de inflación del 2%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin