Bolsa, mercados y cotizaciones

La inversión en el clima: si no es ahora, ¿cuándo? Si no eres tú, ¿quién?

  • La amenaza del calentamiento global exige una revolución
  • La UE está en proceso de actualizar su regulación sobre los 'benchmarks'
Pedro Coelho, responsable para Société Genérale de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica

A pesar de todos los desafíos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) que enfrentan las empresas hoy en día, hay uno que los une a todos y que empequeñece a todos los demás por su urgencia.

La amenaza del calentamiento global exige una revolución en nuestros sistemas energéticos. Aunque vamos rezagados, quizá no sea demasiado tarde. Como gestores de activos e inversores, todavía tenemos el poder de cambiar el mundo ayudando a transferir billones de dólares a inversiones inocuas para el clima. La historia puede juzgarnos duramente si no lo hacemos.

Afortunadamente, la ayuda está a nuestro alcance gracias a los benchmarks alineados con el clima, y los nuevos e innovadores ETF que los utilizan.

Aceptando el reto

Al prever la limitación del calentamiento global a "muy por debajo de 2ºC por encima de los niveles preindustriales" y "proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de las temperaturas a 1,5ºC", el Acuerdo de París de 2015 comprometió a 195 países a un cambio radical y significativo de sus emisiones y políticas climáticas.

Lograr esto será un desafío, pero todos podemos ser decisivos. Cuando se trata de las emisiones de CO2, el diablo está en los detalles. ¿Cómo puede saber si su cartera va por buen camino?

Estableciendo nuevos estándares

Gracias a la labor realizada por organizaciones como el CDP (anteriormente el Carbon Disclosure Project), el Taskforce for Climate-Related Financial Disclosure (TCFD) y la Science-Based Targets (SBT), existe ahora un marco transparente para calcular, prever y divulgar datos sobre las emisiones de carbono de las empresas.

Los SBT establecen el vínculo entre las emisiones de CO2 proyectadas por las empresas individuales y un aumento medio proyectado de la temperatura. Vincular una cartera de inversiones a una cifra de temperatura específica es una medida extremadamente sencilla de comprender por los inversores.

Lamentablemente, las cifras actuales no son agradables. Los principales benchmarks de renta variable implican actualmente aumentos de temperatura de alrededor de 4°C o más, algo que podría ser desastroso.1

La regulación de los 'benchmarks': el eslabón perdido

La UE está en proceso de actualizar su regulación sobre los benchmarks, obligando a los creadores de índices a revelar si los principales puntos de referencia existentes están alineados con el escenario del Acuerdo de París.

También está respaldando la creación Climate Transition Benchmarks (CTB) y los Paris-Aligned Benchmarks (PAB). Estos benchmarks simplificarán mucho más la creación de instrumentos de inversión que cumplan con el Acuerdo y empiecen a financiar la transición a un mundo en el que el aumento medio de la temperatura se limite a 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales.

Creemos que estas etiquetas de Climate Transition Benchmarks (CTB) y Paria-Aligned Benchmarks (PAB) pronto serán tan comunes como las etiquetas orgánicas para los productos alimenticios, y servirán asegurar a primera vista que algo se está haciendo correctamente o es "limpio". El efecto indirecto será el de estigmatizar los índices "sucios" (prácticamente todos los principales benchmarks que todavía utilizan los inversores institucionales).

La nueva reglamentación de los benchmarks de la UE podría provocar una auténtica revolución, y conducir a un mundo en el que los flujos de capital y las valoraciones de las empresas dependan de las huellas de carbono de las empresas.

Un círculo virtuoso

La publicación de los escenarios de temperatura de los principales benchmarks afectará a casi todo el mundo. Las instituciones y las grandes marcas, los gestores de fondos y patrimonios, los bancos privados y las redes de asesoramiento, podrían asociarse a un determinado escenario de temperatura y a una posición de facto sobre el cambio climático por parte de los clientes, los potenciales e incluso los medios de comunicación.

En medio de tal escrutinio, esperaríamos que las instituciones comenzaran a migrar sus inversiones hacia los CTB o PAB. Mientras tanto, si la valoración de una empresa está dictada por su huella de carbono, esperamos que sus accionistas presionen a su equipo directivo para acelerar su transición energética.

Así, nace un círculo virtuoso, alimentado por una regulación con visión de futuro y el tribunal de la opinión pública.

La operación de la década

Algunas estimaciones actuales sugieren que debemos mantener el 80% de las reservas conocidas de combustibles fósiles bajo tierra o arriesgarnos a calentar nuestro planeta mucho más allá de las líneas rojas trazadas por los científicos y los gobiernos.

Sin embargo, los mercados de valores siguen fijando el precio de algunas de esas reservas en la cotización de los productores de petróleo. Este podría ser el mayor riesgo oculto en sus carteras hoy en día, y es un riesgo que no se puede cubrir.

La "descarbonización" de las carteras no es posible sin reducir la exposición a un posible rebote de los combustibles fósiles. Para nosotros, ese es un riesgo de la cartera que vale la pena tomar. Aceptar el reto ofrece un potencial real para los que piensan en el futuro con la vista puesta en el panorama global. Creemos que será la operación de la próxima década, y más allá.

Por supuesto, ajustar las carteras a tal nivel es un desafío que llevará años para que esta experiencia sea ampliamente compartida, años que no tenemos. Un paso adelante los gigantes de la indexación del mundo y sus nuevos índices.

Los índices, y los ETF, son la autopista de la transición

Creemos que un enfoque cuantitativo, basado en reglas, es la mejor manera de emplear la enorme (y cada vez mayor) cantidad de datos climáticos disponibles actualmente. Las principales compañías de índices del mundo, S&P y MSCI, han estado construyendo su experiencia climática a través de adquisiciones corporativas, y ahora la están compartiendo en índices climáticos elegibles para las etiquetas CTB y PAB de la UE.

Por supuesto, la simple construcción de estos índices no es suficiente para ganar la guerra. Los inversores deben usarlos. Trasladar el dinero en masa a estos índices es lo que nos ayudará a cambiar la corriente.

Los inversores influyentes y los pioneros pueden jugar un papel clave. Sólo se necesitarían unos pocos propietarios de activos importantes, activos y comprometidos para alimentar ciertos índices y ETFs, y así incitar a muchos otros.

Una vez en la vida

Estamos en la cúspide de un cambio de paradigma para los mercados cotizados de una escala comparable al surgimiento de la era digital. Los cambios radicales en las regulaciones de los benchmarks podrían ser el catalizador para un futuro más limpio y más verde.

Esta es una oportunidad única en la vida para que los proveedores de ETF sean campeones del cambio y pongan el poder en manos de la gente con sólo pulsar un botón.

Todo el mundo puede desempeñar un papel en esta revolución, desde los mayores propietarios de activos del mundo hasta el inversor individual. Nunca piense que es demasiado tarde. Nunca crea que su contribución es demasiado pequeña. Nunca diga nunca. Todos tenemos el poder de cambiar el mundo.

Por Pedro Coelho

Responsable para Société Genérale de Lyxor ETF para España, Portugal y Latinoamérica.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin