Bolsa, mercados y cotizaciones

Los valores "meme" ponen patas arriba el mercado de opciones

La euforia registrada por los valores "meme", véanse AMC Entertainment o GameStop, por ejemplo ha desencadenado un furor en la negociación de opciones, alterando así la dinámica tradicional del mercado.

Según publica este martes el Wall Street Journal, la fiebre por este tipo de compañías ha coincidido con un frenesí en el comercio de opciones, contratos que permiten a los inversores confiar por la evolución de los precios de las acciones o proteger sus carteras. Este rincón del mercado, antaño caracterizado por su opacidad, se ha disparado este año como nunca antes, con muchos nuevos inversores probando su suerte.

Sin embargo, como recalca el WSJ, estos complicados contratos pueden ser arriesgados. Algo que no ha parece haber impedido que los inversores minoristas hayan utilizado estos contratos para impulsar sus posiciones, con la meta de aprovechar el incesante impulso de valores como GameStop y AMC.

De hecho, los volúmenes de negociación de opciones de compra aumentaron la semana pasada hasta el nivel más alto desde principios de marzo y la actividad de opciones de compra de AMC alcanzó un récord, según datos de Bloomberg. Así los operadores gastaron 11.600 millones de dólares en contratos de opciones vinculados a AMC, más que en el SPDR S&P 500 ETF Trust, el Invesco QQQ Trust y Tesla juntos, según datos de Cboe Global Markets.

Las opciones de compra (call options), que permiten a los inversores el derecho a comprar acciones a un precio determinado en el futuro, han registrado una negociación especialmente intensa. Los operadores online y muchos inversores minoristas se han decantado por ellas proyectando tendencias alcistas en múltiples valores con la esperanza de generar aún más beneficios. Su coste relativamente bajo, un solo contrato cubre 100 acciones, ha atraído a muchos al mercado y la actividad se ha disparado en las últimas sesiones.

Dado que las opciones cuestan una fracción del precio de la acción subyacente ofrecen a los inversores una forma de ampliar su exposición. Por supuesto, si el precio de una acción nunca alcanza el nivel incluido en una opción de compra, que da al titular el derecho a comprar una acción a un precio fijo, entonces el propietario pierde su dinero. El contrato de la opción expira sin valor.

Pero no solo los inversores minoristas parecen atraídos por las opciones de compra. También los institucionales. Eso sí, en este último caso, para probar otra táctica para invertir contra esos valores sin quemarse tanto como lo han hecho al ponerse en corto.

De acuerdo a Reuters, algunos operadores están posicionándose en contra de otro repunte significativo de AMC y otros valores accediendo al mercado de opciones, algo que limitará sus pérdidas si los inversores minoristas siguen inflando los precios de estas acciones. A través de lo que se conoce como un "bear put spread", una estrategia común de opciones empleada entre los bajistas, algunos fondos de cobertura y otros inversores institucionales de Wall Street siguen intentando derrocar los valores de meme y sacar provecho.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.