Ecoley

Los magistrados esperan un aumento de recursos de casación en el Supremo

  • La nueva Comisión de Admisión decidirá qué casos tienen 'interés casacional'
Foto: Archivo

Hoy comienza a funcionar la Sala de Admisión de recursos de casación del Tribunal Supremo (TS), tras la eliminación de los límites de cantidad que impedían que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal admitiese asuntos por una cuantía inferior a los 600.000 euros, lo que suponía el rechazo de la mayoría de los asuntos cotidianos para los ciudadano. Los magistrados esperan un notable aumento de recursos.

Además, hasta ahora sólo eran recurribles en casación las sentencias en única instancia de las Salas de la Audiencia Nacional (AN) o de los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ). Quedaban fuera tanto las dictadas en apelación por estas Salas, como las sentencias dictadas en única instancia por los juzgados Contencioso-Administrativos.

Asuntos fuera del sistema

Esta situación suponía que muchos asuntos, que incluyen criterios judiciales contradictorios, se quedasen sin posibilidad procesal de solución, salvo en el caso del recurso extraordinario de casación en interés de ley, aunque únicamente cuando la contradicción se produce en AN o TSJ, no en los juzgados. El Supremo, por tanto, se pierde la mayor de los asuntos de interés cotidiano para los ciudadanos.

La Sala de Admisión está presidida por el presidente de la Sala, Luis María Díez-Picazo, y formada al menos por dos magistrados procedentes de cada una de las cuatro secciones de enjuiciamiento.

La reforma del recurso de casación en el orden Contencioso-Administrativo supone un cambio radical en el sistema de revisión de sentencias en este orden jurisdiccional que viene introducido por la Ley Orgánica 7/2015 de 21 de julio, que modifica la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Después de duros meses de análisis y debate entre los magistrados, para hoy mismo está prevista la publicación de un acuerdo con el que se pretende clarificar qué sentencias se van a regir por la nueva casación y cuáles seguirán con el sistema antiguo. Este acuerdo se enviará a todos los operadores jurídicos afectados por la materia y también se colgará en la web del Poder judicial, en la pestaña del TS.

El cambio fundamental es la ampliación de las sentencias recurribles. En principio, lo serán en casación todos los fallos dictados por las Salas de lo Contencioso de los Tribunales Superiores de Justicia, Centrales y Juzgados de lo Contencioso en diversos supuestos.

La Ley, tras la reforma, enumera detalladamente unos supuestos en los que el Supremo podrá apreciar o, incluso, presumir la existencia del interés casacional. Por ejemplo, si la resolución que se desea recurrir afecta potencialmente a un gran número de situaciones, o fija una doctrina que pueda ser gravemente dañosa para el interés general, o si se han aplicado normas sobre las que no existe jurisprudencia.

Los destinatarios de ese acuerdo serán, entre otros, todos los presidentes de las Salas de lo Contencioso de los TSJ y Audiencia Nacional, la presidenta del Consejo General de la Abogacía, el Abogado del Estado Jefe del Tribunal Supremo, los responsables jurídicos de todas las Comunidades Autónomas? los mismos interlocutores con los que el Tribunal Supremo se ha venido reuniendo en estos meses previos de preparación ante la nueva casación.

Además, el pasado 6 de julio se publicaba en el BOE el Acuerdo de 19 de mayo de 2016, del Consejo General del Poder Judicial, por el que se publica el Acuerdo de 20 de abril, de la Sala de Gobierno del TS, sobre la extensión máxima y otras condiciones de los escritos procesales en el recurso de casación.

Un auténtico libro de estilo

Así, los escritos electrónicos de interposición y contestación tendrán una extensión máxima de 50.000 caracteres con espacios, equivalente a 25 folios. El texto figurará en una sola cara de la hoja -anverso- y no en ambas -anverso y reverso-. Esta extensión máxima incluye las notas a pie de página, esquemas o gráficos que eventualmente pudieran incorporarse. El abogado deberá certificar al final del mismo el número de caracteres que contiene el escrito a presentar.

Con respecto al formato, se utilizará para el texto como fuente Times New Roman, con un tamaño de 12 puntos en el texto y de 10 puntos en las notas a pie de página o en la transcripción literal de preceptos o párrafos de sentencias que se incorporen. El interlineado en el texto será de 1,5. Los márgenes horizontales y verticales -márgenes superior, inferior, izquierdo y derecho de la página- serán de 2,5 cm.

El nuevo procedimiento crea suspicacias porque existe el temor entre los abogados de que se produzca un cerrojazo al recurso de casación semejante al experimentado por el de amparo desde que se introdujo el requisito de demostrar la "especial trascendencia" constitucional del mismo. Según las estadísticas del Tribunal Constitucional, en 2014, se dictaron 208 providencias de admisión frente a más de 6.600 de inadmisión.

El nuevo recurso de casación ha supuesto una reestructuración integral de la Sala de lo Contencioso. Las secciones de enjuiciamiento- de la Segunda a la Quinta- están presididas por los magistrados Garzón, la Segunda; Yagüe, la Tercera; Rodríguez Zapata, la Cuarta; y Sieira, la Quinta. Además, las integran ocho magistrados. Se mantiene una Sección dedicada a las impugnaciones de los asuntos del Consejo General del Poder Judicial y la sección creada para resolver los recursos por el llamado céntimo sanitario. La nueva configuración ha refundido dos secciones: la Cuarta con la Séptima, y la Quinta con la Sexta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud