Bolsa, mercados y cotizaciones

La AIE pide calma: desequilibrar el mercado del petróleo no es tan fácil como en el pasado

  • La producción de países ajenos al cártel tiene cada vez más relevancia
  • La OPEP sigue siendo muy importante, pero menos influyente a largo plazo
  • El mayor número de participantes dota de más estabilidad al mercado
Foto de archivo

El aumento de la producción de petróleo de los países que no pertenecen a la OPEP, encabezados por EEUU, junto con las abundantes reservas mundiales de crudo, están ayudando y ayudarán al mercado a superar crisis políticas como el enfrentamiento entre EEUU e Irán, según ha destacado este jueves la Agencia Internacional de Energía (AIE) en su informe mensual.

"Por ahora, el riesgo de una amenaza importante a los suministros de petróleo parece haber disminuido", sentencia la AIE, una organización con sede en París y que es dependiente de la OCDE.

"El mercado actual, donde la producción de los países no pertenecientes a la OPEP está aumentando notablemente y las reservas de la OCDE están 9 millones de barriles por encima de la media de los últimos cinco años, proporciona una base sólida para reaccionar ante cualquier escalada de la tensión geopolítica", destaca la AIE en un mensaje de calma.

Desde 2016 a esta parte, la producción de crudo del OPEP media ha pasado de los 37,7 millones de barriles de 2016 de crudo y condensado a los 35,4 de 2019. La producción ajena a la OPEP ha pasado de 59,2 millones de barriles a superar los 67 millones, evidenciando el peso cada vez mayor de los 'jugadores' que son ajenos al cártel.

La producción de los países no pertenecientes a la OPEP lleva ganando cuota de mercado durante años, pero esta tendencia se ha intensificado desde la irrupción del fracking y el shale oil en EEUU. 

La fortaleza de la oferta

La AIE calcula que la producción superará a la demanda de crudo incluso si los miembros de la OPEP cumplen plenamente el pacto con Rusia y otros aliados no pertenecientes a la OPEP para frenar la producción.

Para el conjunto de 2020, la asociación pronostica que la demanda de crudo se elevara en 1,2 millones de barriles diarios, gracias a que los precios "permanecen parcialmente débiles", así como al mayor crecimiento del PIB mundial y a los "progresos" en solucionar las disputas comerciales. Durante este año, la producción de los países ajenos a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) crecerá en 2,1 millones de barriles diarios.

"Incluso si se adhieren estrictamente a los recortes, es probable que haya una fuerte acumulación de inventarios durante la primera mitad de 2020", señala la AIE.

Se estima que la producción de crudo de la OPEP fue de 29,3 millones de barriles por día (bpd) en enero, 700.000 bpd por encima de la demanda proyectada.

Aún así sigue habiendo riesgos

"A medio plazo, el aumento de los problemas de seguridad podría dificultar que Irak desarrolle más su capacidad de producción. En su lugar, podría hacer que sea cada vez más difícil asegurar que existe capacidad de producción adicional para satisfacer la creciente demanda mundial en la segunda mitad de esta década", ha indicado la AIE.

La vulnerabilidad del petróleo de Irak se produce en un contexto en el que el país árabe ha ganado importancia estratégica como productor. En la última década, Bagdad ha duplicado sus exportaciones de petróleo, hasta situarse en cuatro millones de barriles por día. La AIE atribuye parcialmente este crecimiento al efecto de las sanciones de Estados Unidos sobre las exportaciones de Irán, que han caído a 300.000 barriles diarios, y al "colapso" de la producción en Venezuela.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0