Bolsa, mercados y cotizaciones

Richard House (Allianz GI): "Ser socialmente responsable reduce el coste de la deuda de los estados"

  • "Hay más países con perspectiva positiva que negativa"
  • "El mayor riesgo está en una victoria demócrata en EEUU"
Madrid

Richard House, gestor y CIO de deuda emergente de Allianz GI, se muestra optimista con un mercado que ofrece al inversor las rentabilidades que ya no se pueden encontrar entre los desarrollados.

¿En qué parte del ciclo cree que estamos?

Depende del país del que hablemos. EEUU ha sido un catalizador pero se está desacelerando, al igual que China (que además ahora con el virus puede ser peor). Creo que hay una gran brecha entre los emergentes y los desarrollados, de hecho es la mayor desde 2016 porque los emergentes han empezado a acelerar de nuevo.

¿El mercado emergente de deuda es el último refugio de rentabilidad después del 'rally' de los bonos del año pasado?

Todo lo emergente es high yield comparado con los desarrollados. Lo que sucede es que, entre los emergentes, hay mercados en divisa local y en dólares, grado de inversión o high yield, que es donde realmente está el valor. En países como México o Rusia tienes tipos reales muy altos todavía porque la inflación está controlada, por lo que favorecemos estos países en nuestros porfolios. Pero también hay que tener en cuenta los distintos perfiles de riesgo, por lo que no estamos en Argentina, Venezuela, Líbano...

¿Espera que China aumente más la parte de sus bonos abierta al inversor extranjero?

Sí, ya a finales de febrero permitirá hasta un 15%, siendo el tercer mayor mercado de todo el mundo. Estamos comprando, y lo seguiremos haciendo en los próximos meses hasta que represente un 10% de nuestros porfolios.

Veo en su cartera que su posición principal está en deuda estadounidense...

Pero esto no seguirá siendo así, porque las rentabilidades del grado de inversión son muy bajas, y esperamos que aumenten, por lo que reduciremos exposición al Treasury para aumentar el de bonos emergentes.

Hay más países con perspectiva positiva que negativa

¿No está preocupado por el impago en alguna de sus posiciones como Kazajistán, Filipinas, Ucrania...?

No, no, no. Sólo dos países cayeron en default, que fueron Argentina y Líbano.

¿Espera cambios de 'rating' en algún país?

Sí, hay dos países que podrían caer en una situación negativa, que son México y Sudáfrica. En este último el mercado ya lo está descontando, y quizás en México también... Por el contrario, en otros países como Egipto o Ucrania podría haber mejoras del rating. Dentro de los emergentes, desde 2011 ha habido más deterioros que mejoras, sin embargo el año pasado sucedió al contrario. Hay más países con perspectiva positiva que negativa.

Una victoria de los demócratas sería mala para Wall Street

¿Qué países suponen ahora los mayores riesgos?

El mayor riesgo son las elecciones en EEUU, aunque esto afecta a todos los mercados, no solo a los emergentes. La guerra comercial ha pasado a ser un riesgo menor tras la firma de la primera fase. Ahora el mercado estará atento a una posible victoria de los demócratas, que sería muy mala para Wall Street.

¿Hay alguna región o país que evite por criterios ESG?

De hecho, tenemos una lista de ellos al no cumplirse unos criterios mínimos sociales (Costa de Marfil, Nigeria...), de sostenibilidad medioambiental (Arabia Saudí, India...) y de gobernanza (Irak, Angola o Venezuela). En total, actualmente excluimos a 20 países. Hay una correlación negativa importante entre el cómputo de estos criterios y el spread de la deuda soberana de estos países.

También tiene bonos de Uruguay, Brasil y México, pero no de Argentina. ¿Es este el lugar menos seguro en Latinoamérica?

Todo el mundo sabe que tienen que reestructurar su deuda, pero hay un problema importante con su divisa. El mercado ha descontado en cierta manera un impago o default. Hay que ver cómo van las negociaciones con el FMI, pero ahora mismo nadie lo sabe. No obstante, vemos los niveles actuales como justos y puede que algún día los incluyamos en cartera.

México es el país con los tipos reales más altos del mundo

¿Cuál es su visión sobre México?

Allí preferimos los bonos en moneda local porque esperamos una apreciación del peso porque los tipos están altos mientras que la inflación está controlada. De hecho, tiene el tipo real más alto del mundo actualmente, incluso contando que el banco central bajará tipos.


¿Qué puede contarnos sobre el mercado de crédito?

Nuestro fondo de deuda corporativa lo ha hecho bien en los últimos años. Preferimos los bonos soberanos, no obstante, de cara a este año. Si no nos gusta el soberano, no compramos tampoco el corporativo.

¿Cree que la gran liquidez que hay en el mercado ha provocado que menospreciemos algunos riesgos?

Definitivamente sí. Para evitar que cuando esto cambie haya un susto hay que fijarse en los fundamentales de cada activo específicamente.

¿Cómo de importante es para usted la gestión activa?

Muy importante porque hay muchas clases de activos dentro de un universo de muchos países y no puedes ignorar nada. Muchos índices, por ejemplo, no excluyen ciertos países y eso es peligroso, como el caso de Venezuela con JP Morgan. Somos muy activos en ese sentido. Una de mis precupaciones es el gran crecimiento de la inversión pasiva de cara a cuando llegue un momento que fuerce a la gente a retirar ese capital de los fondos.

Si fuera un inversor, ¿que retornos exigiría a un fondo como el suyo?

En los últimos 10 años hemos obtenido un 84%, 8 puntos por encima de la media, es decir, un 9-10% al año. Para los próximos años no será tan fácil, 5% al año puede estar bien en este entorno de tipos bajos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.