Bolsa, mercados y cotizaciones

El bono español vuelve al 0,4% de rentabilidad por primera vez desde abril

  • Desde los máximos de rentabilidad del año se gana un 2,1% por precio
Madrid

La rentabilidad de los principales títulos de deuda pública en Europa y Estados Unidos ha vuelto a los niveles del pasado mes de abril, con los inversores en renta fija comprando bonos de forma generalizada en las últimas semanas.

Los mercados parecen estar perdiendo el miedo a que se produzca un repunte de la inflación que pueda poner nerviosos a los bancos centrales y desemboque en una retirada de estímulos antes de lo previsto.

En este contexto, el bono español ha vuelto a caer hasta el 0,4% de rentabilidad, un nivel que no se veía desde finales de abril. Las ganancias que se consiguen por precio desde que se tocaron los máximos del año de rentabilidad, en el 0,61% el pasado 17 de mayo, ya superan el 2% en el caso del bono español.

El título alemán, por su parte, se vuelve a mover en el -0,24% de rentabilidad, mientras que el francés lo hace en el 0,12%, el italiano en el 0,82% y el portugués se estabiliza en el mismo nivel que el español, el 0,4%.

Estos niveles se tocaron ayer, a solo un día de conocer el dato de inflación de Estados Unidos durante el mes de mayo, y de la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). "El debate reflación vs inflación hizo que los rendimientos europeos subieran considerablemente en abril y a principios de mayo, con alzas del Bund alemán a 10 años hasta el -0,1%, acercándose a la línea mágica del cero. Desde entonces, sin embargo, los mercados de deuda soberana europea se han calmado de nuevo", explican desde Julius Baer.

El banco suizo cree que "podría haber algunos desacuerdos en el seno del BCE", pero consideran que "los riesgos para la recuperación y la decepcionante dinámica de la inflación siguen siendo importantes. Las expectativas de inflación se han acelerado, pero el swap de inflación a 5 años se ha estabilizado en torno al 1,6%, todavía muy por debajo del objetivo del 2%".

El consenso de analistas que recoge Bloomberg tiene claro que no habrá sorpresas por parte del BCE en esta ocasión, ni cambios bruscos de política. Eso sí, el mensaje de Lagarde podría dar nuevas pistas sobre futuras decisiones, algo clave para los mercados.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.