Ecoley

Los expertos piden seguridad jurídica en la fiscalidad internacional

  • Destacan la confianza de las empresas americanas en su administración
  • "BEPS ha dejado un sabor agridulce a las compañías", apuntan
Momento de la mesa de ponentes sobre fiscalidad internacional, en el congreso de Lefebvre. eE

"La aplicación de las normas de compliance en materia de fiscalidad internacional puede crear un pequeño monstruo dentro de la empresa". Así de contundente se mostró Ricardo Gómez-Barreda, senior partner de Garrigues. El experto destacó que los nuevos deberes de transparencia que exige el compliance en materia tributaria podrá hacer que muchas empresas se vean metidas en operaciones que tienen que ser informadas. "Hay que definir con mucha claridad los papeles que hay dentro de las organizaciones", añadió.

El especialista participó en el Congreso Compliance y Buenas Prácticas Tributarias organizado por Lefebvre. "La sociedad ha decidido el cumplimiento fiscal a las compañías porque muchas de las grandes multinacionales estaban aprovechándose de situaciones especiales", apuntó Gómez-Barreda. "Ahora nos encontramos con un régimen de comunicación de las operaciones propio de los países angloseajones, que no parte del mundo latino", indicó.

Precisamente, José Antonio Bustos, senior partner de EY, destacó que en Estados Unidos las compañías tienen una relación más colaborativa con la Administración. "Es de mucha confianza", apostilló. "Deber ser por una cuestión cultural y porque se sienten defendidos allí", aseveró.

Bustos explicó durante su intervención el desarrollo y la situación actual del proyecto de la OCDE sobre la erosión de la base imponible y traslado de beneficios (BEPS). "Estados Unidos siempre ha querido que sus empresas tengan confidencialidad. Sin embargo, ahora se ha puesto al volante en la era post BEPS, cambia su sistema fiscal internacional y apunta hacia unas ideas de nuevos métodos de tributación más objetivos, al estilo módulos", señaló.

José Antonio Bustos aseguró que todo el proyecto BEPS de la OCDE ha dejado "un sabor agridulce" a las compañías. "En general, sienten que se les ha exigido demasiado y la seguridad jurídica no ha acompañado a esas exigencias", manifestó.

En cualquier caso, reconoció que para la Administración tributaria estos cambios en la línea de más transparencia han supuesto un reto. "También lo tienen difícil porque la información que reciben ahora es masiva y poco afinada", subrayó.

Economía digital

Los expertos destacaron la irrupción de la economía digital en la fiscalidad internacional.  "El escenario que tenemos puede cambiar abruptamente en un futuro inmediato si algunas de las propuestas de la economía en el ámbito digital tuvieran su fruto", destacó Néstor Carmona, inspector de Hacienda y jefe de la Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional. "Se empieza a dudar de los estándares se puedan aplica a esta economía", añadió Bustos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0