Legal

La liquidación 'online' de microempresas fracasa y obliga al papeleo presencial

  • Los empresarios imprimen las capturas de pantalla para llevarlas al juzgado
Negocio en liquidaci?n por cierre.

El mal funcionamiento de la plataforma electrónica para la liquidación de microempresas durante sus dos meses y medio de vida está llevando a los dueños de estas compañías a presentarse físicamente en los juzgados para dejar constancia del inicio del procedimiento. "La plataforma no funciona", así de claros son los distintos actores concursales al respecto. El Ministerio de Justicia, y en el marco de la nueva ley concursal, puso en marcha esta plataforma el 1 de enero para que las microempresas pudieran iniciar el procedimiento de liquidación vía online, junto con 32 formularios electrónicos a utilizar en función de las necesidades de la compañía o el escenario en el que se encuentre. Sin embargo, los expertos en liquidaciones aseguran que no funcionan ni un 10% de los formularios porque dan errores.

Es decir, a la hora de rellanar los distintos campos de los mismos, a pesar de que el empresario lo hace, el sistema no detecta que están cumplimentados y por tanto no permite avanzar al siguiente paso. Además, relatan a elEconomista, en el caso de los formularios que sí funcionan, que el empresario una vez da a enviar para iniciar el procedimiento, no recibe ningún mensaje de que ha sido enviado ni ningún acuse de recibo. "Los empresarios están haciendo capturas a su pantalla del ordenador, imprimirlas y se están presentando de forma física en los juzgados para entregarlas", explican las mismas fuentes.

Así, las pretensiones de la nueva ley concursal, en el procedimiento especial para microempresas, de momento, no se cumplen. De perseguir simplificar y eficientar el proceso por la vía online, ha acabado en la presencialidad en los juzgados. Estos mismos expertos aseveran que, ante la falta de funcionamiento de varios de los formularios, no se pueden tomar en serio los datos de liquidaciones de microempresas, ya que hay muchas operaciones que aún no se pueden hacer. Según las últimas cifras del Ministerio de Justicia a cierre de enero, en el primer mes de vida de la plataforma se iniciaron 32 expedientes (25 de liquidación y 7 de continuación) por un pasivo de 8,1 millones de euros. Estos formularios electrónicos permiten desde la comunicación apertura de negociaciones, la solicitud de la apertura del deudor o el acreedor, la aceptación o no de la solicitud, la aceptación de un plan de continuidad hasta el informe final de liquidación o su oposición al mismo.

Otras de las críticas más sonadas de los jueces, los letrados de la Administración de Justicia (LAJ) y los funcionarios es que nadie les ha dado formación para aprender a utilizar la nueva plataforma electrónica.

El Ministerio de Justicia admitió a finales de enero que la plataforma daba fallos y aseguró que trabajaba para solucionarlos. Asimismo, apuntó que en una segunda fase, integrarían la plataforma con la Agencia Tributaria, la Tesorería General de la Seguridad Social y las Haciendas Forales. Después, habrá una tercera fase que consistirá en el mantenimiento de la plataforma con actualizaciones constantes.

El procedimiento para microempresas está dirigido a compañías que en el año previo emplearon a menos de 10 trabajadores, tuvieron una facturación menor a 700.000 euros y un pasivo inferior a 350.000 euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud