Ecoley

Un permiso parental no computa como período de trabajo efectivo para calcular las vacaciones anuales

Foto: Archivo
Madrid

El período de permiso parental no puede asimilarse a un período de trabajo efectivo a efectos de determinar su derecho a vacaciones anuales retribuidas. Así lo determina en una sentencia el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que estima que es conforme con el Derecho de la Unión una disposición nacional, que, con el fin de determinar el derecho a vacaciones anuales retribuidas respecto de un período de referencia, no considera período de trabajo efectivo la duración de un permiso parental disfrutado por ese trabajador durante el citado período.

De esta forma, explica el Tribunal europeo que "en determinadas situaciones concretas en las que el trabajador no puede cumplir sus cometidos, debido en particular, a una ausencia por enfermedad debidamente justificada o a un permiso de maternidad, los Estados miembros no pueden supeditar el derecho a vacaciones anuales retribuidas al requisito de haber trabajado efectivamente". Por ello, Europa estima que la magistrada disfrutó de un periodo parental durante el periodo de referencia, "no se encuentra en usa situación concreta".

Asimismo, señala la sentencia que el hecho de que se produzca una incapacidad laboral por enfermedad resulta, en principio, imprevisible y ajeno a la voluntad del trabajador, mientras que, en la medida en que el trabajador que goza de un permiso parental no está sujeto a limitaciones físicas o psíquicas causadas por una enfermedad, se encuentra en una situación distinta. Por otra parte, considera que la finalidad del permiso de maternidad es proteger la condición biológica de la mujer durante su embarazo y después de éste, así como las particulares relaciones entre la mujer y su hijo durante el período que sigue al embarazo y al parto. Por tanto, esta situación también es distinta de la del trabajador que goza de un permiso parental.

Se trata de un caso en el que una magistrada de un Tribunal de Rumanía disfrutó de un permiso de maternidad del 1 de octubre de 2014 al 3 de febrero de 2015. Del 4 de febrero al 16 de septiembre de 2015 se acogió a un permiso parental por hijo menor de dos años de edad. Durante ese período estuvo suspendida su relación laboral.

Por último, disfrutó de 30 días de vacaciones anuales retribuidas, del 17 de septiembre al 17 de octubre de 2015. Con arreglo al Derecho rumano, que establece un derecho a vacaciones anuales retribuidas de 35 días, la afectada solicitó al órgano jurisdiccional en el que está destinada que le concediese los restantes cinco días de vacaciones anuales retribuidas correspondientes al año 2015.

El Tribunal rumano denegó esta solicitud debido a que la duración de las vacaciones anuales retribuidas es proporcional al tiempo efectivamente trabajado durante el año en curso y a que, desde ese punto de vista, la duración del permiso parental al que se había acogido durante el año 2015 no podía considerarse período de trabajo efectivo a efectos de determinar el derecho a vacaciones anuales retribuidas.

La magistrada, según explica la sentencia de 4 de octubre de 2018, impugnó esta resolución ante los tribunales rumanos. En este contexto, un Tribunal Superior de Rumanía pregunta al Tribunal de Justicia si el Derecho de la Unión se opone a una disposición nacional que no considera periodo de trabajo efectivo, a efectos del cálculo de la duración de las vacaciones anuales, aquel en el que el trabajador disfrutó del permiso parental.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Mario
A Favor
En Contra

Pero cuatro semanas les quieren dar el gobierno FUNCIONARIO a sus empleados para que así allá más diferencias con la privada que es la que paga todos sus menesteres. Ojala. ojala venga un gobierno de la privada por y para la privada. Hoy el supremo a colocado a 440.000 funcionarios más.

Puntuación 0
#1