Legal

Andalucía, con un nuevo pleito cada 20 segundos, busca en la mediación el remedio al atasco judicial

  • La Junta impulsa este sistema de resolución de conflictos: alianzas, abogados de oficio y una campaña de información
  • Los juzgados tienen 774.290 asuntos pendientes, el trabajo de medio año
  • Entran más asuntos de los que se resuelven en todas las jurisdicciones, especialmente en social y civil
Acuerdo entre dos partes.

"Vamos en serio con la mediación", asegura el consejero andaluz de Justicia, José Antonio Nieto, en foros donde aboga por este sistema de solución de conflictos como alternativa a la vía judicial convencional. La Junta de Andalucía apuesta fuerte por la mediación ante el formidable atasco en los órganos judiciales, que va a más por el aumento de la litigiosidad. Según datos del Consejo General del Poder Judicial, a los juzgados de Andalucía, Ceuta y Melilla entraron durante el primer trimestre de 2024 un total de 363.244 asuntos, un 6,5 % más que hace un año. Tienen pendientes de resolución 774.290 procedimientos. Dado que en el último trimestre resolvieron algo más de 350.000 litigios, necesitarían más de seis meses sin recibir más trabajo para ponerse al día. Sin embargo, no hay tregua y cada día ingresan más y más asuntos al sistema. Prácticamente uno cada 20 segundos entre enero y marzo pasados.

Para fomentar la mediación, desde el 1 de mayo funciona el Servicio de Mediación Penal de Andalucía (SEMPA), público y gratuito. Andalucía es la primera comunidad que la ha incluido la mediación en el sistema de Justicia Gratuita para que los abogados de oficio reciban una compensación económica por su asistencia profesional en estos procesos. Se ha fijado una cantidad de 400 euros, por encima de lo que perciben para asuntos ordinarios (unos 350 euros de media).

También se está creando un Registro Andaluz de Mediadores para que la ciudadanía tenga un listado de profesionales a los que acudir y existen Puntos de Información a la Mediación (PIMA) para asesorarse en las principales sedes judiciales de las ocho capitales andaluces, en Marbella (Málaga) y en Algeciras (Cádiz).

Alianzas en la economía

Con las Cámaras de Comercio se están desarrollando jornadas y proyectos pilotos para impulsar la mediación en el ámbito Mercantil con el fin de extender esta alternativa a todas las jurisdicciones y contribuir a aliviar la sobrecarga de trabajo de los juzgados de Andalucía, que es la segunda comunidad con la tasa de litigiosidad más alta del país (156 asuntos por cada mil habitantes en 2023).

La mediación ya funcionaba con éxito desde hace tiempo en Menores. Ahora se está implantando en Penal, y se quiere generalizar en Civil y Mercantil, ha explicado Esteban Rondón, director general de Justicia Juvenil y Cooperación, que pilota este empeño. "Las empresas que sean capaces de apostar por la mediación cuando se produce un conflicto con un cliente, con otra empresa o con una administración, van a tener más estabilidad en sus negocios, seguridad en las medidas que se adoptan sin tener que estar pendientes durante un largo tiempo de una resolución judicial que puede no ser la que quiere ni una parte ni la otra", ha subrayado el consejero Nieto.

El director general Esteban Rondón cita datos de diversos estudios para señalar dos ventajas indiscutibles de la mediación: un pleito convencional se resuelve en una media de dos años, mientras que una mediación permite una solución en dos meses. Y la vía judicial le cuesta al justiciable una media de 8.000 euros y la mediación logra resultados con unos 2.000 euros de coste.

"Hay además una cuestión importante en el ámbito económico y empresarial a favor de la mediación: preserva las relaciones comerciales mejor que un pleito judicial. En la mediación intervienen expertos, y su acción puede lograr soluciones sin que las empresas involucradas tengan que romper relaciones. Si hablamos de empresas familiares, temas de herencias … es una cuestión de mucha importancia", señala Estrella Freire, del Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio.

Desde la Junta también se está preparando una colaboración con los Economistas para fomentar la mediación. "En el Consejo Andaluz de Economistas estamos trabajando junto con la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía, en una prueba piloto para la implantación de la mediación intrajudicial mercantil en lo relativo a los conflictos societarios. Habitualmente los conflictos societarios tienen un importante componente económico, siendo los economistas los profesionales mejor cualificados para mediar en los mismos para alcanzar una solución rápida y beneficiosa para ambas partes, que no deteriore el tejido empresarial. Estamos convencidos de las ventajas de la mediación para resolver los conflictos y desatascar la Justicia, puesto que una justicia lenta deja de ser justicia y además desincentiva la inversión en nuestra tierra, ya que, cada vez más, los inversores valoran la situación de la Justicia en los territorios donde van a invertir, desaconsejando aquellos lugares donde no tienen un sistema judicial ágil, eficaz y eficiente de resolución de conflictos. La mediación es un proceso alternativo de resolución de conflictos dentro del ámbito judicial que a nuestro juicio conlleva numerosas ventajas, entre las que podemos destacar la rapidez, el menor costo, soluciones flexibles e innovadoras y reducción de la carga judicial entre otras y todo ello dentro de un entorno de confidencialidad", ha explicado el decano de los economistas andaluces, Francisco J. Tato.

