Bolsa, mercados y cotizaciones

El chivato que hizo caer a Wirecard ataca a otra financiera alemana: Grenke se desploma un 40%

El regulador financiero alemán BaFin. Reuters

Otro escándalo financiero amenaza sobre Alemania. Grenke, la compañía especializada en servicios financieros, ha sido acusada por manipulación contable. Las acciones de la compañía se desploma sobre el 40%, tras el informe del fondo bajista Viceroy Research, que fue la primera firma en informar sobre las irregularidades de Wirecard.

Viceroy Research ha levantado una serie polvareda al acusar a Grenke de manipulación contable y blanqueo de capitales, informa Reuters. La reputación de la firma de Fraser Perring ha cosechado una gran reputación en el mercado al destapar escándalos financieros como Wirecard y la compañía sudafricana Steinhoff, propietaria de Conforama. Las acciones Grenke se está desplomando casi un 40% en la bolsa alemana.

El regulador financiero alemán BaFin ha tenido que salir al paso de las informaciones y anunciar que ha abierto una investigación sobre del proveedor alemán de servicios financieros Grenke.

La compañía también ha intentado frenar la polémica con un comunicado en el que señala que las acusaciones son falsas y es fácilmente desmostrable. Grenke dijo que estaba preparando una respuesta detallada a las acusaciones y agregó que se reservaba el derecho a emprender acciones legales. El supervisor del mercado también ha anunciado que analizará los movimientos en corto que está habiendo alrededor de las acciones de Granke.

Grenke, fundada en 1978, cuenta con 1.700 empleados en 32 ubicaciones en todo el mundo, figura en el índice MDAX de empresas de mediana capitalización de Alemania. Proporciona principalmente a pequeñas y medianas empresas servicios de leasing, banca y factoring.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.