Materias Primas

La OPEP fracasa y no congela la producción de petróleo: buscará un pacto en junio

  • Tanto el Brent como el Texas registran descensos que rondan el 5%

El ministro de Energía e Industria de Catar, Mohamed bin Saleh al Sada, ha anunciado que los países productores de petróleo y la OPEP, reunidos en Doha para decidir una congelación de la producción del petróleo a niveles de enero, necesitan llevar a cabo más consultas. Las reuniones se han mantenido a puerta cerrada este domingo y a ellas no ha acudido Irán. Las discusiones se retomarán en la reunión extraordinaria de la OPEP en junio.

El barril de petróleo, tanto de Brent como de Texas, retrocede con fuerza tras la falta de acuerdo. Ambas referencias ceden en torno a un 5%. De cara al futuro, los analistas no se muestran muy esperanzados con el 'oro negro'. De hecho, los expertos de Barclays esperan que el crudo vuelva al punto de partida, aunque no muy por debajo de los 30 dólares.

El borrador inicial del acuerdo sobre el que se estaba trabajando y que al final no se consensuó, establecía que los principales países petroleros del mundo, reunidos el domingo en Doha, mantendrían cada mes la producción promedio diaria de crudo en el nivel del mes de enero.

La congelación de la producción se extendería hasta el 1 de octubre de este año, cuando los productores se reunirían nuevamente en Rusia, para revisar los avances de los esfuerzos destinados a buscar "una progresiva recuperación del mercado petrolero", indicaba el borrador.

Sin embargo, un nuevo borrador que se presentó en la mañana del domingo incluía una línea en la que se fijaba que todos los los miembros de la OPEP deberían formar parte del acuerdo, algo que se convirtió en un obstáculo para lograr un pacto vinculante, dado que Irán, miembro de la OPEP, había decidido no enviar representantes a la reunión de Doha.

Las razones de Irán

La ausencia iraní se justificó desde el Gobierno de Teherán insistiendo en que no puede aceptar las propuestas que congelen su producción. Desde el fin de las sanciones sobre su economía, Irán incrementó su producción en unos 500.000 barriles diarios y tiene el objetivo declarado de aumentar su oferta hasta unos 2 millones de barriles diarios extra hasta recuperar su producción previa al embargo sobre sus hidrocarburos.

Irán dice que apoya el plan que se ha discutido en Doha (Catar) entre una veintena de miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores globales para congelar la producción de crudo, pero no avanza más.

El ministro de Petróleo de la República Islámica, Bijan Zanganeh, insistió en declaraciones difundidas por su ministerio que cualquier plan para reducir o frenar el suministro de crudo a los mercados globales no será aplicado por su país hasta que éste recupere la cuota de mercado previa a la imposición internacional de sanciones sobre su economía en 2011.

Zanganeh alabó la idea de una mayor colaboración entre los mayores productores mundiales de petróleo para llevar estabilidad a los mercados y apuntó que el plan que se discute en Doha "por primera vez en muchos años ha conseguido reunir a países de la OPEP y de fuera de la organización para lograr una cooperación seria y efectiva".

"Hasta el momento, Rusia, el mayor productor del mundo, no estaba listo para trabajar con la OPEP, y éste es el comienzo de una muy buscada relación", añadió.

Sin embargo, el ministro apuntó que Irán ya ha dicho en reiteradas ocasiones tanto a sus socios en la OPEP como a otros países como Rusia que "deben entender el regreso de Irán a los mercados" y su aumento de producción, ya que si Irán congela su producción en los niveles del pasado enero, "entonces nada hubiera cambiado respecto a las sanciones que pesaban sobre el país".

En este sentido, fuentes del ministerio informaron que en la reunión no estarían representantes de alto rango iraní, aunque sí su gobernador ante la OPEP, Huseín Kazempour, quien transmitirá el apoyo del país a cualquier medida que "mejore la situación del mercado".

Los analistas internacionales ya consideraban poco probable un acuerdo que recorte el bombeo más allá de los niveles de enero, que en todo caso estaban situados en niveles históricamente elevados.

Mantener la presión sobre el nivel de producción ha sido hasta ahora la estrategia de Arabia Saudí y sus socios, que esperan que la oferta y la demanda comiencen a equilibrarse en la segunda mitad de 2016 gracias al desplome en las extracciones en Suramérica, Asia y Estados Unidos.

¿Repunte de los precios?

"Esperamos que los precios repunten en el cuarto trimestre del año debido a los recortes en países externos a la OPEP. No se trata de recortes voluntarios, sino el efecto de los bajos precios en la producción, que en muchos países se ha vuelto insostenible", señaló la analista Michal Meidan, de la firma británica Energy Aspects, para quien el petróleo podría recuperarse hasta los 50-60 dólares el barril en cuestión de meses.

La guerra de precios que comenzó hace más de año y medio, con el barril a casi 115 dólares, está lejos de terminar, entre otros motivos porque el efecto sobre las compañías que explotan el esquisto en Estados Unidos no ha sido tan devastador como esperaba Riad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0