Apoyo judicial

Rondón destaca que se está encontrando complicidad en muchos magistrados. Uno de ellos es Miguel Ortega, que coordina la mediación civil en la provincia de Jaén. "La mediación civil está consiguiendo dar sus frutos como consecuencia de la excelente labor que están llevando a cabo los profesionales que forman parte del PIMA, puesto que está aumentándose el número de colectivos con los que llevan a cabo labores informativas. Esta labor está propiciando ya que de forma intrajudicial se estén alcanzando los primeros acuerdos entre litigantes en el ámbito de familia, como consecuencia de la labor del mediador. Esta positiva evolución sin duda seguirá en aumento no sólo gracias a la labor del PIMA sino también por la pronta implementación de un equipo de mediación civil, a disposición de los órganos judiciales en el partido judicial de Jaén, así como la entrada en vigor en enero del presente año de 2024, de la orden de 3 de noviembre de 2023, por la que se aprueban los módulos y bases de compensación económica de los servicios de asistencia jurídica gratuita prestados en el turno de oficio por los profesionales de la abogacía y de la procuraduría, donde por primera vez, para la jurisdicción Civil-Mercantil, se incluye una compensación económica en mediación en cuantía de 400 euros, para el profesional del turno de oficio que consiga que su cliente se someta a mediación y se alcancen acuerdos extrajudiciales como consecuencia de un proceso de mediación u otro medio adecuado a la solución de sus controversias", explica el magistrado.

En la misma provincia, la decana de los jueces, Valle Elena Gómez, coordina la mediación en el ámbito penal. "En delitos leves se podría aplicar incluso desde la Comisaría y, en caso de acuerdo, archivarse la causa allí mismo sin tener que enfrentarse las partes a juicio. En otros delitos estamos intentando llevar a mediación casos como homicidios imprudentes o atentado a agente de la autoridad. Entendemos que aquí la mediación aporta un elemento reparador al permitir que la parte que ha causado el daño pida perdón, y que la parte que lo ha sufrido pueda sentirse escuchada".

Cultura

Pero, si todo son ventajas, por qué no ha cuajado la mediación en la Justicia española. Todas las fuentes consultadas indican que se trata de una cuestión de cultura: se prefiere el pleito al acuerdo. Y remiten al sistema anglosajón, donde este tipo de soluciones está más implantado.

En Andalucía ya se hizo un intento de extender la mediación a raíz de la ley sobre la materia impulsada en 2013, siendo Alberto Ruiz Gallardón ministro de Justicia. Se intentó entonces extender su uso en la comunidad. Las autoridades andaluzas, en una previsión más que optimista, llegaron a estimar que hasta un 30% de los litigios se podrían encauzar por esta vía. A día de hoy los casos de mediación intrajudicial que se conocen, al margen de Menores, son prácticamente anecdóticos frente al volumen total de pendencia.

Repercusión económica

Como apuntaba Francisco J. Tato, decano de los Economistas andaluces, el buen funcionamiento del sistema judicial tiene repercusión directa en la economía. Juan S. Mora-Sanguinetti cita en su libro 'La factura de la injusticia' algunos ejemplos clarificadores: las empresas del Ibex provisionan cada año 12.000 millones de euros para hacer frente a posibles litigios, más de lo que el Estado dedica en sus presupuestos a infraestructuras básicas. Y una reducción de un punto de la tasa de congestión judicial animaría a propietarios de vivienda a poner en alquiler más de 3.400 viviendas en Madrid y 3.100 en Barcelona.

El mismo autor señala que la mejora de la situación en los juzgado tendría efectos directos sobre el tamaño y el crecimiento de las empresas, el emprendimiento o la disponibilidad de crédito y la inversión, entre otras cuestiones, ya que donde hay una mejor justicia hay más emprendimiento, las empresas invierten más si se sienten más seguras, las regiones que más cuidan su Justicia están más industrializadas y sus empresas tienen más tamaño, fluye mejor el crédito y hay menos 'zombies' en el sistema.

No es un asunto menor para una de las comunidades con más litigiosidad (en 2023 sólo fue superada por Canarias). Dos jurisdicciones experimentaron un incremento interanual: el orden Social, con un 26,1 % más asuntos de nuevo ingreso, y el Civil, donde fue del 14,2 por ciento. Por su parte, el incremento en la resolución de asuntos se produjo en todas las jurisdicciones y se situó en el 8,1 por ciento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud