Ecoley

Condena de prisión para cuatro hermanos por simular enfermedades para cobrar pensiones por incapacidad

  • Tras la alerta de los médicos se comprobó que todos hacían vida normal
  • Tienen que pagar una indemnización de 102.795 euros por cobro indebido
Los hermanos falsificaron el certificado médico para iniciar el expediente y percibir prestaciones. Alamy

El Tribunal Supremo, en sentencia de 23 de enero de 2020, ha condenado por un delito continuado de estafa a penas de entre cuatro meses y dos años de prisión a cuatro hermanos que simularon distintas enfermedades para conseguir la declaración de incapacidad para cobrar la prestación económica correspondiente del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Según los hechos probados, los cuatro hermanos se pusieron de acuerdo, con el fin de obtener un beneficio patrimonial ilícito, para obtener la declaración de incapacidad más severa posible que les permitiera obtener las prestaciones sociales en función del grado de incapacidad alcanzado, simulando unos padecimientos que no se correspondían con su situación clínica bien por no existir en modo alguno o por ser exacerbados.

Una realidad distinta

Sin embargo, se pudo comprobar que los recurrentes hacían una vida normal (conducir o ir de compras a un centro comercial) que no se correspondía con la situación clínica -"catatonia-autismo" en algún caso- que aparentaron ante los médicos evaluadores.

El ponente, el magistrado, De Porres de Urbina, les absuelve de un delito de falsedad documental por falta de pruebas. Así, corrige la sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas que sí condenó por este último delito -además de por estafa- a penas de entre diez meses y tres años y seis meses de prisión.

También, confirma que tres de los recurrentes tienen que pagar una indemnización de 102.795 euros al INSS por el cobro indebido de las prestaciones desde 2006 a 2009 (37.503 euros, 16.730 euros y 32.004 euros), y que dos de ellos deberán abonar 186.739 euros a dos aseguradoras que les pagaron determinadas cantidades (172.365 euros y 14.374 euros) tras acreditarse la situación de incapacidad declarada por el INSS. 

El ponente concluye que en todos los casos el procedimiento fraudulento ha sido similar. "Uso de un certificado médico mendaz para inicio del expediente, simulación de un estado próximo a la catatonia para superar el control de los evaluadores de la Seguridad Social y existencia de una patología de base (depresión) que los distintos médicos que la han atendido no han podido evaluar la posible existencia de fraude, aunque algunos de ellos han dudado de esta circunstancia y de la existencia de esa patología", subraya.

Añade que el descubrimiento de la actuación similar de los cuatro hermanos, unido a las vigilancias realizadas una vez descubierto el fraude, así como las apreciaciones de los médicos forenses han permitido establecer con la necesaria certeza la existencia de simulación sobre la totalidad del proceso de forma que la discordancia entre la realidad y las declaraciones de incapacidad administrativa se extienden no sólo a la declaración final de incapacidad sino al periodo previo de incapacidad temporal.

La prueba para acreditar estos hechos ha sido suficiente y su valoración ha sido prolija y atendiendo a pautas de racionalidad a las que no cabe hacer tacha alguna.

Por lo que se refiere al delito de falsedad documental, el magistrado explica que procede la absolución, de acuerdo con su doctrina, porque en los hechos probados no hay ninguna referencia a falsedades documentales y, en cambio, en los fundamentos jurídicos se argumenta y precisa por qué razones se entiende cometido este delito.

Por ello, considera que "la ausencia absoluta de mención en relato fáctico de los hechos que han dado lugar a la condena por delito de falsedad de certificado oficial no puede ser complementada con la valoración de pruebas y argumentos incluidos en los fundamentos jurídicos"; razón por la que absuelve de dicho delito.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8
forum Comentarios 8
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
Pepe Leches
A Favor
En Contra

Y las sentencias que habría si la SS tuviera un cuerpo de inspectores como es debido.

Lo mismo con las bajas, que el paciente si el médico le da el alta se cambia a otro y a seguir.

Vamos, un iceberg que nadie quiere ver, y al sistema le pasara como al Titanic.

Puntuación 22
#1
SU PVTA MADRE...
A Favor
En Contra

PERO NO SOLO PASA CON ESTE TEMA

ESTÁ TODO DEJADO DE LA MANO DE DIOS

Y DIOS NOS HA ABANDONADO PORQUE LE HEMOS DADO LA ESPALDA

TENEMOS LA BASURA QUE VOTAMOS Y QUE NOS MERECEMOS

Puntuación 7
#2
uno
A Favor
En Contra

A ver, en España tenemos UN MILLON DE INCAPACITADOS PERMANENTES

O sea, ¿de 37 adultos que te cruzas por la calle, 1 va en silla de ruedas?

Estamos hasta la bandera de CARADURAS

Puntuación 6
#3
SU PVTA MADRE...
A Favor
En Contra

PARA INCAPACITADOS PERMANENTES LA MIE RDA DE VOTANTES DE PESOE+PODEMOS+ERC+PNVETA

Puntuación 4
#4
toy malitto
A Favor
En Contra

Y los médicos se lo creían???? vaya médicos....

Puntuación 9
#5
Jose
A Favor
En Contra

Siempre puede ver algún "genio", que es capaz de engañar a mucha gente. Pero no es nada, nada fácil.

Primero tienes que engañar al médico de cabecera. Depués al especialista de tu enermedad. Después al evaluador de ICAM. Tienes que presentar informes contundentes, y el historial de tu enfermedad.

Después, al tribunal médico...

Aunque, alguna vez leí, que en "alguna provincia" son un poco mas "laxos" en estas exigencias.

También hay que tener en cuenta que en Spain hay mucha gente envidiosa, que eso les provoca no querer reconocer la realidad.

Puntuación 2
#6
Luisa Montes Rebate
A Favor
En Contra

Una pregunta:

Y a los que simulan ser politicos defensores de los derechos de los Españoles, ¿cuanta condena les van a meter????

Puntuación 1
#7
Adolfo Montes
A Favor
En Contra

Y mientras, casos como el de mi hermano:

Cancer de estomago, le quitan un 34% y le dan quimio y radio, vuelve a trabajar, a los dos años, cancer de Colon, operacion, quimio y radio, con sus consecuencias de dos años de tratamientos y paliativos,; en ese tiempo, la empresa le despide, y con 61 años, yendo a solicitar alguna ayuda a las oficinas de la SS, le da en plena calle un infarto agudo de miocardio, y se salva por que un medico esta a su lado en el paso de peatones, ingreso, operacion, baypass........

Con 62 años, por indicacion del medico de cabecera, va a solicitar una pension de invalidez, y SE LA DENIEGAN, por que le ven BUEN ASPECTO.

Le pagaron desempleo y a los 64 años, le jubilaron forzosamente, con reducciones por año anticipado forzosamente.

En mi calle, hay dos sudamericanos, cobrando invalidez permanente parcial (la menos), por que les duele la espalda.

Que pasa aqui???????

Puntuación 0
#8