Ecoley

Los pagos durante el permiso de paternidad deben ser iguales a los de la maternidad

  • La Audiencia Nacional obliga a armonizar el cálculo de las retribuciones
Foto: Archivo.

La Audiencia Nacional (AN) exige que el cálculo de las retribuciones durante los permisos de paternidad y maternidad sea el mismo. De este modo, obliga a las empresas a incluir, dentro del permiso de paternidad, el sueldo variable, al igual que hace con las madres. La sentencia, de 18 diciembre 2018, rechaza así una normativa interna de la empresa que regule la retribución variable en distinta forma para el descanso por paternidad -en el caso estudiado se equiparaba a una incapacidad temporal-al de maternidad -que en este asunto recalculaba objetivos y condiciones de devengo-.

"Es una sentencia muy relevante por cuanto en la regulación de la retribución variable, como se ve, hay empresas que no equiparan las situaciones de maternidad con las de paternidad, en claro perjuicio para los padres", explica el abogado Alfredo Aspra, socio del área Laboral de Andersen Tax & Legal. "En pocas ocasiones se aprecia una discriminación por razón de sexo en contra de los padres por un mejor trato a las madres", añade el especialista en Derecho laboral.

La perspectiva biológica que se utiliza para que que las mujeres tengan más tiempo de permiso, no es extrapolable a las retribuciones, según explica la Audiencia Nacional

La magistrada San Martín Mazzucconi, ponente del fallo, subraya que esta regulación interna vulnera el principio de igualdad previsto en el artículo 14 de la Constitución y en la Ley Orgánica 3/2007, debiendo incluirse dentro del sistema de retribución variable al colectivo de trabajadores que dispongan del permiso de paternidad desde el primer día de su disfrute, reconociendo su derecho a percibir esta retribución variable en base al cumplimiento obtenido según el sistema ordinario de retribución vigente, proporcionalmente al tiempo efectivamente trabajado, y ajustando el target y los objetivos.

Distinto a la duración

El fallo reconoce que, efectivamente, no existe discriminación en el hecho de que la suspensión del contrato por paternidad tenga una duración inferior a la de la maternidad biológica, pues sus finalidades son distintas. "En la maternidad biológica existe un parto que compromete la salud de la trabajadora, mientras que en la paternidad esta circunstancia no concurre", señala la sentencia. "La diferencia se justifica, pues, por la existencia de un parto, lo que hace razonable una diferente duración para atender la salud de la trabajadora", asegura la Audiencia Nacional.

Sin embargo, la sentencia establece que este razonamiento no es extrapolable a una diferencia retributiva. "Semejante diferenciación carecería de fundamento en circunstancia biológica alguna", apunta. "En la paternidad no se trata, como es obvio, de proteger la salud del trabajador, sino de contribuir a un reparto más equilibrado de las responsabilidades familiares en el cuidado de los hijos, lo que sin duda quedaría desvirtuado si el disfrute de la figura conllevara un perjuicio retributivo para quienes pretendieran compartir dichas cargas", añade la Audiencia Nacional.

"Porque es verdad que las ventajas que se determinen para la mujer no pueden considerarse discriminatorias para el hombre, pero debe tenerse claro que no existe una ventaja real para las mujeres cuando se desincentiva el reparto equilibrado de cargas familiares", precisa la sentencia. "El efecto es justamente el contrario", apostilla.

"La lucha contra la discriminación no se agota en la protección de la maternidad propiamente dicha, sino que debe alcanzar también a aquellas figuras que sirven a la corresponsabilidad y reparto de cargas familiares", concluye el fallo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.