Ecoley

Podemos plantea ir al TC si el "ilegítimo" CGPJ hace nuevos nombramientos y pide que Campo no los refrende

  • LA formación morada considera que una institución que tiene un mandato "caducado" debe limitarse a tareas ordinarias de trámite
Jaume Assens, presidente del grupo de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens. EFE

Unidas Podemos estudia llevar al Tribunal Constitucional (TC) los nombramientos que efectúe el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en puestos claves de la cúpula judicial y, además, plantea que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, no refrende dichas designaciones.

También emplaza a los vocales "decentes" del GGPJ, muy especialmente a la "minoría progresista", a que no participen de esas designaciones en la judicatura previstas para el próximo 30 de septiembre y alcen la voz ante el "golpismo constitucional" del PP, que se sirve de una suerte de "cloaca judicial" para tratar de derrocar al Gobierno.

Así lo ha indicado en una entrevista a Europa Press el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos-En Comú-Galicia En Común en el Congreso, Jaume Asens, para alertar sobre el bloqueo en la renovación del órgano de gobierno de los jueces, una "exigencia democrática" a la que se niega los populares.

Asens ha asegurado que igual que ocurre en el Congreso y el Gobierno cuando está en funciones, una institución que tiene un mandato "caducado" debe limitarse a tareas ordinarias de trámite y no puede nombrar futuros magistrados, en cumplimiento de ese "principio de renovación" que defiende la Constitución.

Bomba de relojería constitucional

Sin embargo, ha censurado que el PP no quiere aplicar esa renovación en el CGPJ, provocando así un "cortocircuito" en este órgano, que deriva en "bomba de relojería constitucional" y una "metástasis" para el sistema que "corrompe" las normas de funcionamiento.

"Tenemos un órgano de gobierno de los jueces que ahora es ilegítimo (...) Y debe cesar en su voluntad de seguir gobernando y decidiendo cuáles son los jueces que van a ocupar los lugares claves y sensibles de la cúpula judicial", ha lamentado Asens.

Y ello lo encuadra en la voluntad del PP de "secuestrar" el poder judicial, de "atrincherarse" en el CGPJ para "ganar ahí lo que ha perdido en las urnas" e intentar "extender su influencia y colonizar todos los estamentos del poder judicial", algo que ya hecho en el Tribunal Supremo.

Por todo ello, Asens ha afirmado que existe una "cúpula judicial y fiscal" que se considera "imbuida de la sacrosanta misión de mantener y defender una determinada visión de España", junto a la "pulsión" del PP de tratar de "patrimonializar el poder".

Derrocar al Gobierno

Según ha rememorado, el bloqueo que fuerzan los populares ya ocurrió en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero cuando bloquearon también la renovación de estamentos judiciales y derivó en la sentencia del 'estatut' por parte del TC, pero ahora con el "agravante" de que "ni siquiera se quieren sentar a negociar".

"Ellos (el PP) han dicho públicamente que mientras esté Unidas Podemos en el Gobierno no van a cumplir la Constitución. Eso es como si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijera que no va a convocar elecciones hasta que el PP no rompa con Vox (...) Estamos hablando de golpismo constitucional; estamos hablando de una estrategia para derrocar al Gobierno, una operación para subvertir el orden constitucional", ha apostillado.

Aparte de las "cloacas policiales", para Asens el PP también emplea las "cloacas judiciales" e impide que se renueve el poder judicial "corrompiendo" el sistema, como revela que, hasta la fecha, se hayan renovado 47 nombramientos de cargos judiciales, algunos de ellos de carácter "vitalicio" mediante la utilización "espúrea del filibusterismo legal" con "objetivos políticos".

Ante esta situación, Unidas Podemos hace un llamamiento a los vocales "decentes" para alzar su voz y "criticar" lo que sucede en el CGPJ, no participando en el "golpe constitucional" que constituyen, en su opinión, los nombramientos previstos el día 30.

"Les pedimos a esos vocales que no participen del golpismo constitucional del PP, que se abstengan de participar en ese golpismo, muy especialmente a la minoría progresista", ha remachado Asens.

Conflicto de atribuciones

Para evitar que esta situación vuelva a producirse en el futuro por esta negativa del PP y llenar ese "vacío que hay ahora mismo en la ley", el parlamentario de la formación morada ha defendido una propuesta legislativa que regule qué puede hacer el gobierno de los jueces en funciones.

Dado que dicha ley puede llegar tarde y aunque trabajan para que pueda tener efectos retroactivos pese a que no es fácil, Unidas Podemos está estudiando varias opciones para el corto plazo.

La primera de ellas, acudir al TC y presentar un conflicto de atribuciones si el CGPJ "tira para adelante" con esos nombramientos, bajo el argumento de que se estaría vulnerando atribuciones del Congreso para escoger a los miembros del poder judicial.

La otra posibilidad que estudian es que el ministro de Justicia no refrende los nombramientos efectuados, facultad regulada por la ley orgánica del Poder Judicial en el artículo 634, que exige la firma del Rey de forma obligatoria y el refrendo del ministro, que es facultativo pero no obligatorio.

"Pensamos que el ministro puede ejercer esa facultad ante esta situación de golpismo constitucional a la espera que el TC tome cartas", ha justificado el dirigente de En Comú.

Legitimidad democrática

Sobre el sistema de elección, Asens ha manifestado que el modelo es "mejorable" pero persigue garantizar que el poder judicial se "parezca mucho al pueblo del que emana su legitimidad".

"Eso se puede criticar pero nadie puede aceptar que lo que está ocurriendo hoy en el poder judicial, donde hay un poder incontrolado que ha perdido legitimidad democrática incumpliendo el mandato de la constitución", ha zanjado para resaltar la importancia de que exista legitimidad democrática en la elección del CGPJ.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.